Carme Riera neteja la RAE

El diumenge 27 de maig el diari El País publicava una  entrevista de Karmentxu Marin a l’escriptora i filòloga CARME RIERA, nova acadèmica dins la Real Academia de la Lengua ( on només hi ha 6 dones a les 46 cadires i ara  per ara és tan sols la vuitena dona en els tres segles d’història de la institució ) Vam poder  llegir al mateix diari la notícia del seu nomenament el dia 22 d’abril  La escritora Carme Riera, sexta mujer en la Real Academia.

La fotografia que acompanya  l’entrevista esmentada és  la de tota una senyora acadèmica llustrant  els vidres de l’acadèmia amb un cubell i un fregall amb sabó. D’acord que el lema de la institució és “FIJA, LIMPIA Y DA ESPLENDOR” ( en el segle XVIII el intel·lectuals que la van fundar es van proposar “Fijar los vocablos, limpiar la lengua de  malos usos  y dar esplendor al idioma). Però perquè ho ha de fer de forma tan literal la nova acadèmica? Us imagineu la mateixa fotografia, però  d’un nou acadèmic masculí?   JA N’HI HA PROU.  Critico tant el diari com  la mateixa Riera que s’ha deixat fotografiar d’aquesta manera.

A propòsit de tot plegat,  Esther Forgas (Catedrática de Lengua española de la Universitat Rovira i Virgili de Tarragona) escriu la carta següent:

Carme Riera fregando en la RAE

¿A nadie le ha sorprendido/indignado  la “gracieta” de El País” del domingo 27 de mayo fotografiando a Carme Riera ataviada de cubo y estropajo limpiando los cristales de la RAE?

Me sorprende e indigna que a estas alturas de siglo , con la Ley de Igualdad en vigor, y tras varias décadas de reivindicaciones al parecer estériles, los periodistas de un diario de prestigio como es El País hayan sucumbido a la tentación del chiste fácil basado en el lema “Limpia, fija y da esplendor” de la Real Academia, pero todavía me sorprende/indigna más que Carme Riera, una de las escasísimas mujeres que ha conseguido, por méritos propios, un sillón en la Academia, se preste a tan burdas chanzas, cultivando  y reforzando con su imagen  uno de los más innobles estereotipos de género: el de la mujer que entra a formar parte de una institución como fregona, es decir, como señora de la limpieza y no precisamente  de la limpieza y esplendor  del idioma, como le correspondería, sino de los cristales de la docta.

Y no se me diga que miro exclusivamente con anteojos de género la realidad –que lo acepto con gusto y orgullo- ya que el detalle es tan explícito que incluso hiere la inteligencia de los lectores y lectoras del periódico, que ni siquiera ha hecho el ejercicio periodístico de la sutileza tendenciosa a la que nos tienen acostumbradas los medios.

¿Qué opinarían quienes creen que hablar de humillación de género es sacar las cosas de quicio si hubiera entrado en la RAE un escritos hispano de raza negra (que, por cierto, los hay y buenos) y saliera en la fotografía el recién elegido limpiándole las botas al director de la RAE?  Se justificaría de igual manera la gracia en razón del lema académico, pero estoy segura al cien por cien que tal fotografía no llegaría a publicarse jamás en  El País.

Es más, sabemos que la mejor manera de descubrir el sexismo oculto o  explícito de cualquier situación es jugar al contraejemplo: ¿a alguien se le ocurriría pedir en su momento a don José Manuel Blecua, actual director de la RAE que posara después de su nombramiento armado de una fregona y cubo sacando lustre a los suelos del venerable edificio?

Pues eso, no hay nada más que decir.

 

 

 

Deixa un comentari