Cura de humildad

Hoy día no hay adolescente que no tenga acceso a las redes sociales, y no solo eso, sino que hay una obsesión por ellas. Han pasado de ser una herramienta útil y, en determinados momentos del día, de entretenimiento, a algo que forma parte totalmente de nuestra vida, de lo que no nos podemos desprender.

Vivimos mejor que nunca, pero creo que es el momento histórico en el que, con diferencia, damos más repelús: el selfie, grabarte a ti mismo con una GoPro, indicar desde donde estás tuiteando, publicar tu día a día, compartir lo que haces en todo momento, tener un blog sobre nada en absoluto. Fotos a platos de comida, fotos a tus pies, fotos a tu cara… Nos estamos volviendo cada vez más imbéciles y la humildad se ha ido hace tiempo dando un portazo. Hemos logrado convencernos a nosotros mismos de que somos estrellas del rock, de que nos están admirando constantemente y de que debemos transmitir una imagen de éxito social, amoroso y económico. Ya no se trata de ser feliz, sino de que los demás piensen que somos felices. Lo peor es que somos tan ingenuos que nos creemos que nuestras vidas le importan a alguien más que a nosotros mismos, cuando la realidad es que estamos tan solos como estábamos antes. El mundo necesita una cura de humildad. Una hostia en la cara. Un espejo en el que ver en quienes nos estamos convirtiendo.

Y es que el problema es que todos tenemos un poquito de ésto, no hay nadie que se salve, incluso yo que soy quien escribe esto. Necesitamos levantar la cabeza y ver todo eso que nos rodea, necesitamos vivir.

Aleix

Aquest article ha estat publicat en Aleix Tugas, Dependència, Humilitat, Xarxes socials. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Una resposta a Cura de humildad

  1. Josep M. Altés Riera diu:

    Aleix, un molt interessant article entorn de la deshumanització provocada per les xarxes. En depenem i ens esclavitzen, alhora que ens són la mar d’útils (i com més útils, més en depenem, clar).
    Ben redactat. M’ha agradat. No paris!
    Josep Maria

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *