Sueños por cumplir

Ya hace cosa de un año que estoy yendo al gimnasio y todo el mundo, y yo mismo, me ve muy cambiado físicamente. Muchas veces me dicen que estoy obsesionado con mi cuerpo, que estoy demasiado fuerte o que tomo “cosas raras” para estar así; bueno, me han dicho de todo.

Lo que muchos seguramente no sabrán es que detrás de todo esto hay un gran esfuerzo y mucho sacrificio. Creen que yendo simplemente al gimnasio, o tomando suplementos, ya estarás fuerte y con un buen físico, pero esto no es así.

Si quieres hacer las cosas bien debes tener paciencia, trabajar duro y constantemente y no tirar la toalla. Mejorar tu estado físico no es una tarea fácil, ya que se trabaja con el cuerpo y con la mente; si alguno de los dos no está en las condiciones óptimas no obtendrás buenos resultados.

Creo que es un privilegio poder disfrutar del deporte, puesto que para muchos es muy difícil y en ocasiones lo ven como una obligación. La sensación al acabar tu ejercicio diario es un placer incomparable a ningún otro: te sientes bien contigo mismo, feliz por haber trabajado duro, relajado, con la mente despejada y lo mejor de todo, te sientes imparable.

Al igual que yo, todo el mundo tiene sus sueños y objetivos en la vida y, sea cual sea, siempre se podrá hacer realidad si se trabaja lo suficientemente duro. Por el camino muchos dirán “nunca llegarás a ser eso”, “yo de pequeño también lo decía”, “dedícate a algo que sea posible”… Pero ¿verdad que hay presidentes, astronautas, pilotos de aviones e incluso fabricantes de golosinas?

Marc

Aquest article ha estat publicat en Esforç, Esport, Marcos Giménez. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *