Ubuntu

Seré sincera, me ha costado escribir este texto. Cada vez que decidía empezar a redactarlo, he acabado cerrando el documento. Y así una vez tras otra.  El motivo es el siguiente, si quería escribirlo debía recordar.

Llevaba ocho años jugando a baloncesto. Ocho años compartiendo equipo con mis maravillosas niñas, porque todavía son mis niñas. Y ahora, en segundo de bachillerato, he visto que la situación me superaba. Tenía que dejarlo. Tenía que conseguir más tiempo para poder afrontar este nuevo curso, el cual se nos presenta bastante “movidito”. No voy a negar que ahora dispongo de más horas, las cuáles las puedo invertir en estudiar o simplemente en descansar un poco. Pero cuando las veo jugar… No puedo verlas. Tengo la necesidad de colocarme mi número 14 en la espalda y salir a la pista. ¿Qué hago en la gradería? ¿Por qué planeo las jugadas desde fuera? ¿Por qué he dejado a mi equipo? Ahora que estábamos en lo más alto, que hemos superado los momentos más difíciles, ahora que éramos un equipo, de verdad.

Y entonces vuelvo a casa después de verlas, miro la agenda y lo entiendo todo.

Cuando acabe este curso, la selectividad y sepa qué quiero hacer con mi vida, entonces sabré si he hecho bien o no. De lo único que estoy segura ahora es de que yo me voy a estudiar, y ellas, a jugar.

Marta Montoya

Aquest article ha estat publicat en Bàsquet, Enyorança, Equip, Estudis, Marta Montoya, Temps. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Una resposta a Ubuntu

  1. Josep M. Altés Riera diu:

    Marta,
    Ha de ser dur això d’haver de deixar el bàsquet, després de tants anys (encara que potser tan sols és un parèntesi?).
    Pel que fa al redactat, una observació. “Tenía que conseguir más tiempo para poder afrontar este nuevo curso, el cual se nos presenta bastante “movidito”. No voy a negar que ahora dispongo de más horas, las cuáles las puedo invertir en estudiar o simplemente en descansar un poco” es podria dir “Tenía que conseguir más tiempo para poder afrontar este nuevo curso, que se nos presenta bastante “movidito”. Ahora dispongo de más horas y las puedo invertir en estudiar o simplemente en descansar un poco, pero… ” “El cual”, “la cual”… si no són imprescindibles, carreguen el redactat de forma innecessària. Busca simplicitat.
    Ànim, no deixis d’escriure.
    Josep Maria

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *