Entre pilares de acero

Para llegar hasta el lugar que me quita el aliento es necesario subir una multitud de escaleras que, a medida que avanzas parecen interminables. Al final hay un parque muy amplio rodeado por un muro de ladrillos rojos. Al entrar se diferencian dos zonas: una con un bosque frondoso donde predominan los pinos y otra con una llanura de tierra, sin vegetación, de forma circular con un radio aproximado de diez metros.

En el centro de esta circunferencia de tamaño considerable se encuentra una estructura metálica que se compone de seis barras de acero, paralelas entre sí, que se unen en un punto elevado unos tres metros del suelo, formando una cúpula con dos entradas.
Entrelazada con estos fríos cilindros de metal, se retuerce una planta trepadora, de hojas ovaladas, que le dan vida al terreno desierto de alrededor.

Si entras al interior de la cúpula y te sientas en uno de los dos bancos semicirculares de cerámica y respaldo metálico, puedes admirar los finos rayos de luz que se filtran entre las hojas y las flores violeta de la susodicha planta que forman un paisaje enternecedor y mágico.

Maria Padial

Aquest article ha estat publicat en Maria Padial, Parc. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Una resposta a Entre pilares de acero

  1. Josep M. Altés Riera diu:

    Una bona descripció del parc de La Fornaca i de la seva glorieta. (Diccionari: Grieta:
    f. [AQ] [LC] Placeta coberta en un jardí, generalment tancada per enreixats amb plantes enfiladisses.). M’ha agradat, encara que a un lector que no coneix la glorieta li pot semblar estranya la descripció: “paralelas entre sí, que se unen”. Se suposa que les paral·leles no es poden unir! Com ho podríem dir, això?
    Apart del trenca-closques, m’ha agradat. Gràcies per l’escrit i fins al pròxim!
    Josep Maria

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *