Los sentidos

La mayoría de los seres humanos tenemos desarrollados los cinco sentidos. Mi abuelo sin embargo era de esa minoría de personas a las que les falta alguno. Se puede decir que tenía cuatro y medio.

Él desde siempre había tenido una capacidad auditiva mínima, que rozaba el limite de la completa sordera. Mucha de la gente que carece de este sentido está destinada a ser sordomuda. Por suerte él no lo era del todo y tuvo la oportunidad de aprender a hablar.

Las personas sordas desarrollan mucho más el sentido de la vista; leen los labios del que les habla e interpretan con mucha más eficacia imágenes visuales o gestos que para otros pasan desapercibidos. Por otra parte son personas dotadas de una gran capacidad de expresión con manos y cara a la par de tener una gran vida interior. Yo nunca pude tener con mi abuelo una larga y extendida charla, aunque no me era muy difícil saber lo que pensaba. Todo su rostro era muy expresivo. Cuando te respondía se ayudaba con las manos para dar énfasis a sus palabras pero había veces que no te escuchaba y con solo una sonrisa te dabas por contestado.

Era una relación diferente. Claro que me hubiera gustado mantener largas charlas, pero me quedo con lo mejor de él y con los buenos momentos. Además me atrevería a decir que con todo el tiempo que he pasado a su lado, he aprendido a percibir mejor los mensajes del lenguaje corporal y el valor de una caricia, un abrazo, un beso o de una simple mirada.

Sandra

Aquest article ha estat publicat en Avis, Comunicació, Sandra Moradell, Sentits, Sordera. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Una resposta a Los sentidos

  1. Josep M. Altés Riera diu:

    Sandra,
    M’ha agradat tant el que dius com la forma en què ho expresses. Despertes l’interès del lector en seguir llegint, i això és molt important.
    De tota manera, a l’escrit original li hauria convingut una bona revisdió a fons. Fixa’t:
    La mayoría de los seres humanos tenemos desarroyados los cinco sentidos. Mi abuelo sin embargo era de esa minoría que les falta alguno. Se puede decir que tenía quatro y medio.
    Él desde siempre había tenido una capacidad auditiva mínima ,que rozaba el limite de la completa sordeza. Mucha de la gente que carece de este sentido está destinada a ser sordomuda. Por suerte él no lo era del todo y tubo la oportunidad de aprender a hablar.

    És una llàstima que un text tan bonic quedi desmillorat per manca d’una revisió, no et sembla?
    No paris d’escriure, que tens molt a dir, i pots fer-ho molt bé.
    Josep Maria

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *