Creo en el deseo y en su templo

Pienso que soy estúpida por creer en gestos que la mayoría de personas no ven a simple vista.

Esas pequeñas cosas son lo que llenan día a día; mirar a alguien y darte cuenta de que ya te está mirando fijamente con una sonrisa cómplice y tú sin darte cuenta sonríes esperando que ese momento no termine nunca.

Ver como viene hacia a ti y agachar la cabeza por vergüenza hasta que pasa por tu lado y las miradas se unen diciendo palabras sinceras.

Estar en uno de esos días en los que te apetece estar solo sin hacer nada y como si el destino supiera que necesitas un apoyo moral, esa persona hace un pequeño gesto, pero que para ti es la mejor forma de animarte.

Sandra

Aquest article ha estat publicat en Felicitat, Sandra Piferrer, Somriure. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Una resposta a Creo en el deseo y en su templo

  1. Josep M. Altés Riera diu:

    Sandra, és un escrit emotiu ple de sentiment. M’ha agradat, encara que no he entès el títol (deu tenir un significat que a mi m’escapa). Segurament hi ha massa paràgrafs: d’una banda, alguns es poden unir en un de sol i així l’escrit guanyaria en cohesió, no et sembla? D’altra banda, els infinitius “mirar”, “ver” i “estar” indiquen les “pequeñas cosas”, així que formalment haurien de ser tot mateix paràgraf. Finalment, la primera frase pot unir-se a la resta sense massa problemes. Pensa’t-ho.
    No paris d’escriure!
    Josep Maria

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *