La vida misma

Sé que el color verde representa la vida y que el color rojo representa la pasión. También sé que las nubes son inalcanzables y que la primavera desprende un olor peculiar. Que contar las estrellas del universo es imposible, pero en cambio puedes pasearte por la luna.
Sé que hay canciones que emocionan y recuerdos en lo más profundo de la mente que te hacen reír a solas. Sé que lo que sube baja y que lo empapado se llega a quedar seco. Sé que nada es para siempre y que lo eterno también tiene un fin, pero aún así, existe algo llamado infinito.
Sé que algunos nombres se tatúan en la piel y que otros se evaporan con el paso del tiempo. Sé que si corres avanzas con mayor rapidez, pero te cansas antes, y que por muy lejos que navegues siempre ojearás una línea llamada horizonte.
Hay que aprender que el tiempo pasa contra la voluntad de todos, que más allá de nuestra contaminada sociedad existe la fresca brisa del viento, el olor de las flores por la mañana y el sabor salado del mar.
Hay que aprender que los trenes no esperan, se van. Y que a veces las palabras son totalmente inversas a lo que queremos transmitir.
Los zapatos se desgastan, igual que los besos se agotan y a veces es mejor ocultar una lágrima tras una deslumbrante obertura de mejillas.
El mundo a veces puede parecer que gire a la inversa, ya que el amor se denuncia por malos tratos o porque el dinero llega a empañar más de una mirada.
Está claro que el pasado siempre duele, que el presente no nos interesa y que el futuro está basado en simples sueños que llegan siempre con retraso.
Por un segundo imagina que no existe el Infierno, solo un deslumbrante cielo sobre nosotros. Imagina que no existen las razas, imagina a toda la gente con un único ‘’Hoy’’, con un único presente, nuestro presente. Imagina que no existe el oro ni la plata, nadie por quien matar i nadie por quien deber morir.
¿Eres realmente capaz de imaginarte al mundo compartiendo el mundo?

Marta Álvarez

Aquest article ha estat publicat en Marta Álvarez, Sentiments, Vida. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Una resposta a La vida misma

  1. Josep M. Altés Riera diu:

    Marta,
    és tot un poema. M’ha agradat molt. Potser t’hauries de prodigar una mica més, en això d’escriure!
    Espero el pròxim article!
    Josep Maria

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *