Carta a mi madre

Querida mamá:
Te escribo esta carta porque se me está haciendo muy duro todo esto, y he pensado que no se me haría tan frio al tener alguien con quien poder hablar.
A lo mejor se te hace algo raro que te haya escogido a ti, verdad?… podría haber escogido a cualquier otra persona, pero no. Como estas mamá? Yo no muy bien. Necesito tenerte cerca de mí para poder explicarte como me siento aquí. Es todo tan extraño, me siento tan vacía! Ahora es cuando me doy cuenta de hasta que punto te necesito. Eres mi sombra, ¿sabes mamá? tu eres la que me guía, la que me dice lo que esta bien, con la que me enfado, con la que lloro, tu eres mi ángel de la guarda, porque pasas noches en vela cuando yo no estoy bien… Reconozco tus grandes esfuerzos por mi. Sé que tu también quieres estar cerca de mi y te prometo que dentro de poco volveré, dentro de muy poco. No quiero verte triste, al contrario, sonríe! (sé que estás triste porque te falta algo en tu casa porque ya no estoy por allí dándote “guerra” y también lo sé porque el otro día me llamó papá y me de lo dijo). Quiero que me envíes esa sonrisa que me regalabas cada mañana, vale? Te quiero muchísimo mami y sé que se te hará muy extraño que te lo diga por aquí porque nunca te lo demuestro, pero en verdad es lo que pienso sobre ti (porque ya sabes que no soy muy mimosa). Sabes lo que me pasó el otro día mami?! Me estiré en la cama y cerré los ojos y me sentí más rara, estaba como vacía por dentro, me quemaba el pecho… y sabes por qué? Porque me imaginé la vida sin ti, me imaginé el levantarme cada mañana sin tus “buenos días cariño”, me imaginé que me dejabas y te marchabas para siempre, y eso no me lo quiero volver a imaginar nunca más! Te cogeré de la mano y no te soltaré jamás, igual que has hecho tú durante toda mi vida. Lo primero que hiciste fue sujetarme en tus brazos y deslizarme esas manos tan dulces que tienes. Así que no sufras mamá, porque yo estaré en todo momento igual que has hecho tú conmigo. Te prometo que dentro de unos días volveré, solo un día…
Te quiere, tu hija.

Noelia

Aquest article ha estat publicat en Mare, Noelia Acosta. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *