Jesús en el judaisme i l’islam

El judaisme ortodox nega la figura de Jesús. Recordem que Jesús era jueu i que va voler reformar alguns aspectes del judaisme seguint la nova revel·lació que Déu havia fet a la humanitat a través de l’Evangeli. Aquesta voluntat reformadora no va ser acceptada pels representants ortodoxos que temien una pèrdua de poder. Malgrat això, hi ha un petit sector del judaisme que sí que accepta a Jesús com a enviat o missatger de Déu. Per exemple alguns sectors de la Càbala, dimensió mística del judaisme, accepten la figura de Crist.

En l’islam, en canvi, hi ha una acceptació total de la figura de Jesús. L’Alcorà dedica desenes de versicles a la figura de Jesús (Isa) i de la verge Maria (Maryam), i també s’hi esmenta els apòstols, però no se’ls nombra pel seu nom. Jesús es considera així un profeta de l’islam, com la resta de profetes, i un dels més representatius, al costat de profetes com Adam, Noè, Abraham i Mahoma. L’Alcorà contempla també el neixement de Jesús igual que el cristianisme, és a dir, per intervenció de l’esperit sant, que en l’islam s’identifica amb l’àngel Gabriel, qui va ‘insuflar’ part de l’esperit diví en Maria. La diferència, però, és que l’Alcorà interpreta aquest fet miraculós com a ‘signe’ de la omnipotència divina, és a dir, com a demostració que és Déu qui crea lliurement, sense necessitar les causes intermitjes, en aquest cas la causa d’un home mortal com a fecundador. Jesús és considera així un ‘signe’ de Déu per a la humanitat. Però l’Alcorà nega rotundament que Jesús sigui ‘fill’ de Déu, o Déu mateix. En l’Islam, per tant, Jesús és considerat un profeta, un dels més importants. En l’Alcorà surten també esmentats alguns dels miracles que, amb permís de Déu, va fer Jesús. I s’esmenta també a Jesús com ‘el Mesies’. I fora de l’Alcorà, en la sunna, que és el recull de dites i accions del profeta Mahoma, es diu també que Jesús tornarà al final dels temps, i que la seva vinguda serà un dels signes anunciadors de que el final del món s’apropa. La tradició musulmana diu, però, que Jesús reapareixerà a Damasc i dins la tradició de l’islam, com a musulmà, ja que l’Alcorà considera l’islam com la religió de l’etapa final de la humanitat, que té per objectiu retornar els creients a la religió primigènia i original de l’adoració pura, sense associar res a Déu, és a dir, superant definitivament el culte exterior i interior als ídols, religió professada ja per Abraham i els demés profetes.

 

Textos de l’Alcorà relacionats amb Jesús:

2:87 Dimos, ciertamente, a Moisés la escritura divina y enviamos a una sucesión de enviados después de él; y dimos a Jesús, hijo de María, las pruebas evidentes de la verdad y le fortalecimos con la sagrada inspiración. [Sin embargo,] ¿no es cierto que cada vez que llegaba a vosotros un enviado con algo que no era de vuestro agrado os mostrabais altivos, desmintiendo a algunos de ellos y a otros dándoles muerte?

3:42-55 Y cuando dijeron los ángeles: ¡Maryam! Allah te ha elegido, te ha purificado y te ha escogido entre todas las mujeres de la creación.

He ahí, que los ángeles dijeron: “¡Oh María! En verdad, Dios te anuncia la buena nueva, mediante una palabra procedente de Él, [de un hijo] que será conocido como el Ungido (al-Masih, el Mesies) Jesús, hijo de María; de gran eminencia en este mundo y en la Otra Vida, y [será] de los allegados a Dios. Y hablará a la gente desde la cuna y de adulto, y será de los justos.”

Dijo: “¡Oh Sustentador mío! ¿Cómo podré tener un hijo, si ningún hombre me ha tocado?”

Respondió [el ángel]: “Así ha de ser: Dios crea lo que Él quiere: cuando dispone un asunto, le dice tan sólo: “Sé” –y es. Y Él enseñará a tu hijo la revelación y la sabiduría, la Tora y el Evangelio, y [le hará] un enviado a los hijos de Israel.”

(parla Jesús): “OS TRAIGO un mensaje de vuestro Sustentador. Os modelaré con barro la forma de [vuestro] destino y luego soplaré en ella, para que se convierta así en [vuestro] destino con la venia de Dios; y sanaré al ciego y al leproso, y resucitaré a los muertos con la venia de Dios: y os informaré de lo que podéis comer y de lo que debéis almacenar en vuestras casas. En todo esto hay, ciertamente, un mensaje para vosotros, si sois [realmente] creyentes.

“Y [he venido] a confirmar la verdad de lo que aún queda de la Tora y a haceros lícitas algunas de las cosas que [antes] os estaban prohibidas. Y he venido a traeros un mensaje de vuestro Sustentador; sed, pues, conscientes de Dios y obedecedme.

“En verdad, Dios es mí Sustentador y también vuestro Sustentador; así pues, adoradle [sólo] a Él: este es un camino recto.”

Y cuando Jesús percibió su negativa a aceptar la verdad, preguntó: “¿Quiénes serán mis auxiliares en la causa de Dios?”

Los vestidos de blanco (els apòstols) respondieron: “¡Nosotros seremos [tus] auxiliares [en la causa] de Dios! ¡Creemos en Dios: sé testigo de que nos hemos sometido a Él! ¡Oh Sustentador nuestro! ¡Creemos en lo que has hecho descender y seguimos a este enviado; cuéntanos, pues, entre aquellos que dan testimonio [de la verdad]!”

Y los incrédulos intrigaron [contra Jesús]; y Dios intrigó también [contra ellos]: y Dios es el mejor de los que intrigan.

He ahí, que Dios dijo: “¡Oh Jesús! Ciertamente, te haré fallecer y te exaltaré hacia Mí, y te libraré de [la presencia de] los que se empeñan en negar la verdad; y situaré a los que te siguen [muy] por encima de los que se empeñan en negar la verdad, hasta el Día de la Resurrección. Entonces, volveréis todos a Mí y Yo juzgaré entre vosotros sobre aquello en lo que discrepabais.

3:58-60 ESTE MENSAJE te transmitimos y esta nueva llena de sabiduría: Ciertamente, para Dios, la naturaleza de Jesús es como la naturaleza de Adán, a quien Él creó de tierra y luego le dijo: “Sé” –y es. [Esta es] la verdad que viene de tu Sustentador; ¡no seas, pues, de los que dudan!

3:78-80 Y, ciertamente, hay algunos entre ellos que distorsionan la Biblia con sus lenguas, para haceros pensar que [lo que dicen] procede de la Biblia, cuando no procede de la Biblia; y que dicen: “Esto procede de Dios”, cuando no procede de Dios. Dicen así una mentira acerca de Dios a sabiendas.

Es inconcebible que un ser humano a quien Dios ha dado la revelación, un criterio justo y la Profecía, diga luego a la gente: “Adoradme a en vez de Dios”; sino más bien [les exhortó]: “Hacéos hombres de Dios divulgando el conocimiento de la escritura divina y profundizando en su estudio.” Y tampoco os ordenó que tomárais por señores vuestros a los ángeles y a los profetas: [pues] ¿cómo iba a ordenaros que negárais la verdad después de haberos sometido a Dios?

4:156-158 …por su incredulidad por haber proferido contra María una enorme calumnia,

y por haber dicho: «Hemos dado muerte al Ungido, Jesús, hijo de María, el enviado de Dios», siendo así que no le mataron ni le crucificaron, sino que les pareció así. Los que discrepan acerca de él, dudan. No tienen conocimiento de él, no siguen más que conjeturas. Pero, ciertamente no le mataron, sino que Dios lo elevó a Sí. Dios es poderoso, sabio.

5:17 No creen, en realidad, quienes dicen: «Dios es el Ungido, hijo de María». Di: «¿Quién podría impedir a Dios que, si Él quisiera, hiciera morir al Ungido, hijo de María, a su madre y a todos los de la tierra?» De Dios es el dominio de los cielos, de la tierra y de lo que entre ellos está. Crea lo que Él quiere. Dios es omnipotente.

5:46 Hicimos que les sucediera Jesús, hijo de María, en confirmación de lo que ya había de la Tora. Le dimos el Evangelio, que contiene Dirección y Luz, en confirmación de lo que ya había de la Tora y como Dirección y Exhortación para los temerosos de Dios.

5:65 Y si siguieran y pusieran en práctica la Torá y el Evangelio y lo que se ha revelado para ellos procedente de su Señor, comerían tanto de lo que está por encima de ellos como de lo que tienen bajo los pies. Los hay que forman una comunidad del justo medio, pero muchos de ellos actúan mal.

5:69 En verdad, aquellos que han creído, y los judíos, sabeos y cristianos que creen en Dios y en la Otra Existencia, y obren rectamente, no tienen nada que temer ni entristecerse.

5:72. No creen, en realidad, quienes dicen: «Dios es el Ungido, hijo de María», siendo así que el mismo Ungido ha dicho: «¡Hijos de Israel, servid a Dios, mi Señor y Señor vuestro!». Dios veda el Jardín a quien asocia a Dios. Su morada será el Fuego. Los impíos no tendrán quien les auxilie.

5:75. El Ungido, hijo de María, no es sino un enviado, antes del cual han pasado otros enviados, y su madre, veraz. Ambos tomaban alimentos. ¡ Mira cómo les explicamos los signos! ¡Y mira cómo son desviados!

5:82-84  Y seguro que encontrarás que la gente con enemistad más fuerte hacia los que creen son los judíos y los que asocian; mientras que encontrarás que los que están más próximos a los que creen son los que dicen: Somos cristianos. Eso es porque entre ellos hay sacerdotes y monjes y no son soberbios. Cuando oyen lo que se le ha hecho descender al Mensajero, ves sus ojos inundados de lágrimas por la verdad que reconocen… ¿Por qué no ibamos a creer en Dios y en la Verdad que nos ha llegado, si ansiamos que nuestro Señor nos haga entrar en la compañía de los justos?>>.

5:110-117 Cuando Allah dijo: ¡Isa hijo de Maryam! Recuerda mi bendición sobre ti y sobre tu madre cuando te ayudé con el Espíritu Puro para que hablaras a los hombres estando en la cuna; y en la madurez. Y cuando te enseñé el libro y la Sabiduría, la Torá y el Inyil (l’Evangeli) y cuando, a partir del barro, creabas algo con forma de ave con Mi permiso y sanabas al ciego de nacimiento y al leproso con Mi permiso y hacías salir (de sus tumbas) a los muertos con Mi permiso. Y al apartar de ti a los hijos de Israel, cuando fuiste a ellos con las pruebas claras y los que de ellos se habían negado a creer dijeron: Esto no es mas que magia evidente.

Y cuando inspiré a los apóstoles a que creyeran en Mí y en Mi mensajero, dijeron: Creemos, damos testimonio de que estamos sometidos.

Y cuando dijeron los apóstoles: ¡Isa, hijo de Maryam! ¿Puede tu Señor bajar del cielo una mesa servida para nosotros? Dijo: Temed a Allah si sois creyentes. Dijeron: Queremos comer de ella, tranquilizar nuestros corazones, saber que nos has dicho la verdad y ser de los que dan testimonio de ello. Dijo Isa, hijo de Maryam: ¡Allah, Señor nuestro! Haz que baje a nosotros una mesa servida pocedente del cielo, que sea para nosoros una conmemoración desde el primero hasta el último así como un signo procedente de Ti; y provéenos, pues Tú eres el mejor de los que proveen. Dijo Allah: La haré bajar para vosotros, pero al que después de esto reniegue, lo castigaré con un castigo que nadie en los mundos habrá conocido.

Y cuando Allah dijo: ¡Isa, hijo de Maryam! ¿Has dicho tú a los hombres: Tomadme a mi y a mi madre como dos dioses aparte de Allah? Dijo: ¡Gloria a Ti! No me pertenece decir aquello a lo que no tengo derecho! Si lo hubiera dicho, Tú ya lo sabrías. Tú sabes lo que hay en mí, pero yo no sé lo que hay en Ti. Es cierto que Tú eres el Conocedor de las cosas ocultas. Sólo les dije lo que me ordenaste: ¡Adorad a Allah, mi Señor y el vuestro! Y he sido testigo sobre ellos mientras permanecí en su compañía. Y cuando me llevaste a Ti, Tú eras Quien los observaba, Tú eres Testigo  de todas las cosas.

19:30-35 Respondió: <<Yo soy el siervo de Dios. Él me ha dado la Escritura y me ha hecho profeta. Me ha hecho bendito dondequiera que esté y me ha encomendado la plegaria ritual y la purificación mientras viva. Ese es Jesús, el hijo de María, la palabra de la Verdad, sobre quien dudan. No es propio de Dios tomar ningún hijo. ¡Gloria a Él! Cuando decide algo, solo dice: <<Sé>>, y es.

19:88-94 Y anuncián: <<El Infinitamente Misericordioso ha tomado un hijo>>. Hebéis traído una calamidad. A punto están los cielos de rasgarse, la tierra de abrirse y las montañas de derrumbarse por su causa. Porque atribuyen un hijo al Infinitamente Misericordioso, y no es propio del Infinitamente Misericordioso tomar un hijo. Todos los que están en los cielos y en la Tierra llegan ante el Infinitamente Misericordioso como siervos, y en verdad Él conoce su número y los ha contado uno a uno.

21:91 Y [recuerda a] la que guardó su castidad, y luego insuflamos en ella [algo] de Nuestro espíritu e hicimos de ella, y de su hijo un símbolo [de Nuestra gracia] para toda la humanidad.

61:6 I quan Issa-Ibnu-Màriam [Jesús, fill de Maria] digué: <<Oh Banu-Israïl [els fills d’Israel, els jueus]! Jo sóc l’enviat de Déu, Al·là, el Seu missatger, per a vosaltres! Jo us confirmo el que teniu d’At-Taurà [la Torà, el Pentateuc bíblic]. Jo us anuncio un enviat i missatger que arribarà després de mi, i el seu nom serà Àhmad [Muhàmmad, Mahoma]>>.