La figura de Moisès

 

SIGNES DE LA MISSIÓ DE MOISÈS

 

Bíblia – Antic Testament – Llibre de l’Èxode (Ex 4,1-8):

1 Moisès va respondre:

-Els israelites no em creuran ni m’escoltaran. Diran: “No és veritat que se t’hagi aparegut el Senyor Déu.”

2 El Senyor li preguntà:

-Què hi tens a la mà?

Moisès respongué:

-Un bastó.

3 El Senyor li va ordenar:

-Llança’l a terra.

Ell li va llançar, i el bastó es convertí en una serp. Quan la va veure, Moisès es va fer enrera.

4 El Senyor li va dir:

-Allarga la mà i agafa-la per la cua.

Ell va allargar la mà i l’agafà. I, a la seva mà, la serp es va convertir altra vegada en un bastó. 5 El Senyor va afegir:

-Així creuran que se t’ha aparegut el Senyor, el Déu dels seus pares, el Déu d’Abraham, el Déu d’Issac i el Déu de Jacob.

6 El Senyor li digué encara:

-Posa’t la mà al pit.

Ell ho va fer així i, quan la va treure, era plena de lepra, blanca com la neu.

7 Després el Senyor li digué:

-Posa’t altra vegada la mà al pit.

Ell va fer-ho així i, quanla va treure del pit, tornava a ser com abans.

8 El Senyor va afegir:

-Si no et volen creure i no fan cas de tu pel primer prodigi, et creuran pel segon. 9 I si tampoc no et creuen ni fan cas d’aquests dos prodigis, vés a buscar aigua del Nil i escampa-la per terra; l’aigua que hauràs tret del riu es convertirà en sang.

 

Alcorà (capítol o sura 20,9-24):

9. ¿Te has enterado de la historia de Moisés?

10. Cuando vio un fuego y dijo a su familia: «¡Quedaos aquí! Distingo un fuego. Quizá pueda yo traeros de él un tizón o encontrar la buena dirección con ayuda del fuego».

11. Cuando llegó al fuego, le llamaron: «¡Moisés!

12. Yo soy, ciertamente, tu Señor. Quítate las sandalias! Estás en el valle sagrado de Tuwa.

13. Y te he escogido Yo. Escucha, pues, lo que se va a revelar.

14. Yo soy, ciertamente, Dios. No hay más dios que Yo. ¡Sírveme, pues, y haz la azalá para recordarme!

15. La Hora llega -estoy por ocultarla- para que cada uno sea retribuido según su esfuerzo.

16. ¡Que no te desvíe de ella quien no cree en ella y sigue su pasión! Si no, ¡perecerás!

17. ¿Qué es eso que tienes en la diestra, Moisés?»

18. «Es mi vara», dijo. «Me apoyo en ella y con ella vareo los árboles para alimentar a mi rebaño. También la empleo para otros usos».

19. Dijo: «¡Tírala, Moisés!»

20. La tiró y he aquí que se convirtió en una serpiente que reptaba.

21. Dijo: «¡Cógela y no temas! Vamos a devolverle su condición primera.

22. ¡Y llévate la mano al costado! Saldrá, blanca, sana – otro signo-.

23. Para mostrarte parte de Nuestros tan grandes signos.

24. ¡Ve a Faraón! Se muestra reacio».

 

 

LA TROBADA ENTRE MOISÈS I EL FARAÓ D’EGIPTE

 

Bíblia – Antic Testament – Llibre de l’Èxode (Ex 7, 8-11):

8 El Senyor va dir a Moisès i a Aaron:

9 – Si el faraó us demana que feu un prodigi, tu, Moisès, digues a Aaron que prengui el bastó i el llanci al davant d’ell; el bastó es convertirá en un dragó.

10 Moisès i Aaron anaren a trobar el faraó i van fer el que el Senyor els havia manat. Aaron va llançar el bastó davant el faraó i els seus cortesans, i es convertí en un dragó. 11 Llavors el faraó va cridar els savis i els qui feien sortilegis. També ells, els mags egipcis, van fer el mateix prodigi amb els seus encanteris: 12 cada un d’ells va llançar a terra el seu bastó, i els bastons es convertiren en dragons. Però el bastó d’Aaron va engolir els altres bastons. Tot i això, tal com el Senyor havia enunciat, el cor del faraó es va endurir i no va escoltar Moisès i Aaron.

 

Alcorà (Capítol o sura 7,103-133):

103. Luego, después de ellos, enviamos a Moisés con Nuestros signos a Faraón y a sus dignatarios, pero fueron injustos con ellos. ¡Y mira cómo terminaron los corruptores!

104. Moisés dijo: «Faraón! He sido enviado por el Señor del universo.

105. No debo decir nada contra Dios, sino la verdad. Os he traído una prueba clara de vuestro Señor. Deja marchar conmigo a los Hijos de Israel».

106. Dijo: «Si has traído un signo, muéstralo, si es verdad lo que dices».

107. Tiró su vara y se convirtió en auténtica serpiente.

108. Sacó su mano y he aquí que apareció blanca a los ojos de los presentes.

109. Los dignatarios del pueblo de Faraón dijeron: «Sí, éste es un mago entendido.

110. Quiere expulsaros de vuestra tierra ¿Qué ordenáis?»

111. Dijeron: «¡Dales largas, a él y a su hermano, y envía a las ciudades a agentes que convoquen,

112. que te traigan a todo mago entendido!»

113. Los magos vinieron a Faraón y dijeron: «Tiene que haber una recompensa para nosotros si vencemos».

114. Dijo: «Sí, y seréis, ciertamente, de mis allegados».

115. Dijeron: «¡Moisés! ,Tiras tú o tiramos nosotros?»

116. Dijo: «¡Tirad vosotros!» Y, cuando tiraron fascinaron los ojos de la gente y les aterrorizaron. Vinieron con un encantamiento poderoso.

117. E inspiramos a Moisés: «¡Tira tu vara!» Y he aquí que ésta engulló sus mentiras.

118. Y se cumplió la Verdad y resultó inútil lo que habían hecho.

119. Fueron, así, vencidos y se retiraron humillados.

120. Los magos cayeron prosternados

121. Dijeron: «Creemos en el Señor del universo,

122. el Señor de Moisés y de Aarón».

123. Faraón dijo: «¡Habéis creído en él antes de que yo os autorizara! Ésta es, ciertamente, una intriga que habéis urdido en la ciudad para sacar de ella a su población, pero vais a ver…

124. He de haceros amputar las manos y los pies opuestos. Luego he de haceros crucificar a todos».

125. Dijeron: «Ciertamente, volveremos a nuestro Señor.

126. Te vengas de nosotros sólo porque hemos creído en los signos de nuestro Señor cuando han venido a nosotros. ¡Señor! Infunde en nosotros paciencia y haz que cuando muramos lo hagamos sometidos a Ti».

127. Los dignatarios del pueblo de Faraón dijeron: «¿Dejaréis que Moisés y su pueblo corrompan en el país y os abandonen, a ti a y a tus dioses?» Dijo: «Mataremos sin piedad a sus hijos varones y dejaremos con vida a sus mujeres. Les podemos».

128. Moisés dijo a su pueblo: «¡Implorad la ayuda de Dios y tened paciencia! La tierra es de Dios y se la da en herencia a quien Él quiere de Sus siervos. El fin es para los que temen a Dios».

129. Dijeron: «Hemos sufrido antes de que tú vinieras a nosotros y luego de haber venido». Dijo: «Puede que vuestro Señor destruya a vuestro enemigo y os haga sucederles en la tierra para ver cómo actuáis».

130. Infligimos al pueblo de Faraón años y escasez de frutos. Quizás así, se dejaran amonestar.

131. Cuando les sonreía la fortuna, decían: «¡Esto es nuestro!». Pero, cuando les sucedía un mal, lo achacaban al mal agüero de Moisés y de quienes con él estaban. ¿Es que su suerte no dependía sólo de Dios? Pero la mayoría no sabían.

132. Dijeron: «Sea cual sea el signo que nos traigas para hechizarnos con él, no te creeremos».

133. Enviamos contra ellos la inundación, las langostas, los piojos, las ranas y la sangre, signos inteligibles. Pero fueron altivos, eran gente pecadora.

 

 

ELS DEU MANAMENTS

 

Bíblia – Antic Testament – Llibre de l’Èxode (Ex 20, 1-17 i 34,14):

1 Déu va donar al poble d’Israel aquests manaments:

2 –Jo sóc el Senyor, el teu Déu, que t’ha fet sortir del país d’Egipte, la terra on eres esclau.

3 >> No tinguis cap altre déu fora de mi.

4 >> No et fabriquis ídols; no et facis cap imatge del que hi ha dalt del cel, aquí baix a la terra o en les aigües d’aquí baix. 5 No els adoris ni els donis culte, perquè jo, el Senyor, el teu Déu, sóc el Déu-gelós: demano comptes als fills de les culpes dels pares fins a la tercera i la quarta generació dels qui no m’estimen. 6 Però, per als qui m’estimen i guarden els meus preceptes, mantinc el meu amor durant un miler de generacions.

7 >> No juris en fals pel nom del Senyor, el teu Déu, perquè jo, el Senyor, no tinc per innocent el qui jura en fals pel meu nom.

8 >> Recorda’t de consagrar-me el repòs del dissabte […].

12 >> Honra el pare i la mare. Així tindràs llarga vida en el país que et dóna el Senyor, el teu Déu.

13 >> No matis.

14 >> No cometis adulteri.

15 >> No robis.

16 >> No acusis ningú falsament.

17 >> No desitgis la casa d’un altre. No desitgis la seva dona, ni el seu esclau, ni la seva esclava, ni el seu bou, ni el seu ase, ni res del que li pertany.

 

34,14 >> No adoris cap altre déu, perquè el Senyor s’anomena Gelós: es el “Déu-gelós”.

 

Alcorà (capítol o sura 7,142-145):

142. Y nos dimos cita con Moisés durante treinta días, que completamos con otros diez. Así, la duración con su Señor fue de cuarenta días. Moisés dijo a su hermano Aarón: «Haz mis veces en mi pueblo, obra bien y no imites a los corruptores».

143. Cuando Moisés acudió a Nuestro encuentro y su Señor le hubo hablado, dijo: «¡Señor! ¡Muéstrate a mí, que pueda mirarte!» Dijo: «¡No Me verás! ¡Mira, en cambio, la montaña! Si continúa firme en su sitio, entonces Me verás». Pero, cuando su Señor se manifestó a la montaña, la pulverizó y Moisés cayó al suelo fulminando. Cuando volvió en si dijo: «¡Gloria a Ti! Me arrepiento y soy el primero de los que creen».

144. Dijo: «¡Moisés! Con Mis mensajes y con haberte hablado, te he escogido entre todos los hombres. ¡Coge, pues, lo que te doy y sé de los agradecidos!»

145. Y le escribimos en las Tablas una exhortación sobre todo y una explicación detallada de todo. «Cógelas, pues, con fuerza y ordena a tu pueblo que coja lo mejor de ellas». Yo os haré ver la morada de los perversos.