El colapso empresarial sucedió tras el anuncio de declaración voluntaria de pre concurso de acreedores, motivado por la deuda, la falta de liquidez y las dudas planteadas por la Comisión Nacional de la Competencia sobre el impacto en el mercado de su venta a Globalia. Sin el comprador inmediato y sus fondos frescos, la crisis se precipitó sobre los cinco mil empleados de Orizonia -una de las marcas turísticas líder de España, que gestionó José Duato, y antes Gabriel Subias.
La plantilla será despedida en un ERE de extinción aunque una parte, quizá 1.500 trabajadores, será contratada por las dos compañías Barceló y Globalia, dispuestas a adquirir segmentos menores del grupo en liquidación precipitada.
Desde su creación, Orizonia captó hasta ocho millones de clientes y alcanzó una cifra de ventas de casi 2.500 millones, las redes comerciales de Orizonia se extendieron en 955 agencias de viajes
Las corporaciones de la competencia directa, Barceló y Globalia, del sector hotelero y de viajes, recogerán ‘migajas’ entre la colección de marcas y compañías de la expansiva pero débil Orizonia, que acumuló 650 millones de deuda con treinta entidades financieras.
Frenó, este mes, el gota a gota, un aval de un último crédito para el desahogo que permitiera a las 950 agencias y las aeronaves de Orbest mantener su actividad. La venta de billetes quedó bajo el veto por impago de unos diez millones, que advirtió la agencia internacional de aviación IATA.
Al cerrarse la venta -fallida- a Juan José Hidalgo de Globalia, en diciembre, los bancos asumieron una quita en su deuda del 85 por ciento sobre los 650 millones. En el acuerdo frustrado Hidalgo se comprometió a aportar 60 millones en metálico para consumar la toma de control. Barceló y Globalia están bajo un ERTE (expediente temporal de empleo) y Orizonia inició su trámite que será un ERE extintivo.

Font: http://economia.elpais.com/economia/2013/02/23/actualidad/1361636042_099592.html