La crisis que comenzó en 2007 y que se cebó de entrada con los trabajadores menos cualificados y con empleos más precarios de la construcción (jóvenes, inmigrantes, empleados con contratos temporales y pocos estudios), prosiguió atacando a la industria y ha acabado azotando al sector terciario, el de los servicios. En cinco años, los servicios suman 700.000 parados, entre los que cabe contar los 228.000 empleos públicos perdidos solo durante el último año. Además, entre abril y septiembre de este año se perdió más empleo público (113.000 parados) que privado (74.000). Son algunos de los datos extraídos de la Encuesta de Población Activa (EPA) que subraya elÍndice Laboral Manpower, que analiza el mercado laboral entre abril y septiembre de este año y ha presentado esta mañana en Barcelona elcatedrático de Economía Aplicada de la Universidad Autónoma de Barcelona Josep Oliver.

La extensión de la destrucción hacia el sector servicios comporta que el paro alcance sectores de población y edades que se salvaron de la primera etapa de la crisis: es el caso de la franja de entre 35 y 65 años, los trabajadores con estudios superiores o los nativos con contratos indefinidos), ha apuntado Oliver. Además, en las otras grandes dos crisis (1974-1985 y 1991-1994), nunca se había destruido tanto empleo en los servicios. En la primera, la creación de empleo fue masiva y en la segunda apenas se perdió un 1,2% del total del sector, frente al 5% actual.

En global, el experto ha destacado que la actual crisis ya supera en magnitud a la que se produjo entre 1974 y 1985, y a la de los primeros años noventa del siglo pasado. Empleo destruido a parte, Oliver ha explicado que la percepción de la gran dureza de esta crisis se debe a que “ha sido muy rápida”. En solo cinco años se han perdido cuatro millones de empleos (el 15,7%), cuando en las anteriores crisis se tardó mucho más en tocar fondo y se perdió el 14,5% y el 7,9%.

El estudio semestral de Manpower también recuerda la cifra de hogares con todos los activos en paro que reveló la EPA de verano: 1,7 millones de familias. Con todo, Oliver ha lanzado un discurso positivo y optimista, argumentando en qué se está apoyando la población española para subsistir con un paro del 25%. Su teoría se apoya en que de las 17,5 millones de familias que hay, 15,8 millones en las que hay o bien pensionistas o bien algún activo ocupado. En porcentaje, resulta que en el 90% de hogares hay algún ingreso. De esta situación, al estudioso le preocupa la “polarización” frente a los 1,7 millones de hogares sin ingresos, lo que les sitúa en una situación de gran vulnerabilidad, lo mismo que los 5,3 millones de familias donde el ocupado es una sola persona.

En vistas al futro, Oliver prevé que en España se cree ocupación en los dos trimestres centrales de 2013, pero que el saldo final del año sea negativo. Sí prevé ocupación positiva neta en 2014. Sus últimas palabras han sido para un mensaje positivo: “Pensemos en términos históricos, este país ha salido de otras dos crisis muy graves”.

 

Idees principals:

  • L‘atur en el sector terciari golpeja a empleats més formats i amb contractes indefinits.
  • La caiguda de l‘ocupació des de 2007 ja es més severa que les crisis dels 70-80 i 90
  • El profesor Josep Oliver, autor del estadi de Manpower, augura creació de treball para 2014

Noticia extreta del diari “EL PAIS“ http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/12/04/catalunya/1354623601_180568.html