Daily Archives: 4 desembre 2009

El rastro del Anillo Magno

el-rastro-del-anillo-magno
EL RASTRO DEL ANILLO MAGNO,
DE Jordi Sierra i Fabra, Edelvives, 2006

Anabel Sáiz Ripoll
Doctora en Filología

“El rastro de Anillo Magno” es un relato lleno de suspense y aventura que sucede en pocos días y que presenta un ejemplo de cómo el tiempo se vive de distinta manera según sucedan los acontecimientos.
Adriana, una joven estudiante, cuyos padres, antropólogos, están en una expedición, es casi testigo de la muerte de su abuelo, Wenceslao Marimón, un viejo y reputado anticuario, quien muere, aparentemente, a causa de un misterioso objeto que todo el mundo parece disputarse y que sólo él tiene: el anillo de Alejandro Magno.
Según la leyenda, quien posea ese anillo poseerá también la salud y un inmenso poder, de ahí que Andrea, de la noche a la mañana, se vea envuelta en una trama que apenas le permite reaccionar. Para empezar, la CIA está muy interesada en ese anillo, también un comprador de antigüedades muy rico y, por si fuera poco, el conservador del Museo Nacional de Irak y muchos más, por supuesto.
Andrea se pasa las horas posteriores a la muerte de su abuelo tratando de recomponer el puzzle de su vida y descubriendo que su abuelo era una persona capaz de amar, aún en la vejez, ya que averigua, por una carta que el propio Wenceslao ha dejado a su abogado, que se había vuelto a enamorar, tras la muerte de su mujer, que lo dejó sumido en una gran pena. El abuelo estaba viviendo una aventura hermosa con Elisabet, una mujer ya mayor, elegantes y discreta que fue el motivo de la felicidad del abuelo en el último año. Eso es lo que más impacta a Andrea; eso y saber que el anillo lo tiene la mujer, quien padece de cáncer terminal y el abuelo creyó de verdad en el poder del anillo para curar, aunque parece que es pura leyenda.
Andrea, sola, en la ciudad, ve cómo todos quieren acercarse a ella y ganarse su confianza y ve cómo no puede confiar en nadie, más que en su amiga de toda la vida y en su propio abuelo, ya fallecido. La aventura se resuelve, como decíamos antes, en poco tiempo, en dos días; la víspera del entierro del abuelo.
Sierra i Fabra, con la pluma veloz, escribe una novela emocionante que se lee rápido y que permite que nos internemos en distintos mundos. Late en todo el relato una crítica hacia Estados Unidos y su papel en la guerra de Irak, puesto que Sierra i Fabra nunca soslaya sus compromisos y sus reivindicaciones. Hay asimismo una crítica hacia el tráfico de antigüedades y hacia los expolios que han sufrido distintas ciudades, como es el caso de Irak.
“El rastro del Anillo Magno”, sin duda, hará pasar un buen rato al lector o lectora. Está dividido en 27 capítulos, sólo numerados, como suele hacer el escritor y se basa en el diálogo, un diálogo chispeante y rápido que nos permite, poco a poco, conocer a los personajes y hacernos una idea de la tela de araña en la que ha caído Andrea y de la que saldrá por propia intuición.

Rafael Alberti para niños y niñas… y otros seres curiosos

alberti
RAFAEL ALBERTI PARA NIÑOS Y NIÑAS…
Y OTROS SERES CURIOSOS
Ediciones de la Torre, Madrid, 2007, Alba y Mayo, 490.

Anabel Sáiz Ripoll

El próximo año, que estamos a punto de iniciar, conmemorará el décimo aniversario de la muerte del poeta gaditano quien no pudo ver el año 2000 y quien fue, durante muchos años, la única voz viva de la llamada Generación del 27 o de la Amistad.
Buen momento, pues, para ofrecer de nuevo y recomendar vivamente este precioso libro con poemas de Alberti e ilustraciones de Federico Delicado. Nunca es demasiado pronto para empezar a leer poesía y la colección Alba y Mayo brinda, para niños y mayores, selecciones cuidadísimas de nuestros poetas a los que acompaña de ilustraciones muy esmeradas. Es lo que ocurre en el libro que hoy comentamos.
Rafael Alberti es un poeta de obra amplia y desigual, que se paseó por distintos estilos con total habilidad y que nos dejó un buen número de poemarios repartidos a lo largo de su fructífera vida.
En “Rafael Alberti para niños y niñas…” se recogen una serie de poemas muy musicales que juegan con la forma y el ritmo y que resultan muy apropiados para los más pequeños que, aunque no los entiendan del todo, gozarán con la sonoridad de las palabras de Alberti. Son poemas de su etapa neopopular, pero también de su etapa vanguardista y también de su exilio. Destacan algunos de los poemas que escribió en Roma, la antesala de su regreso definitivo a España, que ocurrió en 1977.
El libro se inicia con dos versos de Alberti que podemos hacer nuestros también y que representan toda una filosofía vital:
“Yo nunca seré de piedra.
Lloraré cuando haga falta”.
Son, pues, 23 poemas, que han sido mimados por las ilustraciones de Federico Delicado que se hermanan perfectamente con los textos. Rimas fáciles y no tan fáciles, alguna nana, animales, seres curiosos, sentimientos, personajes como la novia, afectos, juegos de palabras y mucha buena poesía, por descontado, es lo que nos encontraremos en “Rafael Alberti para niños…”.
El libro acaba con “Algunos datos del autor” que nos sitúan, breve, pero de manera completa, en la vida y en la obra de Rafael Alberti permiten al lector que aún no lo haya leído acercarse a la dimensión personal de este poeta que tanto amó el mar.
Se completa el texto con una página en blanco muy sugerente que se da en llamar “Notas del lector” y tiene la misión de servir de acicate al lector para que escriba su poema, pinte o recoge las impresiones que acaba de sentir al leer a Alberti… antes de que el tiempo las difumine.
En definitiva, excelente libro, de muy cuidada presentación y con un contenido impecable.