Daily Archives: 3 novembre 2009

Mi hermano y yo

mihermanoyyo
MI HERMANO Y YO,
Isabel-Clara Simó,
Algar, 2009

Anabel Sáiz Ripoll

Mi hermano y yo ganó el XIX Premio de Novela Ciutat d`Alzira, en 2007, y es uno de los títulos más vendidos en Bromera, con más de 10.000 ejemplares en un año. Ahora se ofrece en su traducción al castellano y es una apuesta firme de la editorial.
Isabel Clara-Simó (Alcoi, 1943) es una escritora bien conocida en la literatura valenciana y catalana, que también ha escrito algunos títulos para el público juvenil como éste que hoy comentamos o la novela Raquel.
Mi hermano y yo es una historia hermosa, conmovedora, llena de ternura, pero también de crítica social. Pol es un joven de casi 30 años que tiene síndrome de Down. Su hermana Mercedes, de 12 años, es quien más se ocupa de él y quien nos cuenta la historia en primera persona. De ahí que nos parezca un relato lleno de frescura y matices porque Mercedes va pasando revista a sus propias vivencias, a las de su hermano y a las de sus padres. La familia se mantiene de manera muy precaria porque sus padres no mantienen una unidad familiar basada en el cariño, sino en las formas externas. Su padres, militar, ha sido ascendido a General y se pasa el día entre amigos, tratando de imponer sus ideas y sin mostrar la mínima sensibilidad hacia Pol. La madre es una mujer guapa, llena de vida, que no ha nacido, según ella, para ser madre y que delega en los demás. No quiere tener problemas y se pasa la vida sin hacer nada importante.
Mercedes se lamenta de esta situación y dice, muy a menudo “Puñeta, yo solo tengo 12 años” porque se da cuenta de que es mucha la responsabilidad que tiene frente a su hermano.
La vida de Pol da un vuelco cuando se enamora de María, la hija también con síndrome de Down de su sirvienta hispanoamericana. Este amor lo trasforma, lo vuelve mejor, más aseado, más hablador, más consciente. Pol y María quieren empezar una vida juntos, pero no encuentran el apoyo que necesitan, solo en su hermana y en uno de los profesores del taller al que asiste el joven.
La novela se precipita hacia un desenlace dramático que nos permite reflexionar acerca de los prejuicios que tenemos ante el síndrome de Down y nos hace ver la suficiencia con que se trata a estas personas, empezando, en este caso, por la propia familia que no sabe qué hacer y trata de ocultar lo que llaman “una desgracia”, cuando, seguramente, Pol y María podrían haber vivido su amor con total normalidad si no fuera por los estereotipos de una sociedad que no quiere saber nada de los que se salen de “las normas”.
Mi hermano y yo es una novela que nos hará reír, que nos hará llorar y que nos permitirá vivir muchas sensaciones y que, sobre todo, removerá algo en nuestras conciencias. El libro es una lectura muy apropiada para los jóvenes para que empiecen a ser mejores que los adultos que los han precedido y que vean que ser distintos no supone ser peores.
El texto está escrito con fluidez, con gracia y amenidad y, como hemos dicho, es la propia Mercedes quien va desgranando la historia, por lo que aparte de hablar de Pol, nos habla de sus aspiraciones, de sus complejos, a la vez que nos ofrece una visión certera y demoledora de su familia.