La página escrita

lapaginaescrita1
LA PÁGINA ESCRITA,
DE Jordi Sierra i Fabra, SM, 2006.

Anabel Sáiz Ripoll

“La página escrita” se inicia con unas aseveraciones rotundas. Jordi Sierra i Fabbra asegura que “No hay un método para escribir” y añade: “No existe un manual”. No obstante, sí es capaz de escribir cómo escribe él, de qué manera organiza sus materiales, cómo crea las secuencias, las historias, los personajes…; en definitiva, sus propios recursos de escritor, su experiencia a la hora de crear una historia y su, por qué no, instinto e intuición. Estos ingredientes, y toda la fuerza de un hombre apasionado por su trabajo, son los que encontraremos en “La página escrita”.
Sierra i Fabra no da la fórmula para la novela perfecta, porque no existe, no quiere hacer clones, antes al contrario, huye de los estereotipos y de las fórmulas manidas, por eso “La página escrita” no es un manual académico, y sin embargo su utilidad es superior nos atrevemos a decir porque está escrito desde la experiencia, desde la ilusión y con la fuerza y energía que siempre derrocha este escritor camaleónico y visceral.
“La página escrita” se divide en 9 capítulos y, fiel al estilo del autor, cada capítulo está subdivido en otros apartados breves que es donde Sierra i Fabra desarrolla sus propias técnicas, inspiradas en la libertad y el respeto, porque él no quiere imponer nada a nadie, solo muestra cómo escribe y por qué lo hace así. De esta manera, ejemplifica sus técnicas narrativas con fragmentos de sus novelas y hace, así, un ejercicio importante de autoanálisis.
En cada uno de los apartados, Jordi Sierra i Fabra hace preguntas y las responde, se pone en la piel de los jóvenes narradores que es a quienes, en definitiva, va dirigido el libro, aunque nos puede interesar a todos los que amamos la palabra escrita y queremos mejorar nuestras habilidades.
Sierra i Fabra, fiel a su estilo rápido, de párrafos breves e impactantes, va desglosando aspectos como los géneros literarios, los personajes, el guión, la narración, el diálogo y va demostrando que es un escritor que cuida mucho sus novelas, aunque a menudo se le critique por su rapidez a la hora de escribir. Este libro demuestra que sus proyectos nunca surgen de la nada, sino que se crean a partir de un buen guión y una buena reflexión previa.
Son interesantes las pequeñas frases entresacadas del texto que aparecen resaltadas en gris y que resumen lo que se está diciendo a cada momento, así: “El arte de contar historias es la suma de muchos factores” o “Un buen guión te asegura en un gran tanto por ciento una buena novela”. Tampoco son infrecuentes los decálogos a los que Sierra i Fabra es aficionado.
En suma, un libro práctico, lleno de vida y de garra, también de ironía y de honestidad, que puede ayudarnos a escribir mejor, aunque, como dice el propio escritor al final, lleno de ironía: “Por lo tanto, el último consejo es: no hagas caso de nada de lo que te he dicho y móntate tu propia película. Sé feliz”.
“La página escrita” se lee de manera rápida y con mucho interés, puesto que Sierra i Fabra se dirige continuamente a un tú, al propio lector, y lo implica en la lectura como si de una novela de suspense se tratase.

Deixa un comentari