La resistencia (Memorias de Idhún I)

memorias-de-idhun-i
MEMORIAS DE IDHÚN (LA RESISTENCIA)
De Laura Gallego, SM, 2004

Anabel Sáiz Ripoll

Laura Gallego (Quart de Poblet, Valencia, 1977) es una escritora muy joven que ya está consolidando su peculiar forma de hacer literatura, un mundo propio, lleno de riqueza, de matices y de ilusión. Ganó el 1998 el premio Barco de Vapor con “Finis Mundi”, novela excelente que ya reseñaremos en otro momento, y volvió a hacerlo con “La leyenda del Rey Errante” en 2002, otro título sugerente y evocador. Entre sus otras novelas tenemos las “Crónicas de la Torre”, “El coleccionista de relojes extraordinarios”, “Las hijas de Tara” y “La hija de la noche”, que hemos reseñado recientemente en estas páginas.
Hoy nos ocupamos de las “Memorias de Idhún”, una obra ambiciosa, cuya segunda parte va aparecer en otoño. Aquí, en “La Resistencia”, Laura Gallego presenta un mundo fantástico, a caballo entre lo real y lo imaginario, donde hay cosas que, gracias a la magia, pueden ser posibles. Un grupo de seres viven en un espacio, entre la Tierra e Idhún, un espacio al que es difícil llegar y que se llama Limbhad. Son el príncipe Alsan y el mago Shail. De alguna manera están relacionados porque ellos son los que rescataron al último unicornio y al último dragón, que habían sido barridos de la faz de Idhún por Ashram, el nigromante, y los sheks, una terribles serpientes aladas. A estos se unen Jack, un joven al que han matado a su familia y no entiende el porqué, y Victoria, una muchacha con ciertos poderes para la magia. Juntos pretenden que Idhún, el mundo de los tres soles y las tres lunas, recobre su libertad; pero han de luchar contra el enviado de Ashram, Kirtash.
La novela es de una extensión considerable, pero de lectura muy atractiva porque no se limita a ofrecernos un mundo de magia, no, puesto que nos lo trae a la Tierra y une lo prodigioso con lo normal, al menos para los terrícolas. Y es que Jack y Victoria, aparentemente, son humanos y tienen –hasta que algo les sucede- la vida de los humanos.
“La Resistencia” presenta el punto de partida de esta serie, cómo son los personajes y su evolución ya que no son criaturas planas, al contrario. Todos evolucionan, hasta el malvado Kirtash acaba sufriendo una evolución extraordinaria, gracias a su parte humana, gracias al amor que siente por Victoria que, de alguna manera, lo transforma.
Laura Gallego, repetimos, construye un mundo en que es fácil pasar de Madrid o Alemania a otra dimensión, en que lo extraordinario convive con lo cotidiano, en que no es raro descubrir que hay seres que tienen una doble naturaleza, como le sucede a Alsan, aunque sin quererlo, o a Kirtash o a los propios protagonistas, Jack y Victoria, quienes
–y no lo desvelamos- son el verdadero icono de la Resistencia.
En definitiva, una novela deslumbrante (ya por su mera presentación exterior, puesto que la Editorial ha cuidado este extremo con mimo) que va acelerando el ritmo narrativo y concentrando en el clímax final una serie de respuestas que laten durante toda la novela.
“Memorias del Idhún” gustará mucho a los amantes de la literatura fantástica, pero, incluso, a los que no les interese ese tipo de literatura también interesará porque Laura Gallego crea un universo nuevo, sin dejarse el menor detalle, un universo lleno de sentimientos donde la ternura y el amor es importante, pero donde tampoco falta acción y superación de obstáculos, a veces personales, a veces externos.

Deixa un comentari