San Jordi 2017: ¿En el ser humano, hay un instinto hacia el bien o el mal? Autoria: Full Moon

Si bien el bien y el mal no están claramente definidos, puesto que la sociedad mundial como conjunto difícilmente puede estar de acuerdo en la consideración de algún concepto como definitivamente bueno o malo, el ser humano suele estar –aunque con numerables excepciones– de alguna manera atraído a lo moralmente negativo.

Como animal, el ser humano vive para preservarse a sí mismo y a su especie, claro que el segundo, evidentemente, necesita del primero para llevarse a cabo. La supervivencia, la cual –prácticamente– todo individuo superpone ante cualquier otra cosa, es clara evidencia del egoísmo del ser humano y, al fin y al cabo, de todos los seres vivos puesto que es en lo que todos estos se basan.

Algo que sí que nos diferencia de otros seres vivos es el hecho que somos capaces de hacer sufrir, dañar e incluso matar a un individuo de nuestra misma especie sin razón racional. Peor que ésto es conocer la existencia de este hecho y no movilizarse ante ello, convirtiéndonos, entonces, en partícipes de la masacre. Relacionando esto con el anteriormente mencionado egoísmo, tendemos a valorar de manera muy diferente los acontecimientos según la distancia en las que estas hayan ocurrido. Es decir, no nos impacta de la misma manera un atentado en Francia que uno en la India, siendo ambos acontecimientos del mismo calibre.

Egoísmo, falta de empatía, crueldad hacia nosotros mismos, entre otras características –afortunadamente no necesariamente comunes– de la espécie humana. Pese a esto, siempre queda espacio para lo bueno de este, pero poca fuerza tienen ante nuestra tentación hacia el mal.

 

Sant Jordi 2017: ¿En el ser humano hay un instinto natural hacia el bien o hacia el mal? Autoria: Claire

El ser humano tiende a actuar correctamente o incorrectamente, dependiendo en que circunstancias se encuentre. Pero realmente que es lo que lleva a las personas a actuar bien o mal ¿Será por el instinto natural?

Desde pequeños nuestros padres nos intentan educar de manera correcta. Es decir, hay que ser solidarios con todo el mundo, ser educados y respetuosos. Pero a medida que vamos creciendo, vamos perdiendo estos valores para dar lugar a otros completamente diferentes como son el odio, el rencor, la envidia, el egoísmo, etc.

¿Pero a qué se debe este cambio? ¿Por qué el ser humano tiende a adoptar estos adjetivos negativos? Todo, creo, se debe al ejemplo que adquieren de los adultos, de manera que ellos en cuanto sean grandes adoptaran estos conceptos.

El hecho de que a una persona le vaya mejor que a nosotros hace que sentamos rabia y envidia por esta, ya que nuestro egoísmo no nos deja actuar de manera correcta, alegrándonos por los objetivos conseguidos por dicha persona. El quedarse estancado en un sitio sin poder seguir adelante y luchar por nuestros sueños, como lo haría otra persona, no ayuda a que le deseemos lo mejor, sino al contrario.

Por otra parte, nuestro egoísmo de quererlo todo solo y para nosotros, esto provoca una gran desigualdad tanto económica como social entre la población mundial. Es decir, si el ser humano no tuviera este instinto egoísta,  todos o casi todos tendríamos los mismos derechos y la misma igualdad. Sin que nadie se convierta en esclavo de nadie. Pero el mal no nos lo permite, porque tenemos la necesidad o el capricho de tener a alguien que haga las cosas por nosotros, sin ningún tipo de queja.

En conclusión, desde mi humilde opinión, creo que el ser humano no nace con un instinto hacia el bien o hacia el mal, sino que a medida que este va creciendo va adquiriendo uno u otro mediante la experiencia y la educación que este reciba. Y ojalá todos los seres humanos que componemos este mundo actuáramos correctamente y sin ningún tipo de distinción.

Sant Jordi 2017: A l’ésser humà, hi ha un instint natural cap al bé o cap al mal? Autoria: Ego sum, qui sum

L’instint és una pauta o conducta involuntària que tenim els éssers humans sobre diferents situacions. Des del meu punt de vista no naixem amb un instint predeterminat, el que el determina és l’educació que rebem quan som petits i les experiències que ens ha causat impactes emocionals significatius.

Els nens quan són petits no són conscients de la idea del bé ni la del mal, ja que no han tingut una experiència prèvia, és a dir, es podria dir que la seva ment és com un paper en blanc. Mitjançant l’educació dels pares els nens poden adquirir aquesta idea i per tant, la correcció dels pares quan els seus fills fan accions incorrectes és necessària ja que se’ls inculca la idea del que està bé i el que no. Però els nens obtindran una idea errònia del bé o del mal si els pares no els corregeixen en determinades accions que aquests facin. Per exemple si un nen petit li pega a un altre, i els pares en comptes de dir-li que això està malament i que no s’ha de fer ho deixen passar, el nen pensarà que la seva actitud és bona i que està fent el correcte, doncs seguirà actuant d’aquesta manera.

Per tant són els pares ens que ensenyen, no es neix sent bo ni dolent.

Però llavors, per què hi ha persones dolentes si quan naixem la major part dels pares ens inculquen el que està bé i el que està malament? La primera resposta és òbvia, ja que pot ser que alguns pares no hagin fet diferenciar als seus fills el que està bé i el que està malament. I des del meu punt de vista, la segona resposta possible  és perquè  amb el temps quan les persones ja coneixen la idea del bé i del mal, és a dir són conscients de quines accions són correctes i quines no, són lliures de decidir què fer i per tant poden triar per quin costat anar. N’hi ha d’alguns que el fet d’aplicar el bé no els convé ni els satisfà, per tant trien accions contràries a les que són correctes. Per exemple, això reflexa el fet de que hi ha gent que sap que colar-se en el metro és una acció que està malament, però per tal de satisfer les seves necessitats que en aquell moment són “no pagar” incompleixen aquesta idea moral del bé.