San Jordi 2017: ¿En el ser humano, hay un instinto hacia el bien o el mal? Autoria: Full Moon

Si bien el bien y el mal no están claramente definidos, puesto que la sociedad mundial como conjunto difícilmente puede estar de acuerdo en la consideración de algún concepto como definitivamente bueno o malo, el ser humano suele estar –aunque con numerables excepciones– de alguna manera atraído a lo moralmente negativo.

Como animal, el ser humano vive para preservarse a sí mismo y a su especie, claro que el segundo, evidentemente, necesita del primero para llevarse a cabo. La supervivencia, la cual –prácticamente– todo individuo superpone ante cualquier otra cosa, es clara evidencia del egoísmo del ser humano y, al fin y al cabo, de todos los seres vivos puesto que es en lo que todos estos se basan.

Algo que sí que nos diferencia de otros seres vivos es el hecho que somos capaces de hacer sufrir, dañar e incluso matar a un individuo de nuestra misma especie sin razón racional. Peor que ésto es conocer la existencia de este hecho y no movilizarse ante ello, convirtiéndonos, entonces, en partícipes de la masacre. Relacionando esto con el anteriormente mencionado egoísmo, tendemos a valorar de manera muy diferente los acontecimientos según la distancia en las que estas hayan ocurrido. Es decir, no nos impacta de la misma manera un atentado en Francia que uno en la India, siendo ambos acontecimientos del mismo calibre.

Egoísmo, falta de empatía, crueldad hacia nosotros mismos, entre otras características –afortunadamente no necesariamente comunes– de la espécie humana. Pese a esto, siempre queda espacio para lo bueno de este, pero poca fuerza tienen ante nuestra tentación hacia el mal.

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *