Sant Jordi 2019. Los límites del humor: ¿Realmente hay límites? Autoria: Científico con miedo a las mates.

El humor siempre ha sido tema de controversia. Pero, ¿por qué? ¿Qué es lo que hace que un comentario sea gracioso para unas personas y ofensivo para otras al mismo tiempo? ¿Es de mal gusto hacer humor negro?

Sea cual sea la respuesta está claro que es algo subjetivo, y por lo tanto no debería ser cuantificable. No hay una franja establecida que separe lo ofensivo de lo gracioso porque no se puede establecer una medida universal, una escala que calcule el grado de humor y hasta que nivel eso sea de mal gusto o no.

Aún así, las personas somos capaces de advertir cuando hemos pasado ese límite. Es decir, todos hemos visto a alguien reírse de un chiste sobre la muerte. Pero si ese sujeto tiene un mínimo de empatía, suponemos que no lo contará en medio de un funeral. Por lo tanto, llegamos a la conclusión de que no se trata de límites del humor. Se trata de adecuación del humor.

Las personas adecuamos lo que decimos en función del contexto. Del mismo modo que nos dirigimos al jefe de la empresa en un registro diferente al que utilizamos cuando hablamos con los amigos, el humor debe utilizarse en función de la situación en la que te encuentres.

No es ofensivo hacer humor sobre el suicidio, no es ofensivo hacer humor sobre la guerra, tampoco es ofensivo hacer humor sobre los veganos. A no ser que la situación deje de ser la adecuada.

Esto nos abre otra cuestión: ¿Cómo adecuamos el humor?

La verdad es que sigue siendo algo subjetivo, pero no tan difuso como el planteamiento de los límites del humor. Como bien he mencionado antes, la empatía y saber analizar la situación es lo que nos lleva a determinar cuando hemos adecuado bien un comentario, un chiste o un monólogo humorístico. Hay que tener en cuenta el tema que se trata, la situación en la que te encuentras y el receptor.

Trataré de aclararlo con el siguiente ejemplo:

Un doctor se sube al ascensor del hospital donde trabaja. Dentro, se encuentra Carlos, un joven de 23 años con cáncer de pulmones. El doctor recuerda aquel chiste que le contó su compañero en la cena de fin de año: “-¿Es cáncer doctor? -No, soy Capricornio.” A priori es un chiste con poca gracia que contado entre doctores podría ser causante de alguna risa. Pero teniendo en cuenta la situación del receptor y el tema que trata ese chiste, nuestro hipotético doctor decide no contarle el chiste a Carlos.

Es absurdo pensar que hay un límite para lo que es gracioso y lo que es ofensivo. Porque todos los comentarios y todos los chistes son de mal gusto y jactantes al mismo tiempo en contextos diferentes. Así que no hay límites, sino adecuación del humor.

 

Sant Jordi 2019. No habléis de humor si no sabéis lo que significa. Autoria: Mira Locke te comento

Creo que para decidir si el humor debe tener límites, primero deberíamos conocer el significado estricto de la palabra. Humor deriva de la palabra humorismo, cuyo  significado es, según la RAE: “Modo de presentar, enjuiciar o comentarla realidad, resaltando el lado cómico, risueño o ridículo de las cosas.”

Curioso, ¿verdad? Seguro que todos, cuando escuchamos la palabra humor, la asociamos con el hacer reír a la gente o causar gracia en los demás, pero esto no tiene por qué ser así, y eso es lo que creo que tenemos que entender.

El problema nace de un error conceptual, y es que confundimos humor con comedia. Si vemos cualquier programa como el club de la comedia o cualquier serie “cómica” como Aquí no hay quien viva o del estilo, podemos ver que lo que se nos presenta no busca enjuiciar o comentar la realidad como su objetivo principal, lo que buscan más bien es entretener o hacer reír, y usan el humor como herramienta para ello. Esto es perfectamente lógico, porque esa persona quiere ganarse la vida, y el éxito de su carrera depende de ello, pero si ese es su objetivo, ¿es correcto calificarlos como humoristas?

En mi opinión no, de hecho es dar a esas personas un título que no se han ganado, porque en realidad, el trabajo de esas personas tiene un nombre distinto, y que a veces se confunde con el anterior, cómico. Dado que la definición de cómico es “que divierte y hace reír”, ¿No es esta una definición mucho más acertada para ese oficio? Como dije antes, es verdad que los cómicos usan el humor, es decir, a veces comentan de una manera irónica la realidad, o nos la presentan como algo absurdo, que en el fondo lo es; pero esto  no es más que una herramienta, como también dije antes. Porque el humor, no entretiene o hace gracia en si mismo, es solamente cuando nuestro humor se ve reflejado con el de otra persona, cuando algo nos hace gracia.

Y esto es a lo que quería llegar desde un principio, y es que la comedia, no es algo que tenga que hacerse público, la comedia es un ejercicio personal. Eres TÚ el que tiene que ver la realidad y criticarla y verle la parte graciosa. Y en ese humor, no hay límites más allá de la capacidad humana, simplemente no puede haberlos, porque nadie puede impedir que algo te haga gracia. Por eso, el humor es libre e indiscriminado, porque es una actividad intelectual privada.

Otro tema muy distinto es la expresión de ese humor, pero considero que eso se debería ver desde un punto de vista social. Y el hecho de que esa expresión se pueda legislar y/o penar me parece un tema ajeno al tema del texto.

Por lo tanto, cuando veas a alguien riéndose por la calle él solo y sin razón aparente, además de saludarme, deberías de dejar de pensar que está loco, y empezar a verlo como el humorista que tal vez sea.

Sant Jordi 2019. Los límites del humor: ¿Podemos reírnos de todo? Autoria: Power

Hay muchos tipos de bromas, pero obviamente, no a todo el mundo le debe de dar gracia alguna broma, y obviamente es por varias razones.

Una broma nunca será graciosa para todo el mundo, eso es imposible, ya que cada uno tiene una personalidad única, y cada persona actúa de diferentes maneras. Alguna persona le dará gracia una broma u otra, según su forma de ser, sus valores o sus experiencias. Por ejemplo, no es lo mismo compartir una broma con algo relacionado con ‘’la muerte’’ con alguna persona que nunca ha perdido a nadie en su vida, que con alguna persona que sí, ya que esta última está afectada por aquella pérdida, y puede ser que no le haga tanta gracia ya que tiene un sentimiento y experiencia distinto a la otra. Con este ejemplo creo que ha quedado claro que el humor tiene límites.

Que te de gracia una broma debería ser, en mi opinión, independientemente de lo que pienses o creas conveniente, todo el mundo es libre de reírse de cualquier cosa, pero sin embargo, hay que considerar que reírse de todo, no debería ser permitido si afecta a otra persona. Porque por ejemplo, otro ejemplo al extremo como: si ves a una persona que va imitando a una persona discapacitada, y sus acompañantes se ríen de esa imitación, un ejemplo como este, pues claro, mucha gracia no hace ya que no es una broma sana, sino una burla hacia la persona discapacitada, se convierte en una falta de respeto e un acto inhumano. Entonces podemos decir que hay bromas sanas y malas.

Estos dos ejemplos que he dado son casos algo especiales, pero de ahí,  una broma tiene el fin de dar gracia, independientemente de lo que piensas o de los valores de cada uno, por aquello no debemos fijarnos tanto en lo personal y reírnos, debemos ser alegres, y lo digo más yo que soy una persona que siempre lleva una sonrisa en la cara y tiene la risa fácil.

En conclusión, una broma nos debería dar gracia independientemente de lo que pensemos, siempre y cuando no sea un caso parecido a los ejemplos que he dado, ya que desde mi punto de vista, sería inhumano.

Sant Jordi 2019. Los límites del humor. Autoria: Tuali

La pregunta es la siguiente: ¿Podemos reírnos de todo? Y mi respuesta es Sí.

De poder, podemos reírnos de todo aquello que nos apetezca, pero la acción de reírnos puede comportar unas ciertas consecuencias dependiendo el momento, las personas que nos rodean y sobre todo (desde mi punto de vista) la causa.

Personalmente, considero “la causa” el punto primordial para analizar si nuestra acción puede ser moralmente erronea o no (repito: desde mi punto de vista, ya que es un tema totalmente subjetivo y cada uno tendrá opiniones diferentes). Me centraré en el humor.

Empezaré a definir el termino humor: Se define como humor al tipo de expresión o postura que exalta el lado cómico o risueño de diversas situaciones.

Esta tiene diferentes niveles, adaptándose en si a la personalidad de cada uno. El tipo que resultó tener más controversia es el humor negro (es un tipo de humor que se ejerce a propósito de cosas que suscitarían, contempladas desde otra perspectiva, piedad, terror, lástima o emociones parecidas). Es un humor que desde mi enfoque no agrada a todo el mundo y resulta algo ofensivo para aquellos que posiblemente se identifiquen o simplemente dañen sus principios.

Entonces ¿Cuándo seria correcto reírse y cuando no? Reírse es totalmente subjetivo, uno lo puede hacer libremente (la libertar acaba cuando faltas el respeto al prójimo y por lo tanto se convierte en libertinaje).

Sant Jordi 2019: Los límites de humor: ¿podemos reírnos de todo? Autoria: Demet.

En primer lugar, lo que personalmente entiendo sobre el concepto de humor. Desde mi punto de vista, su objetivo principal es hacernos reír sobre diversos temas de la sociedad: políticos, económicos, sociales o cotidianos, es decir sobre la realidad en general.

Pero por otro lado está el humor negro, más cruel, sobre temas de disgustos,  enfermedades, dolor, muerte etc.

Este último, puede conllevar muchas consecuencias si la persona que lo recibe es ofendida, pasa de ser un humor a un sarcasmo y falta de respeto.

Un ejemplo claro de este seria una persona que sufre una enfermedad, y se encuentra en una situación muy complicada, no sería recomendable hacerle una broma sobre sus duras circunstancias, puesto que probablemente empeore su estado psicológicamente.

Por lo tanto, el humor si tiene límites, aunque a día de hoy exista la libertad de expresión eso no justifica el derecho a la discriminación a nadie, ni reírnos de todo metiéndose con el físico, valores étnicos, religiosos o morales de un ser. Si provoca dolor en lugar de alegría, deja de ser favorecedor respectivamente.

Finalmente, el humor es relativo, hay que saber cómo utilizarlo y con quien, depende de la persona que lo utilices puede ser ingenioso o no. De la misma manera que lo utilices también puede decir mucho de la persona.

Como un claro ejemplo de la frase “Si te ríes de un niño diferente él se reirá contigo, porque su inocencia sobrepasa tu ignorancia”.

Sant Jordi 2019. Què ets? Què diu el teu DNI? Autoria: Squonk

El concepte d’identitat actualment està sent una cosa molt relativa, una persona pot ser dona, home, transgènere, transsexual, intersexual…, etc. I no està malament, el món està canviant i ja és hora de desenvolupar-se en alguns àmbits, però, cal tenir en compte aquestes identitats fins a arribar al punt de canviar la societat?

Personalment crec que una persona pot ser el que vol i identificar-se amb el que vol, però, també crec que la raó per la qual aquestes persones canvien d’una identitat a una altra és la recerca de la seva pròpia acceptació, cosa que no crec que la trobaran encara que canviïn d’identitat, ja que quan la canviïn, voldran canviar alguna altra part del seu cos i així fins que sigui un cicle viciós (pot ser fins i tot addictiu).

Vegem pel cas que una persona, com a dona, vol ser home, ja que s’identifica així. Què voldria dir que identificar-se així? Poder actuar com a home? Poder vestir-se com ell?, si aquest és el cas, hem de tenir en compte que el que estem seguint és una sèrie d’estereotips que s’han imposat a la societat, que són totalment falsos i que obliguen, d’alguna manera, a què si una persona que sigui d’un sexe o un altre ha d’actuar d’una manera determinada o vestir-se d’alguna manera determinada. Per això, encara que una persona canviï de sexe per poder actuar o ser d’alguna manera o d’una altra no té molta lògica, perquè una persona pot actuar com vulgui sigui home o dona. L’únic que ens diferencia és el sexe, i per tant, no crec que faci falta canviar de gènere per això.

Una altra raó per la qual crec que les persones canvien d’identitat és perquè, segurament, se sentin atrets a tenir el sexe oposat per poder experimentar el plaer durant les relacions sexuals, en aquest cas canviar-se el sexe per això em sembla una mica il·lògic, però clar, la ment humana és així de curiosa i per tant que facin el que vulguin, però veient-lo des d’un punt de vista científic, és innecessari, ja que estan canviant i danyant el seu metabolisme.

En conclusió, canviar d’identitat en la meva opinió, no és un problema, però també crec que és innecessari, ja que, a part de modificar el metabolisme per complet, estem buscant una autoacceptació que no trobarem només si no aprenem a voler-nos a nosaltres mateixos com som.

 

Sant Jordi 2019. Els límits de l’humor: podem riure de tot? Autoria: FK

Ens podem riure de tot? Podem fer broma de tot? L’humor té límits?
Són preguntes que susciten debat en la societat. Un punt molt important abans de continuar és que el concepte d’humor és pràcticament impossible trobar una definició pel simple fet de les varietats que té, tant de les cultures, dels moments històrics, del nivell social i econòmic de cada persona.

Sóc de les persones que pensa que no es pot fer humor de tot, ja que la seva finalitat a vegades no és fer riure i que els debats sobre el seu límit té un punt d’absurd.
Per exemple, una situació de l’altre dia abans d’entrar a classe, els companys estaven parlant sobre el que havia succeït al costat de l’institut i quan va arriba el professor, va dir que acabava de començar a explicar el nou tema als de tercer d’ESO i que tractava sobre la caiguda lliure. Els meus companys van començar a riure i alguns no.
Aquest és un clar exemple que l’humor disposa de certs mecanismes i que la ideologia té molt a veure en el que a un li fa o deixa de fer gràcia.
Aquells que es reien ho van justificar de manera que un acudit és un acudit i fa gràcia i els altres que aquests acudits no fan gràcia sobre aquest tema tant per les famílies que no és un moment tan agradable. Amb això volen dir que se’ls fa difícil comprendre profundament el xoc de la societat amb un tema “tabú” és tractés d’aquesta manera, tant com els racistes, islamòfobs el que engloba l’humor negre.
Per descomptat que hi ha gent que pot caure en aquesta actitud, perquè ningú és perfecte, però, com apuntava, l’única diferencia és que si una persona surt afectada o no.

Per finalitzar responent a l’última pregunta és que l’humor no té límits, sinó que és la persona que decideix els límits sobre l’acudit tant que pot arribar a fer-te mal com no.

Sant Jordi 2019: No siguis feminazi. Autoria: Thilopia

Hay personas que llaman ‘’feminazis’’ a las mujeres que luchan por la igualdad entre hombres y mujeres. Obviamente es un término inventado, porque no se puede comparar el feminismo con el nazismo, ya que este último provocó el genocidio de algo más de seis millones de judíos, mientras que el feminismo no ha matado a ninguna persona ni busca un genocidio masculino.

Éste es un término no solamente peyorativo sino que también disminuye todo aquello que pasaron los judíos durante el holocausto, ya que compara el ‘’sufrimiento’’ que padece el hombre frente a las mujeres con el sufrimiento que pasaron los judíos.

Vivimos en una sociedad patriarcal, donde a las mujeres se les ‘’enseña a ser sumisas’’ frente al hombre. Para que pudiese existir, pues, este término, a las mujeres se les debería enseñar a ser superiores que los varones.

Hay que tener en cuenta que una persona es machista porque ha atravesado un proceso de socialización machista, por tanto, si no existe un proceso de socialización hembrista (es decir, desde que nacemos hasta morir) no puede existir dicho término, ya que no hay mecanismos en ninguna sociedad que favorezcan las relaciones de poder de las mujeres sobre las de los hombres.

Las mujeres por fin estamos haciendo tambalear los privilegios de los hombres y eso les asusta. Utilizar la palabra ‘’feminazi’’ es un último recurso de desesperación que les queda para así no tener que afrontar que un hombre ha sido criado para ser el agente opresor y de esta forma poder lavarse las manos.

Si aún hay gente que piensa que las mujeres exageramos, o que en un ‘’occidente igualitario’’ no hace ni falta esta lucha quizá deberían recordar las palabras de Martin Luther King: “No hay luchas de segunda, solo opresiones que no sufres”.

Sant Jordi 2019. No siguis feminazi. Autoria: Malfoy

La paraula Feminazi va sorgir com a deshonra al feminisme radical l’any 1992. L’autor es un  periodista conservador, Rush Limbaugh.

El seu ús posiciona el feminisme a nivells d’un holocaust nazi. Defensant que el camí al qual desemboca el feminisme és exterminar i oprimir els homes tal com ho va fer Hitler amb altres col·lectius.

Considero el terme anti-històric i ignorant. Humiliant per a milions de víctimes innocents comparant-lo amb que, segons Limbaugh, l’avortament és el “holocaust modern” del feminisme. Afirmant que l’ús de l’avortament en una dona és la forma de reforçar que els homes no són necessaris.

Segons el Diccionari de la transgressió feminista: “el feminisme sosté que, per aconseguir eliminar la desigualtat social, és indispensable atacar l’arrel del problema.”  Així doncs, atacar al patriarcat, on encara es marca una notòria diferencia entre gèneres. Negant la premissa de la superioritat als homes.

L’objectiu és exigir els nostres drets sexuals i reproductius amb la despenalització de l’avortament, i així evitant el major nombre de defuncions per avortament clandestí. Tenint en compte una  llibertat de decisions per a totes les dones, sense una pressió social causant del avortament forçat d’un nadó masculí.

L’argument més utilitzat  pel terme “Feminazi” contra les feministes protestants és que està paraula es refereix només “a algunes” dones desitjants de mort, desmuntant l’objectiu d’acabar amb el masclisme i desigualtat unides, com a moviment social.

El terme indicat per definir algú similar a un desig d’extermini dels homes seria “femellisme”, conegut com el masclisme femení. a diferència de l’equitat de gènere que defensa l’actual feminisme.

Sense l’existència d’un camp d’extermini per als homes o alguna opressió social cap a ells (amb la qual cosa ocorre  tot el contrari). Una Feminazi tal com la paraula ho defineix, no existeix.

Per tant la meva conclusió és que no siguis Feminazi, sigues feminista.

Sant Jordi 2019: Los límites del humor: ¿Podemos reírnos de todo? Autoria: Misha

Hay muchos tipos de humor, en general hay dos tipos, el que es sano y el que no. El problema está en la gente y su forma de pensar. Depende de la persona con la cual compartas la broma, le hará gracia o le afectará personalmente.

La razón de su reacción cambiará en función de su vida y de sus valores, en caso de tener la broma normalizada, ya sea sana o no, dependiendo de su pensamiento y forma de ser, reaccionará de una manera u otra.

El humor tiene límites, que dependen de muchos factores, tales como la época, la sociedad y el momento. Sin embargo, el humor que supera los límites es el que más suele hacerle gracia a la sociedad o a pequeñas comunidades de ella.

Por ejemplo, si enciendes la televisión, puedes ver que la gran mayoría de bromas son superficiales, evitan palabras malsonantes e intentan alcanzar al máximo número de personas mediante bromas sanas, evitando así el humor negro para no manchar su imagen.

La sociedad establece unas reglas que se consideran correctas y la gran  mayoría de personas prefiere responder con lo correcto por miedo a ser discriminado, encerrando su propio yo y evitando reír a bromas consideradas ofensivas.

Pienso que el humor negro hace gracia, deberíamos evitar tomárnoslo a nivel personal y tomarlo como lo que es, humor.

Aún así, siempre hay que evitar los extremos, el límite que deja de lado el respeto y la educación, porque al fin y al cabo, su propósito es hacer reír y no hacer daño.

En definitiva, los límites existen, por el miedo o los sentimientos de cada uno.