Les matrones de Tortosa [Treball de recerca- Pilar Salvador]

LES MATRONES DE TORTOSA

La seva autora, Pilar Salvador, ha fet una investigació on relaciona la història i el Dret, comparant dos textos de caràcter jurídic: el Liber Iudiciorum (segle VI) i el Còdex de Costums de Tortosa (segle XIII). Aquestes fonts històriques de caire jurídic han estat la base per a respondre a una pregunta: quins drets van ser adquirits per les matrones de Tortosa al segle XII? Es tractava de saber si les dones de l’orde de l’atxa havien aconseguit un reconeixement jurídic gràcies als privilegis atorgats pel comte de Barcelona i, consegüentment, si aquest fet va quedar reflectit d’alguna manera en l’ordenament jurídic d’aquells temps medievals.

L’autora del treball de recerca les matrones de Tortosa no tan sols ha utilitzat les fonts primàries sinó que ha consultat tota una diversitat de fons documentals molt rellevants per contextualitzar la conformació de l’orde de l’atxa durant el segle XII. Cal destacar, a més, la utilització de la font oral recollint el testimoni del doctor en dret Jesús Massip i Fonollosa, historiador i director honorari del Museu-Arxiu de Tortosa.  El resultat és un treball exemplar que combina les fonts primàries de caràcter històric i jurídic, els documents d’arxiu i  les fonts orals.

Centre de recursos pedagògics Vallès Occidental II

Centre de recursos pedagògics Vallès Occidental II

 

 

 

 

 

Arxiu Nacional de Catalunya (ANC): Procediments judicials militars

Resultado de imagen de ANC serie documental

Un estudi exhaustiu que s’endinsa en els 81.966 judicis militars que hi va haver durant el règim franquista, entre 1939 i 1980. La guia classifica i detalla aspectes com els oficis o les afiliacions sindicals i polítiques dels represaliats polítics.

Globalment, a Catalunya es van represaliar 78.331 persones per motius polítics, la majoria, homes d’entre 31 i 40 anys.

Les dades mostren que més del 75 % dels represaliats van ser acusats de delictes de rebel·lió, adhesió, auxili o incitació a la rebel·lió militar, tot i que també destaquen els expedients de depuració de funcionaris (6.290).

Pel que fa a les penes, es van dictar 4.411 sentències de mort, de les quals es van executar 3.358.

L’estudi també posa en relleu la filiació política i sindical dels executats i assenyala que prop del 47 % de les persones executades eren del sindicat anarquista CNT; pel que fa als partits, el majoritari era ERC, seguit de la FAI.

Segons indica en el pròleg el director de l’arxiu, Francesc Balada, és necessari “preservar el record de les víctimes de la Guerra Civil i la repressió de la dictadura franquista” i, per això, assenyala que la llista de les 3.358 persones executades, amb noms i cognoms, està feta a manera de memorial de les víctimes. El llibre recull, a més,  documents de judicis concrets com, per exemple, la celebració del consell de guerra contra Lluís Companys i Jover (1940), les causes pels fets del Palau de la Música (1960) o contra Salvador Puig Antich (1973).

 

Tractat de Roma: 60 anys

Sis dècades d’Unió Europea (Gràfic i mapes)

 

Desde 1957, año de creación de la Comunidad Económica Europea, ha habido siete ampliaciones hasta llegar a los 28 miembros actuales de la Unión Europea. Las últimas incorporaciones desde 2004 corresponden a países del este de Europa.

La Unión Europea superó en 2008 los 500 millones de habitantes. La evolución prevista hasta 2080 indica un fuerte descenso de personas en edad de trabajar y un aumento de la población mayor de 65 años. La superficie de los 28 coloca al territorio europeo como el cuarto más grande del mundo, por detrás de China, Estados Unidos y Rusia.

 

La mitad de los encuestados son optimistas sobre el futuro de la Unión Europea, aunque esta valoración ha caído 19 puntos en los últimos 10 años mientras el pesimismo ha crecido 20 puntos hasta el 44%. Eurobarómetro de otoño de 2016 realizado entre el 3 y el 16 de noviembre. Realizadas 27.705 entrevistas en los países miembros sobre la imagen de la UE.

Tres articles:

 

EUROPA BUSCA REINVENTARSE A LOS 60 [Claudi Pérez, El País 25-3-2017]

Tratado de Roma: Europa busca reinventarse a los 60 | Internacional | EL PAÍS

La UE son sus 1.000 kilómetros de muros: quien busque un ejemplo de la debilidad del proyecto no tiene más que contemplar la valla que levanta Hungría ante la marmita borboteante que vuelven a ser los Balcanes. Europa es una restaurante de comida grasienta en Kirkcaldy (Escocia), donde uno puede reflexionar sobre el Brexit y los estragos de la desindustrialización junto a una placa que dice que Adam Smith escribió allí La riqueza de las naciones. La Unión puede relatarse desde un mitin de Le Pen, con una descripción de las cicatrices que deja un paro del 40% en el Campo de Gibraltar. O en Prato, cuna del zapato italiano, para descubrir sus 3.000 negocios de propiedad china, en los que se trabaja en condiciones de semiesclavitud. Crisis migratoria, económica, de seguridad, social: hay mucha crisis en los 10 últimos años. Pero la Unión celebra este sábado 60, y seis décadas dan al menos para otro punto de vista: para ver cómo funciona Europa hay que pasar unas horas en el triángulo formado por Sarrebruck (Alemania), Metz (Francia) y Luxemburgo. Aquí, los prósperos ciudadanos de los tres países se mueven libremente por fronteras invisibles; viven en un Estado, trabajan en otro, van de compras a un tercero. Las conversaciones viajan de un idioma a otro “ajenas a las enemistades históricas que los niños siguen aprendiendo en la escuela pero ya no se corresponden mucho con lo que ven”, dejó escrito Tony Judt.

 
Resultado de imagen de Tractat de Roma

El 25 de marzo de 1957 se firmaron los Tratados Constitutivos de la Comunidad Económica Europea y de la Comunidad Europea de la Energía Atómica (Euratom) que, junto con el de la Comunidad del Carbón y del Acero, constituyen la semilla de la UE. Alemania, Francia, Italia, Bélgica, Holanda y Luxemburgo fueron los miembros fundadores.

Nada es más esencial al comenzar que asegurarse de la riqueza del punto de vista: en medio de una policrisis existencial hay que escribir sobre el alambre de espino de la valla de Ceuta y sobre el alambre de espino metafórico de los ultras, pero este diario elige Schoeneck, un pueblo tranquilo en la zona francesa de ese triángulo, para empezar a contar el 60º aniversario del Tratado de Roma, que se celebra este sábado con una sobria ceremonia en el Campidoglio de Roma.

T

Una acera de la calle Pasteur de Schoeneck es el final de Francia; la otra es ya el Sarre alemán. En el lado francés del adoquinado, la conversación con Daniel Schuller, guarda forestal de 62 años, deriva en las elecciones presidenciales, el peligro que supone Marine Le Pen y, en fin, “el malestar de Francia”. Al cruzar la calle-frontera, Daphne, de 33 años, cuenta cómo los jóvenes de la localidad “trabajan indistintamente en Francia, Alemania e incluso Luxemburgo”, y relaciona los comicios de este fin de semana en el Sarre con las presidenciales francesas y las alemanas de otoño: “Año de elecciones, año de riesgos”, apunta condensando el spleen de una época.

Un aniversario tiene siempre una doble dimensión. Exige una mirada hacia atrás, y ahí la foto sale borrosa si se arranca en 2007 —“hay evidencias de divergencia económica entre los 12 países que adoptaron el euro”, según el BCE—, pero brilla con luz propia si se amplía el foco hasta 1957: de 6 a 28 países, de 185 millones de personas a 510, de una renta per cápita de 15.000 euros a 52.000, y sobre todo una historia de relativa paz y estabilidad en la que se han ido asentando las jóvenes democracias de Grecia, España, Portugal o el Este. Los 60 requieren también prospectiva: el resultado es peor. Europa ha sido resistente a una enorme variedad de crisis. Pero está encogiendo: Reino Unido se va. El Este se encierra sobre sí mismo. El ascenso de los ultras genera un equilibrio inestable, con una narrativa cargada de negatividad. Y aquel leit motiv, “una unión cada vez más estrecha”, parece ahora un puñado de palabras de charol.

“Es un aniversario agridulce”, cuenta con un hilo de voz Charles Kupchan, ex asesor del estadounidense Barack Obama. “Con las luces largas, el proyecto es un éxito inclasificable. Pero Europa es ahora más vulnerable que nunca. No ha solucionado sus cuestiones existenciales. La crisis del euro está por resolverse: si vuelve, el continente no tiene defensas. El desencanto es indiscutible. Los populismos pueden poner patas arriba Francia e Italia. El Brexit es la máxima expresión del punto de ruptura. Todo eso, más la agresividad de Putin y Trump, obliga a Europa a reinventarse”.

La Unión entra en una edad muy respetable, pero sus problemas proceden de no haber sabido resolver la crisis de los 40. “Después de asegurar la paz, Europa abrazó el mercado común y así se amarró al mástil imaginario de la prosperidad: esa ha sido la esencia del relato en los últimos tiempos, salvo por el detalle de que los resultados no acompañan”, explica Peter Hall, de Harvard. La UE aún es un éxito: el Estado de bienestar fue una especie de tratado de paz. Pero la última década ha sido demoledora: Paul de Grauwe, de la London School, subraya que los beneficios de la integración se han repartido de forma muy desigual: “La UE se olvidó de integrar a los perdedores. Es una historia parecida a la de la globalización. Y ese olvido es la base del populismo, el mayor desafío para su supervivencia”.

El proyecto da la impresión de sobrevivir sumergido en una especie de crisis líquida, cambiante pero casi perpetura, como para darle razón al padre espiritual de la criatura, Jean Monnet y su “Europa se forjará en las crisis”. El inconveniente de esa profecía es que da a entender que todas las crisis tendrán un final feliz: la tentación del optimismo, a pesar de los pesares, es relativamente habitual en Bruselas. “Los franceses se lo pensarán dos veces antes de votar a Le Pen. Alemania no es problema. Italia sí, por su situación económica y política, pero si el eje francoalemán se recompone todo será más fácil. El Brexit va a ser un divorcio doloroso e impide la música triunfal de otros tiempos, pero nadie debería subestimar la capacidad de resistencia europea”, resume una alta fuente comunitaria.

En la carretera de Luxemburgo a Sarrebruck hay media docena de ciudades industriosas, con ese paisaje idílico salpicado de granjas, casas y bosquecillos de la Europa central. Pinos, hayas, robles: buena parte de los árboles que crecen junto al río Sarre, justo al lado de Schoeneck, hunden sus raíces en un fértil manto de cadáveres. “La paz es uno de los grandes dividendos de la construcción europea”, reflexiona el analista Throsten Beck, “pero es evidente que aún hay riesgos enormes. Izquierda y derecha han fracasado en la gestión de la crisis y han abierto la puerta a fuerzas extremistas. El mayor desafío ya no es una crisis financiera, sino una sacudida política, una Le Pen, una mayoría eurohostil en Italia”.

Los expertos e incluso los eurócratas coinciden en que un salto adelante federalista no es posible. Ni las cancillerías ni la ciudadanía están por la labor: Berlín defiende un enfoque más pragmático. “Frente al idealismo de la unión cada vez más estrecha, se impone un realismo basado en la Europa de las múltiples velocidades con un nuevo énfasis en la seguridad. Eso puede ser un antídoto para el resentimiento contra la UE”, subraya Eric Kauffman, de la Universidad de Londres. Ni rastro de ese resentimiento en Schoeneck, donde Le Pen es una especie de Moriarty de andar por casa. Pero Schoeneck no es la medida de todas las cosas: Roma será una buena piedra de toque para ese examen continuo al que se enfrenta el continente, con sus líderes firmando solemnes declaraciones y dos manifestaciones en la calle, una a favor y otra en contra de la Unión. Así están las cosas: la gran partida, en Europa, se juega en la mente de sus ciudadanos. Si se confirma la ruptura piscológica con la idea de unidad, la crisis dejará de ser una forma difusa de hablar.

27 de gener: Dia Internacional en Record de les Víctimes de l’Holocaust

Las fotos de los SS que reflejan el horror cotidiano de Auschwitz

El ‘Álbum de Auschwitz’ fue descubierto por una superviviente y encontró a sus familiares en las imágenes [Guillermo Altares, El País 28-1-2017]

Holocausto

El proceso de selección de los deportados que llegaban a Auschwitz es uno de los momentos más atroces de la historia de la humanidad. En sólo unos segundos, un pequeño grupo de SS, entre los que se encontraba el siniestro doctor Josef Mengele, que nunca fue capturado ni procesado, decidía sobre la vida y la muerte, separaba a familias, enviaba a morir lentamente por el trabajo forzado a los que consideraba aptos y directamente a las cámaras de gas a los demás. A veces sobrevivían a la selección un 10% de los presos que llegaban en convoyes a los andenes de Birkenau, el inmenso campo de exterminio que formaba parte del complejo de Auschwitz. A veces los supervivientes llegaban hasta el 30%. En los momentos de mayor horror del campo nazi en Polonia, durante la primavera y el verano de 1944 cuando fueron deportados, y asesinados en su mayoría, 400.000 judíos húngaros, los vagones llegaban constantemente y en cualquier momento.

Por motivos que se desconocen, todo ese proceso fue fotografiado por dos SS en mayo de 1944. Después de una serie de casualidades increíbles, las imágenes fueron recuperadas por una superviviente de los campos de la muerte, Lilly Jacob-Zelmanovic Meier, que acabó por donarlos al Yad Vashem, el museo de la Shoah situado en Jerusalén. En su página web se puede consultar la colección de 193 fotos conocida como el Álbum de Auschwitz. Este viernes se conmemora a las seis millones de víctimas del Holocausto –la fecha es precisamente la de la liberación de este campo de exterminio, el 27 de enero de 1945 por las tropas soviéticas– y merece la pena pararse a contemplar el horror cotidiano que muestran aquellas fotos, la rutina del asesinato masivo, la “banalidad del mal” en acción, por recuperar la expresión que Hannah Arendt acuñó durante el juicio contra el responsable de esa deportación masiva, Adolf Eichmann.

Las 193 fotos ocupan 56 páginas. Algunas de las imágenes se perdieron porque Meier las entregó a personas que reconocieron a familiares que aparecían en ellas. El Yad Vashem recibió como donación recientemente una de ellas. En las imágenes, tomadas por los SS Ernst Hofmann y Bernhard Walter, se refleja todo el proceso de la muerte, salvo el final. Las fotos se detienen en la entrada de las cámaras de gas. El trabajo de estos dos soldados alemanes era fotografiar a los presos que estaban destinados a los trabajos forzados. De aquellos que eran enviados directamente a su muerte no se guardaba ninguna evidencia.

Los hermanos de la descubridora del Álbum, Israel y Zelig. Poco después de que se tomase esta foto, fueron asesinados. Vídeo: 72 años de la liberación de Auschwitz YAD VASHEM | ATLAS

Los judíos que aparecen en las imágenes son húngaros y provienen del gueto de la ciudad de Beregovo, hoy en Ucrania, aunque entonces pertenecía a Hungría. Lilly Jacob-Zelmanovic Meier fue deportada a Auschwitz a los 18 años. Separada de su familia en el andén, nunca volvió a verlos. Provenía de un pueblo cercano a Beregovo y llegó al campo de exterminio en el mismo momento en que fueron tomadas una parte de las fotos, el 26 de mayo de 1944.

Ella sobrevivió a Auschwitz y a las marchas de la muerte a las que los nazis sometieron a los presos según avanzaban los ejércitos aliados. Fue liberada en el campo de Dora-Mittelbau, cerca de Buchenwald, en Turingia, a unos 700 kilómetros de Auschwitz. Mientras se recuperaba del tifus en las antiguas barracas abandonadas de los SS, encontró el álbum en el cajón de una mesilla de noche. Primero reconoció a su rabino, luego a sus vecinos, luego a sus hermanos menores, Israel y Zelig…


“Entre la primavera y comienzo del verano de 1944, Auschwitz llegó hasta el límite de su capacidad de exterminio y lo superó en el más horrible y frenético periodo de asesinatos que conocería el campo”

Casada y con un hijo, Jacob emigró a Estados Unidos y se llevó consigo el Álbum, que fue utilizado en procesos contra criminales de guerra. En 1983, lo donó al Yad Vashem gracias a la mediación del superviviente del Holocausto y cazador de nazis Serge Klarsfeld. Falleció en Estados Unidos el 17 de diciembre de 1999. No existe ningún documento parecido.

El Álbum de Auschwitz muestra la llegada de los trenes, el proceso de selección y el lugar donde iban destinadas las pertenencias de los asesinados –conocido como Canadá–. En lo que representa una de las imágenes más aterradoras que ha ofrecido el Holocausto, muestra también a las familias –mujeres, niños, ancianos–, sentadas en la hierba, bajo el sol primaveral. Ellos no conocían el destino que les esperaba; nosotros sí sabemos lo que les iba a ocurrir en minutos o en horas: su destino eran las cámaras de gas. En su libro Auschwitz. Los nazis y la solución final (Crítica), el historiador y autor de documentales para la BBC Laurence Rees describe así aquel verano del horror: “El campo se convirtió en el escenario del mayor exterminio que ha conocido la historia humana”. “Entre la primavera y comienzo del verano de 1944, Auschwitz llegó hasta el límite de su capacidad de exterminio y lo superó en el más horrible y frenético periodo de asesinatos que conocería el campo”, prosigue Rees, quien recoge en sus libros testimonios tanto de víctimas como de verdugos.

En las fotos se reconocen perfectamente los rostros, la ropa, las estrellas de David, los enseres que llevan los deportados, las mujeres con pañuelos en la cabeza, los niños con gorra, los hombres con sombreros. Ahora que los últimos supervivientes van desapareciendo poco a poco, al igual que los perpetradores, el Holocausto se enfrenta a tres peligros: el olvido, la deshumanización de las víctimas cuando dejen de tener voz, y la negación. Aquel álbum que Lilly Jacob-Zelmanovic Meier recuperó en una extraña carambola de la historia es un antídoto contra los tres. Nunca deberíamos dejar de contemplar esas imágenes.

Matança d’Atocha: 24 de gener de 1977

  • “Me cuesta trabajo aceptar que digan que somos los mártires de la democracia. Éramos gente normal”[Alejandro Ruiz-Huerta, El País 22-1-2017]

[J.J. Gálvez/J. Guzmán, El País, 22-1-2017]
Cuando Alejandro Ruiz-Huerta se sienta a la mesa sabe que este es, realmente, un ejercicio de memoria. Una reconstrucción del legado de aquel “frío” 24 de enero de 1977. Así que escoltado por una bufanda gris y con la mirada perdida en el repaso de sus recuerdos, el último superviviente de la matanza de Atocha arranca la conversación recitando el texto anónimo que la fallecida Lola González Ruiz, también sobreviviente, encontró delante de la puerta de Atocha 55, oculto en una corona de flores: “Sangre, lágrimas y aquel silencio de la multitud iniciaron la democracia que nos dimos. Os fuisteis, pero disteis a nuestros hijos la herencia de canciones, risas y el dibujo multicolor de lo que hoy somos. Gracias de parte de ellos”. “El ADN de la democracia española está ahí, en la manifestación tremenda que recorrió Madrid para acompañar a nuestros compañeros muertos”, añade. El martes y el jueves se cumplen 40 años del atentado perpetrado por pistoleros de la ultraderecha contra letrados vinculados al PCE y del posterior multitudinario funeral.

La Transición era entonces un experimento en marcha y el franquismo agonizaba en medio de la violencia. ETA, los Grapo, la extrema derecha o los policías nostálgicos de la dictadura dejaban a su paso un reguero de profundo dolor. De hecho, cuando los pistoleros llegaron al despacho laboralista de CC OO, el país aún asumía la muerte, unas horas antes, de los jóvenes Arturo Ruiz y Mariluz Nájera: él, el 23 de enero, por el disparo de un ultraderechista en una manifestación proamnistía en la Gran Vía; ella, en la tarde del 24, por un bote de humo lanzado por los antidisturbios que le rompió el cráneo durante una marcha convocada, precisamente, en protesta por el asesinato de Ruiz. El general Emilio Villaescusa, además, era secuestrado ese mismo día por los Grapo, que tenían todavía en su poder al presidente del Consejo de Estado, Antonio María de Oriol. “Solamente en aquellos días de enero vi seriamente amenazada la Transición”, admitiría años después Rodolfo Martín Villa, ministro de Gobernación con Suárez.

Entonces, en ese escenario de alarma, sonó el timbre en el tercer piso de Atocha 55. Al reloj le faltaba apenas un cuarto de hora para marcar las once de la noche. “Yo estaba en el hall del despacho hablando con Javier Benavides y esperando a que comenzara la reunión de la coordinadora de abogados de barrio que íbamos a tener. Estaba de espaldas a la puerta cuando llamaron”, relata Ruiz-Huerta, que pensó, cuando vio entrar a dos hombres —uno, cubriéndose la cara con un anorak—, que alguien disfrazado venía a darles un “susto”. “Pensamos que, haciéndoles caso, no iban a hacer nada”, apostilla el último superviviente del atentado. Pero Carlos García Juliá y José Fernández Cerrá, que acababan de cargar una Browning y una Star de nueve milímetros, reunieron en el salón a las nueve personas que encontraron en las habitaciones. Y empezaron a dispararles. “De forma inopinada e imprevista, con frialdad y serenidad, conscientes de lo que hacían”, insiste la sentencia de la Audiencia Nacional que los condenó a 193 años de prisión en 1980.

Alejandro Ruiz-Huerta, último superviviente, el pasado jueves.

Alejandro Ruiz-Huerta, último superviviente, el pasado jueves. LUIS SEVILLANO

“En ese momento, yo estaba reunido con otros abogados en Atocha 49, que también eran dependencias del despacho de Atocha 55. Cuando oímos las ambulancias, bajamos a la calle y todavía recuerdo el horror indescriptible al contemplar anonadado cómo bajaban ensangrentados en las camillas a nuestros amigos y compañeros”, cuenta José María Mohedano, uno de los abogados que llevó la acusación particular durante el juicio y que jugó un papel fundamental, junto a Manuela Carmena, ahora alcaldesa de Madrid, en las negociaciones para que el ilegalizado Partido Comunista organizase el funeral y garantizase el orden. “La izquierda dio ese día una muestra de firmeza y civismo. El PCE tenía que hacer una puesta en escena y mostrar que era un partido serio y democrático. Y lo demostró”, apunta Isabel Martínez Reverte, coatura junto a Javier M. Reverte del libro La matanza de Atocha. 24 de enero de 1977. Fue una marcha silenciosa y multitudinaria. El 9 de abril, la formación fue legalizada.

El atentando dejó cinco asesinados: los abogados Enrique Valdevira Ibáñez, Luis Javier Benavides Orgaz y Javier Sauquillo; el estudiante Serafín Holgado; y el administrativo Ángel Rodríguez Leal. También cuatro heridos graves: tres que ya han fallecido (Miguel Sarabia Gil, Luis Ramos, Lola González Ruiz) y el propio Ruiz-Huerta (Madrid, 1947). “Me cuesta trabajo aceptar lo que dice [Ramón] Tamames —exdiputado del PCE— de que somos los mártires de la democracia”, sentencia Ruiz-Huerta, que remacha: “Nosotros éramos gente de bien y normal. Nos tocó a nosotros como les pudo pasar a muchos despachos de Madrid, que estaban tan inmersos en la ruptura democrática como nosotros”.

Un aspecto que ya destacó Gregorio Peces-Barba (PSOE), profesor de cuatro de las víctimas y padre de la Constitución, cuando escribió una década antes de fallecer: “No era un martirio buscado lo que les llevó a la inmortalidad, sino una exposición al peligro por tener unos ideales y desearlos para su pueblo. Los que luchaban contra las ideas, matándoles hicieron el resto. Sin desearlo los convirtieron en un símbolo”. “Los abogados eran muy conocidos porque eran muy luchadores. Era gente que podía vivir estupendamente, pero por las tardes se iban a las reuniones para resolver los problemas de los barrios”, apostilla Reverte.

La Audiencia Nacional condenó en febrero de 1980 a Fernández Cerrá y García Juliá a 193 años como autores materiales de cinco asesinatos consumados y cuatro frustrados; y a Francisco Corredera Albaladejo, secretario provincial del sindicato vertical del Transporte, a 73 años como inductor. Los dos primeros salieron en libertad condicional a principios de los noventa y el tercero murió de cáncer en 1985. Por su parte, Fernando Lerdo de Tejada Martínez, tercer ejecutor de la matanza de Atocha —que se quedó en la puerta del despacho vigilando—, nunca llegó a ser juzgado. Escapó en 1979 gracias a un permiso de Rafael Gómez-Chaparro, juez instructor del caso en la Audiencia Nacional, y desapareció para siempre.

Vinculados a los fascistas de la Falange Española de las JONS y de Fuerza Nueva, estos criminales “profesaban una ideología política radicalizada y totalitaria, disconforme con el cambio institucional que se estaba operando en España”, según remarcó la Audiencia Nacional en su sentencia. “Se sentían impunes, tenían la creencia de que toda España les pertenecía. Pensaban que no les iba a pasar nada. Eran chicos de familia de clase media, pero muy ideologizados por la extrema derecha: Blas Piñar comía con ellos y les daban doctrina”, continúa Reverte. Y termina Mohedano: “Recuerdo las obstrucciones sistemáticas del instructor para impedirnos a los abogados de la acusación que pudiéramos investigar la trama de los miembros del régimen que habían estado apoyando activamente a los asesinos”.

El 24 de enero, Jesús Duva, trabajaba en el desaparecido diario Pueblo, en la calle de Huertas, a escasos 500 metros de Atocha 55. Fue el primer periodista en pisar la escena del crimen. “Subimos las escaleras y nos encontramos a los primeros policías que bajaban desencajados, con las pistolas en la mano. Entramos en el despacho y vimos todo. Enseguida llegaron más agentes y nos echaron”, relata el ex redactor jefe de EL PAÍS, que ejerce actualmente en el Ayuntamiento de la capital como asesor de Carmena, administradora del despacho atacado ese día.

Los pistoleros, tras entrar, preguntaron por Joaquín Navarro, un sindicalista que se había enfrentado a los dirigentes de la central falangista de Transportes, pero que estaba en la cafetería de abajo. Entonces, los asesinos reunieron a todos los que estaban en el piso y los acribillaron. A Ruiz-Huerta le salvó la vida un bolígrafo Inoxcrom que llevaba en el bolsillo y contra el que chocó la bala. “Caigo y encima de mí cae el cuerpo de Enrique, que me tapa las zonas vitales. Recuerdo hacerme el muerto unos instantes y contar 100, 101, 102, 103… Hasta asegurarme a mi mismo de que no había nadie. Entonces, tengo perfectamente grabada la sensación de levantar el cuerpo de Enrique para empezar a sobrevivir”, rememora este profesor de Derecho Constitucional, sentado 40 años después en el vestíbulo del edificio de la Fundación Abogados de Atocha, delante de una representación de El abrazo, el icónico cuadro de Juan Genovés. A menos de dos metros hay un libro de firmas, donde puede leerse otro mensaje anónimo: “Para los que lucharon por nuestra libertad y por los que murieron por ello. Millones de gracias. Os debemos mucho”

  •  El asesinato de cinco abogados laboralistas en Madrid en 1977 marcó la transición española.

    “Me cuesta trabajo aceptar lo que dicen de que somos los mártires de la democracia”

    Decenas de personas, en el funeral de las víctimas, el 26 de enero de 1977. ARCHIVO EL PAÍS

     

  • Gràfic [elPeriodico]

 

Mor Zygmunt Bauman

El País, 10-1-2017- Nueve frases memorables para recordar a Zygmunt Bauman

Zygmunt Bauman: “Las redes sociales son una trampa”

El sociólogo y filósofo polaco Zygmunt Bauman ha fallecido este lunes a los 91 años en la ciudad inglesa de Leeds. Era el creador del concepto de la “modernidad líquida” y fue uno de los intelectuales clave del siglo XX. Se mantuvo activo y trabajando hasta sus últimos momentos de vida. En los últimos años ha concedido varias entrevistas a este diario. He aquí una lista con algunas de sus mejores frases:

1.Las redes sociales son una trampa”.

2.“El viejo límite sagrado entre el horario laboral y el tiempo personal ha desaparecido. Estamos permanentemente disponibles, siempre en el puesto de trabajo”.

3. Todo es más fácil en la vida virtual, pero hemos perdido el arte de las relaciones sociales y la amistad”.

4. “Hemos olvidado el amor, la amistad, los sentimientos, el trabajo bien hecho. Lo que se consume, lo que se compra “son solo sedantes morales que tranquilizan tus escrúpulos éticos”.

5. “El 15-M es emocional, le falta pensamiento”.

6.  “Las pandillas de amigos o las comunidades de vecinos no te aceptan porque sí, pero ser miembro de un grupo de en Facebook es facilísimo. Puedes tener más de 500 contactos sin moverte de casa, le das a un botón y ya”.

7. “Ha sido una catástrofe arrastrar la clase media al precariado. El conflicto ya no es entre clases, sino de cada uno con la sociedad”.

8.  “Las desigualdades siempre han existido, pero desde hace varios siglos se cree que la educación podía restablecer la igualdad de oportunidades. Ahora, el 51% de los jóvenes titulados universitarios están en el paro y los que tienen trabajo, tienen un empleo muy por debajo de sus cualificaciones. Los grandes cambios de la historia nunca llegaron de los pobres de solemnidad, sino de la frustración de gentes con grandes expectativas que nunca llegaron”.

9.  “La posibilidad de que Reino Unido funcione sin Europa es mínima”, dijo en 2011.

______________________________________________________________________

Muere el pensador Zygmunt Bauman, ‘padre’ de la “modernidad líquida” [Ricardo de Querol, ElPaís, 9-1-2017]

Con Zygmunt Bauman se apaga una de las voces más críticas con la sociedad contemporánea, individualista y despiadada, a la que definió como la “modernidad líquida”, aquella en la que ya nada es sólido. No es sólido el Estado-nación, ni la familia, ni el empleo, ni el compromiso con la comunidad. Y hoy “nuestros acuerdos son temporales, pasajeros, válidos solo hasta nuevo aviso”. Esa voz sonó lúcida hasta el fin de sus 91 años. Escribía uno, dos y hasta tres libros al año, en solitario o con otros pensadores, pronunciaba conferencias y respondía a los periodistas en entrevistas en las que había que elegir muy bien las preguntas porque las respuestas se extendían muchos minutos como en una sucesión de breves discursos. Esos sí, muy sólidos

Hablaba despacio porque pulía cada una de sus frases, un hilo de ideas que daría para más libros de los que ha firmado en su prolífica carrera. Algunos tomados al dictado, cabe creer que de un tirón. Quizás con alguna pausa de las que aprovechaba para fumar en pipa.

El sociólogo y filósofo de origen polaco (Poznan, 1925) murió ayer “en su casa de Leeds, junto a su familia”, anunció su colaboradora Aleksandra Kania en nombre de los suyos. En su larga vida sufrió los horrores del siglo XX —la guerra, la persecución, las purgas, el exilio— pero eso no le hizo conformista con nada de lo que vino después.

Durante más de medio siglo ha sido uno de los más influyentes observadores de la realidad social y política, el azote de la superficialidad dominante en el debate público, crítico feroz de la burbuja liberal que inflaron Reagan o Thatcher en los ochenta y que reventó más de 30 años después. Retrató con agudeza el desconcierto del ciudadano de hoy ante un mundo que no ofrece seguridades a las que asirse. Se refería al “precariado” como al nuevo proletariado, con la diferencia de que no tiene conciencia de clase. Figura muy respetada por los movimientos de indignados del nuevo siglo (desde el 15-M español a Occupy Wall Street), él comprendía sus motivos y se interesaba por sus experiencias, pero apuntaba sus debilidades e incongruencias, convencido como estaba de que es más fácil unir en la protesta que en la propuesta. Desconfiaba del “activismo de sofá”, ese que quiere cambiar el mundo a golpe de clic, y relativizaba el poder que se atribuye a las redes sociales, porque pensaba que el verdadero diálogo solo se produce en las interacciones con los diferentes, y no en esas “zonas de confort” donde los internautas debaten con quienes piensan igual que ellos.

Su trayectoria avalaba su autoridad intelectual. Apenas tenía 13 años cuando su familia, judía aunque no religiosa, escapó de la invasión nazi de Polonia en 1939 refugiándose en la URSS. El joven Zygmunt se alistó después en la división polaca del Ejército rojo, lo que le valió una medalla en 1945. Tras la guerra pudo volver a Varsovia, casarse con Janina Lewinson (superviviente del gueto de Varsovia, también escritora, su compañera hasta su muerte en 2009) y compatibilizar su carrera militar con los estudios universitarios, además de la militancia en el Partido Comunista.
La decepción llegó cuando se vio otra vez puesto en la diana por el antisemitismo, durante las purgas desatadas en Polonia en 1968, tras una serie de protestas estudiantiles y de colectivos de artistas contra la censura del régimen y con el trasfondo internacional de la Guerra de los Seis Días. Ese mismo año Bauman tuvo que dejar su tierra natal por segunda vez. Se instaló primero en Tel Aviv y, desde 1972, en la Universidad de Leeds (Inglaterra), de donde ya no se movió más que para explicar su pensamiento por el mundo.

Cuando llegó a Leeds, Bauman ya era una autoridad en el ámbito de la sociología. Luego se convirtió en lo más parecido a una celebridad que se puede ser en esa disciplina: fue a partir del libro Modernidad líquida, editado en 2000, el mismo año que vio nacer en Seattle al movimiento de protesta contra la globalización.

Reacio al término “posmodernidad” (porque falta perspectiva histórica para dar por terminada la modernidad), Bauman clamaba: “La nuestra es una versión privatizada de la modernidad”. Hoy la esfera pública “no tiene otra sustancia que ser el escenario donde se confiesan y exhiben las preocupaciones privadas”. Y advertía contra las “comunidades perchero”, de quita y pon, declaraba “el fin de la era del compromiso mutuo”, advertía de que “ya no hay líderes sino asesores”. Y concluía: “Cuando las creencias, valores y estilos han sido privatizados (….), los sitios que se ofrecen para el rearraigo se parecen más a un hotel que a un hogar”.

Volvió a estas obsesiones en decenas de libros. En algunos de los más recientes (Estado de crisis o ¿La riqueza de unos pocos nos beneficia a todos?), dirigió su mirada a los perdedores de una crisis que él no veía como un bache sino como el nuevo escenario. Y en su última obra publicada, Extraños llamando a la puerta(Paidós), observa la crisis de los refugiados desde la comprensión de la ansiedad que genera en la población y el rechazo a vallas y muros. El pensador volvía así a uno de los temas que más le han preocupado: el rechazo al otro, el miedo al diferente, que ya había tratado en sus primeros años en Varsovia en relación al antisemitismo.

Con su figura espigada, sus pelos blancos revueltos y su pipa en los labios, Bauman posaba ante el fotógrafo hace un año en las calles de Burgos con la actitud de una estrella del rock. Quizás era un pesimista, pero nunca fue un gruñón. Solo que nunca quiso escribir para agradarnos. Sino para agitarnos.

 

EFEMÈRIDES DEL 2017

La Vanguardia (hemeroteca)

Hace 100 años [07.11.1917]  Revolución rusa

Triunfo de la Revolución rusa: Lenin se dirige a los bolcheviques en la plaza Roja de Moscú

Triunfo de la Revolución rusa: Lenin se dirige a los bolcheviques en la plaza Roja de Moscú (Print Collector / Getty)

El triunfo de la revolución de octubre (el 7 de noviembre correspondía al 25 de octubre para los rusos, que mantenían el calendario juliano) fue un acontecimiento decisivo en la historia del siglo XX. Por primera vez, un partido surgido del movimiento obrero se hizo con el poder e implantó el comunismo, teniendo como referencia las teorías de Karl Marx y Friedrich Engels. La caída de los zares, en febrero de aquel mismo año, el gobierno provisional de Kerenski y la toma del poder de los bolcheviques, en octubre, liderados por Vladimir I. Lenin, culminó un proceso social que había comenzado a finales del siglo XIX como reacción al despotismo zarista y que conmocionaría al mundo.

Hace 50 años27.01.1967  Tragedia del Apollo I

Virgin I.Grissom, Edward H. White II, y Roger B. Chaffee, los tripulantes del Apollo I posan en Florida semanas antes del accidente

Virgin I.Grissom, Edward H. White II, y Roger B. Chaffee, los tripulantes del Apollo I posan en Florida semanas antes del accidente (HO / AFP)

La nave espacial iba a ser la primera misión tripulada del programa Apollo. El lanzamiento estaba previsto para el 21 de febrero de 1967, pero durante unas pruebas en la plataforma de lanzamiento en Cabo Cañaveral, Florida, se incendió el cohete y la escotilla de la nave no pudo abrirse a tiempo. Murieron los tres astronautas: Gus Grissom, Edward Higgins White y Roger Chaffee. La siguiente misión tripulada sería la del Apollo VII, en octubre de 1968.

Hace 50 años 02.03.1967  Muere José Martínez Ruiz, ‘Azorín’

Retrato de perfil de José Martínez Ruiz, Azorín, en los años 60

Retrato de perfil de José Martínez Ruiz, Azorín, en los años 60 (EFE)

José Martínez Ruiz nació en Monóvar el 8 de junio de 1873. La ciudad alicantina, en los valles del Vinalopó, al sur de la Comunidad Valenciana, es la frontera sur del catalán. Para algunos críticos, el entorno bilingüe de su tierra nativa fue esencial para conformar en Azorín la conciencia de pureza del idioma y la voluntad por la perfección expresiva. Su prosa clara, exigente con los pequeños detalles, de frase breve y riqueza de léxico, hizo que su obra supusiera una auténtica revolución estética. Fue el escritor más fecundo y el más leído de la Generación del 98.

Hace 25 años05.04.1992  Empieza el asedio de Sarajevo

El edificio del Parlamento tras recibir el ataque de un tanque. Imagen de Mijail Evstafiev.

Vedran Smailović tocando en Biblioteca Nacional de Sarajevo, en 1992

Vedran Smailović tocando en Biblioteca Nacional de Sarajevo, en 1992 / Foto: MIkhail Evstafief (Wikipedia)

El cerco de la capital bosniana fue el episodio central de la guerra de Bosnia-Herzegovina, quizás también de la guerra de Yugoslavia, el último gran conflicto bélico en Europa. El asedio fue llevado a cabo por las fuerzas de la autoproclamada República Srpska (serbios de Bosnia) y el Ejército Popular Yugoslavo, que dominaban las colinas que rodeaban la ciudad. Duró hasta el 29 de febrero de 1996. Se estima que murieron 12.000 personas y otras 50.000 resultaron heridas –el 85% de las bajas fueron civiles–. Durante el cerco los símbolos culturales y religiosos de Sarajevo fueron objetivo preferente de los bombardeos en un intento de borrar las huellas de la convivencia multiétnica y religiosa. La barbarie alcanzó su punto máximo con la destrucción de la Biblioteca Nacional y los manuscritos del Instituto Oriental

Hace 80 años 26.04.1937  La Legión Cóndor bombardea Gernika

La villa de Gernika destruida tras el bombardeo de la Legión Cóndor

La villa de Gernika destruida tras el bombardeo de la Legión Cóndor (EFE)

Pasadas las cuatro de la tarde de aquel lunes, día de mercado en Gernika, la Legión Cóndor alemana y algunos aviones italianos bombardearon la villa vizcaína durante más de tres horas, sometiéndola a un ataque masivo de bombas explosivas, incendiarias y ametrallamiento de sus habitantes. La ciudad fue devastada por los incendios. Las pérdidas humanas son difíciles de precisar con exactitud, aunque los estudios más recientes las cifran entre 150 y 300 muertos, la mayoría perecieron en los refugios o a causa de los ametrallamientos en campo abierto. Pero más allá del número de víctimas, Gernika ha pasado a la historia como el primer ensayo de guerra total y de destrucción sistemática de una ciudad.

Hace 80 años03.05.1937  Fets de Maig en Barcelona

 

Barricadas en los sucesos de mayo de 1937. La contrarrevolución comunista.

Conflicto civil dentro de la Guerra Civil española en el bando republicano. Las fuerzas de orden público de la Generalitat, apoyadas por las milicias del PSUC, UGT y Estat Català se enfrentan a los milicianos de la CNT, FAI y POUM. Los combates en Barcelona durante tres días, causan 500 muertos y más de mil heridos. El Gobierno de la República asume el orden público en detrimento de la Generalitat. Anarquistas y trotskistas pierden poder en favor de los comunistas.

Hace 50 años 05.06.1967  La guerra de los Seis Días

Tras meses de bloqueo y amenazas egipcias, Israel ataca por sorpresa a Egipto, Jordania y Siria, y al cabo de una campaña victoriosa y rápida, basada en el dominio aéreo, ocupa Cisjordania, la franja de Gaza, Jerusalén Este, el Golán y la península del Sinaí. La guerra preventiva desencadenada por israelíes, bajo la dirección estratégica de Moshé Dayán, permite controlar una extensión de territorio cuatro veces mayor que la de Israel y aumentar la seguridad de sus fronteras (el país sólo tenía 14 kms de ancho, pero con unas largas fronteras terrestres de 951 kms y de otros 251 kms de costa). La ocupación de los territorios en 1967 ha marcado de forma irreversible la crisis de Oriente Medio. Los israelíes devolvieron a Egipto el Sinaí y a los palestinos Gaza y una pequeña parte de Cisjordania, pero están profundamente divididos entre los que no quieren devolver nada más y los que están dispuestos a negociar.

 

Hace 50 años 05.06.1967  Se publica ‘Cien años de soledad’

Cien-años-de-soledad.jpg

 

Llega a las librerías de Buenos Aires la novela de Gabriel García Márquez, publicada por Editorial Sudamericana. Se habían acabado de imprimir el 30 de mayo con una portada improvisada de su editor Francisco Porrúa, la de un galeón en medio de la selva, porque la encargada al artista mexicano Vicente Rojo no llegó a tiempo. En la segunda edición la novela se publicó ya con la portada de Rojo. Los ocho mil ejemplares volaron en pocos días. Considerada una obra maestra de la literatura universal, es una de las obras más traducidas y leídas en español. Fue catalogada como la segunda obra más importante de la lengua castellana después de Don Quijote de la Mancha durante el IV Congreso Internacional de la Lengua Española celebrado en Cartagena, Colombia, en 2007.

Hace 25 años 25.07.1992  Juegos Olímpicos de Barcelona

Ceremonia inaugural de Barcelona 92: los atletas y el público, expectantes, en el momento en que la flecha enciende el pebetero

Ceremonia inaugural de Barcelona 92: los atletas y el público, expectantes, en el momento en que la flecha enciende el pebetero (Pedro Madueño)

Celebrados desde el 27 de julio al 9 de agosto, con la participación de 9.356 atletas (6.652 hombres y 2.704 mujeres) de 169 países, compitiendo en 28 deportes y 257 especialidades. La perfecta y modélica organización, la ausencia de incidencias, la increíble participación y apoyo de los barceloneses los convirtieron para el COI y los medios de comunicación en los mejores de la historia hasta entonces. Sin duda lo fueron para la representación española con 22 medallas (13 de oro, 7 de plata y 2 de bronce). 16 días extraordinarios, cargados de momentos inolvidables: el desfile de los atletas españoles encabezados por el príncipe Felipe de Borbón, el encendido del pebetero por el arquero Antonio Rebollo, la canción ‘Barcelona’ de Freddy Mercury y Montserrat Caballé, la mascota Cobi de Mariscal, el Dream Team estadounidense de baloncesto, el oro de Fermín Cacho en los 1.500 m, las tres prorrogas de la final de waterpolo y la ceremonia de clausura con ‘El amigos para siempre’ de la rumba catalana.

Hace 100 años 01.08. 1917 Fallece Enric Prat de la Riba

Enric prat de la riba.jpg

Diputado provincial en 1905, presidente de la Diputación de Barcelona en 1907, pasó a presidir la Mancomunidad Catalunya, (la unión de las cuatro diputaciones) al constituirse esta en 1914. En tres años, contando con magros recursos económicos realizó una ingente obra de gobierno, creando e impulsando instituciones como la Universidad Industrial, el Institut d’Estudis Catalans, la Biblioteca de Catalunya o el Consejo de Pedagogía. Su autoridad fue indiscutible, no sólo entre los parlamentarlos de su partido, La Lliga Regionalista, sino entre el resto de partidos que lo veían como el dirigente idóneo para promover el renacimiento cultural y político del catalanismo. Murió en la finca familiar de Castellterçol, Vallès Oriental, donde había nacido en 1870.

Hace 75 años 23.08.1942  Empieza la batalla de Stalingrado

RIAN archive 602161 Center of Stalingrad after liberation.jpg

El centro de la ciudad de Stalingrado tras la victoria soviética

La decisiva batalla de Stalingrado fue uno de los hitos más importantes y clave para cambiar el curso de la Segunda Guerra Mundial. Su desenlace junto a la victoria rusa en Kursk, impulsó la derrota definitiva de Alemania, que empezó a retroceder poco a poco hasta quedar reducida al área de Berlín. Stalingrado costó la vida de dos millones de soldados y más de 660.000 heridos y enfermos. Fueron seis meses sin descanso, hasta el 2 de febrero de 1943, cuando el mariscal Von Paulus, desobedeciendo las órdenes de Hitler, capituló. Rusia dejó en la pelea casa por casa 1.200.000 muertos y Alemania 740.000. Al entregar las armas, fueron hechos prisioneros 108.000 germanos y enviados a campos de concentración o a Siberia. Sólo 6.000 sobrevivieron y regresaron a Alemania.

 

Hace 50 años 09.10.1967  Muere ‘Che’ Guevara

El cadáver de Ernesto 'Che' Guevara es mostrado a la prensa para certificar públicamente su muerte

El cadáver de Ernesto ‘Che’ Guevara es mostrado a la prensa para certificar públicamente su muerte (MARC HUTTEN / AFP)

Tras una vida dedicada a la revolución, su asesinato en la selva boliviana donde pretendía conseguir “dos, tres, muchos Vietnams” para debilitar el poder de Estados Unidos, le convirtió en un mito revolucionario. El médico argentino, compañero de Fidel Castro en la revolución cubana, abandonó su cargo de ministro de Industria para unirse primero a la guerrilla del Congo y después a la de Bolivia. Tras dos años de combates fue detenido tras un enfrentamiento con las tropas gubernamentales, conducido al pueblo de La Higuera y asesinado a las pocas horas. Tenía 39 años. Su cadáver, rodeado de militares, sobre la pileta de cemento del lavadero del hospital San Juan de Malta, fue exhibido al día siguiente a la prensa para dar testimonio público de la muerte del líder guerrillero.

Hace 500 años 31.10.1517  Martín Lutero inicia la Reforma protestante

Martín Lutero clava sus 95 tesis en la puerta de la iglesia de Wittenberg para denunciar la corrupción de la Roma papal

Martín Lutero clava sus 95 tesis en la puerta de la iglesia de Wittenberg para denunciar la corrupción de la Roma papal (Herma Silver / Aurimages / AFP)

El fraile agustino Martín Lutero hizo públicas en la ciudad de Wittenberg sus 95 tesis, en las que arremetió contra la venta de indulgencias para financiar la construcción de la nueva basílica de San Pedro, y contra la corrupción en la Roma papal. Aunque según la tradición y una iconografía abundante Lutero, martillo en mano, clavó sus tesis en la puerta de la iglesia de Todos los Santos de Wittenberg, esa imagen es pura leyenda. Pero más allá de la anécdota histórica, el acontecimiento dio paso a la Reforma protestante, que rompió la unidad de la Iglesia católica, necesitada de un cambio que muchos reclamaban y que el pontificado no articuló.

Hace 75 años 26.11.1942 Estreno de ‘Casablanca’

Humphrey Bogart e Ingrid Bergman en una escena de 'Casablanca'

Humphrey Bogart e Ingrid Bergman en una escena de ‘Casablanca’ (WARNER BROS / AFP)

Aunque tuvo un estreno decepcionante en plena Segunda Guerra Mundial, el filme de Michael Curtiz se convirtió en una película legendaria, apoyada en las interpretaciones de Ingrid Bergmann y de Humphrey Bogart, que se vio catapultado a la fama mundial tras personificar el papel de héroe cínico y descreído que finalmente se une a la resistencia contra los nazis. La banda sonora también contribuyó a su éxito, especialmente gracias a la canción As Times Goes by, que se convirtió en un clásico de la música popular.

Cuba: Mor el líder de la Revolució Cubana, Fidel Castro

Portada de la revista ‘Time’ del 26 de gener del 1959 sobre el triomf de la revolució. [reproduït a Ara, 26-11-2016]

“……Morta la persona, queda el mite, el pare espiritual d’una Revolució socialista que va tornar l’orgull a una illa a qui els Estats Units tractava com el seu prostíbul i casino, el lloc per desfogar-se a menys d’una hora de vol. Amb Fidel, Cuba va resistir l’embargament al crit de “socialisme o mort” i va fer somiar generacions que hi havia una altra manera de fer, una altra política i forma d’estat més enllà del glamur i el capitalisme salvatge de l”american way of life’.

El somni castrista però, va ser per a una altra part del món un malson o, com a mínim, un somni en blanc i negre. Anys interminables de dictadura autoritària sota el botxí del seu poble, que, passada l’eufòria revolucionària, va haver d’aprendre a sobreviure amb l’escassetat material i la manca de llibertats.

Fidel ha mort en ple procés de la transició del seu país. Raúl, a qui el Comandante, ja debilitat, va nomenar substitut, va iniciar un procés d’obertura gairebé tot just després que el 2008 quedés confirmat que la seva presidència ja no era provisional perquè era clar que Fidel ja no seria capaç de fer-se càrrec de conduir un país. Al desembre, l’Havana va sorprendre el món anunciant que estava en perfecta sintonia amb l’administració Obama per establir les relacions trencades el 1959 amb l’arribada dels barbuts revolucionaris encapçalats per un jove Fidel, acompanyat de Raúl i d’Ernesto ‘Che’ Guevara.

Fidel va ser el gran absent d’aquest anunci qualificat com a “històric”. Tampoc no va aparèixer a la fotografia de l’acte de rebuda oficial dels espies cubans alliberats pels Estats Units, com a part de l’acord. “Fidel ja no mana des de fa anys”, deien els seus seguidors per justificar el buit. El 8 de gener, en la commemoració del 56è aniversari del triomf de la Revolució, Raúl no va voler fer grans festes i encara menys es va deixar veure el Comandante.

Fill d’una família burgesa amb orígens gallecs per part de pare i canaris per la banda materna, Fidel va néixer el 13 d’agost del 1926 a la petita localitat de Birán, al sud-est de l’illa, a 800 quilòmetres de l’Havana i 100 de Santiago de Cuba. La seva és la història d’un revolucionari il·lustrat, doctor en dret, que va gaudir d’una bona vida gràcies als profitosos negocis del pare en el sector de la canya de sucre.

Però tant a Fidel com Raúl els bullia la sang veient el seu país en mans d’inversors nord-americans, que consideraven Cuba un estat més amb el consentiment de Fulgencio Batista. A principis dels 50, els dos germans creien encara que seria possible la democràcia, però de seguida van adonar-se que el dictador no tenia cap intenció d’obrir-se a la participació ciutadana, fins al punt que el 1952 va suspendre unes eleccions. Els Castro van intentar-ho per la força, abraçant la revolució armada i assaltant la caserna de Moncada. Però van tornar a fracassar i Fidel va ser condemnat a 15 anys de presó –Raúl a 13– per un delicte d’insurrecció. Per ajustar-se a la realitat, Fidel va patir un cop militar però una victòria popular perquè el seu nom va començar a ser conegut per la ciutadania. En el seu judici, el Fidel advocat va decidir autodefensar-se i en el torn de l’última paraula ho va aprofitar per pronunciar un al·legat en contra de la dictadura: “La història m’absoldrà”. La història, per a ell, comença ara que l’haurà de jutjar.

Llavors la pressió internacional va fer que Batista s’ho repensés i concedís un indult dos anys després a Fidel, que tan bon punt va ser lliure va fugir amb Raúl a Mèxic, on es va trobar amb el Che, un jove metge argentí. Prenia així forma el pinyol del grup de joves revolucionaris que van aprendre tècniques militars a la cubana Sierra Maestra, on va arribar amb l’històric vaixell ‘Granma’ (que donaria nom al diari oficial del règim) amb tan sols 80 homes.

El grup va créixer i ja alliçonat militarment van donar el cop de gràcia a la dictadura cubana amb una operació que va arrencar a Santiago i va avançar fins a l’entrada triomfant a l’Havana. Era l’1 de gener del 1959 i el règim dictatorial havia estat incapaç de frenar l’ímpetu dels joves, nacionalistes cubans, antiimperialistes i amb voluntat d’implantar un règim socialista. La democràcia tampoc no estava entre els seus plans i un mes després Fidel assumia el comandament del país, que el 1961 assumia els principis marxistes-leninistes com a regla vital i la llavors poderosa URSS com a referent que calia seguir. Era la resposta a l’intent de Washington d’acabar amb ell amb la invasió de badia de Cochinos.

El nou govern va engegar grans reformes, amb la nacionalització de terres, empreses i propietats. Els serveis de salut i educació quedaven garantits per primer cop a l’illa, que fins ara han mantingut un elevat nivell de qualitat, malgrat les dificultats sorgides arran de l’embargament que els Estats Units van decretar l’octubre del 1960.

Ni la crisi dels míssils ni les dificultats econòmiques en què el bloqueig va deixar l’illa van fer que Fidel cedís en els seus plantejaments polítics i revolucionaris, de manera que va mantenir-se ferm en els principis de col·lectivització i justícia social, que han tingut, sent sincers, una creu en forma de ciutadania poc incentivada perquè l’esforç tampoc no acaba premiant-se amb més riquesa i benestar.

La desaparició del gran aliat soviètic començada la dècada dels 90 va empitjorar encara més les condicions de vida dels cubans, que, com ja havien fet amb d’altres crisis, van intentar espavilar-se lluny de la càlida Cuba jugant-se la vida com a ‘balsers’ amb els domèstics vaixells amb què milers d’aquests cubans van aconseguir arribar a la costa nord-americana.

Castro no es va deixar enlluernar per les reformes de la ‘perestroika’ que Mikhaïl Gorbatxov va implantar des de Moscou. A Cuba, l’orgull revolucionari va quedar intacte entre els líders polítics i militars, que van apostar per continuar per la vella via socialista. “Socialisme o mort”, deien a l’Havana.

Però el 2006 les forces i la biologia van obligar Fidel a renunciar a la presidència. La seva imatge d’avi, amb caigudes en mig d’un acte públic, va facilitar la transició política i, tot i que el poder va quedar a casa, en mans de Raúl, aquest nou president va iniciar tímides reformes per permetre la iniciativa privada. El 17 de desembre del 2014, el petit dels Castro posava la primera pedra d’un nou règim amb l’acord per restablir les relacions amb els Estats Units. Sense Fidel. Cuba reneix sense el Comandante.”

Immigració i asil

Cientos de migrantes son rescatados en medio del Mediterráneo por la ONG MOAS. / /Francesco Malavolta (AP) [El País, 6-11-2016]

  • Ya no es una población de paso [Juan Iglesias, El País, 19-11-2016]

La población de origen inmigrante se ha mantenido estable durante la crisis, pasando de los 6,4 millones en el año 2009, el 13,8% de la población española, a los 6,6 millones en 2015, 14% del total. Así, a pesar de que se agitó el “fantasma” del retorno al comienzo de la crisis, los inmigrantes han apostado por continuar sus proyectos de arraigo en España, a pesar de las malas condiciones. Un dato representativo de esta situación es el crecimiento en el número de naturalizaciones en España. Así, si en 2008 el porcentaje de inmigrantes nacionalizados en España era del 17%, en el año 2016, ese porcentaje casi se ha doblado, y ya es del 33% (INE, 2016).

Un 45% de las mujeres inmigrantes trabajaban en el sector de cuidados domésticos, y entre las que tenían trabajo, solo un 34% trabajaban con contrato indefinido. Parecidas situaciones, se hallaron en una encuesta similar a inmigrantes ecuatorianos del año 2015, realizada por Ikuspegui (UPV) e Instituto de Migraciones (Comillas).

La población inmigrante se asienta principalmente en los barrios populares de las grandes ciudades españolas. Barrios que acumulan muchas de las peores consecuencias de la crisis: altas tasas de desempleo, temporalidad y precariedad, recortes en el gasto social, ausencia de expectativas, etc. Y aunque la convivencia entre población nativa e inmigrante en España es hasta el momento, positiva, los estudios realizados durante la crisis muestran un cierto repunte de posiciones xenófobas y de dificultades de convivencia. Un repunte concentrado, precisamente, en los sectores populares nativos, que son los que más se han visto afectados por la crisis y el desempleo.

La combinación de estos dos elementos, arraigo y precariedad, plantea la necesidad de promover un nuevo ciclo expansivo en políticas de integración social. La inmigración en España ha dejado de ser una población externa, o de paso, y se ha convertido en parte consustancial de la sociedad actual, de su presente y de su futuro. Una población que está incorporada de lleno en sus principales instituciones sociales: mercado de trabajo, barrios, familia, escuelas, organizaciones, negocios, etc. Una realidad que conduce, no solo a cambiar la imagen tradicional que tenemos sobre nosotros mismos como sociedad, por otra más plural y diversa, sino también a asumir que la política de integración social, ya no es, solo, una política para inmigrantes, sino sobre todo una política de estado esencial para el futuro.

En línea con el último plan nacional de ciudadanía e inclusión, PECI 2011-2014, se trataría de impulsar políticas de cohesión social y de gestión de la diversidad. Destinados a la población de origen inmigrante, como por ejemplo puede ser la protección de las trayectorias educativas de los hijos de inmigrantes. Y otros más generales o transversales, destinadas al conjunto de la ciudadanía, como puede ser la inclusión de la diversidad como competencia básica en el currículum educativo, o la mejora de las condiciones laborales. También políticas que tengan como ejes centrales de actuación la Escuela, el barrio y el mercado de trabajo, que es donde se está jugando la convivencia y la integración.

Hay que recordar que el Fondo de Apoyo a la Acogida e Integración de los Inmigrantes y al refuerzo educativo (FAIIRE), clave en el transvase de recursos hacia los diferentes niveles de la administración del Estado, se ha visto recortado intensamente durante la crisis, hasta su práctica desaparición a partir de 2012.

 

  • Un horizonte demográfico demoledor [El País, Ana Carbajosa, 19-11-2016]

La inmigración es un elemento relevante de la ecuación demográfica, que en el caso español es demoledora. Nuestra pirámide de población recuerda cada vez más a una seta. Tenemos pocos hijos y el país no deja de envejecer. La inmigración palió unos años puntualmente el problema pero no lo solucionó.

Entre 2000 y 2008, llegaban 600.000 extranjeros al año, lo que representó más del 90% del crecimiento poblacional, según un estudio publicado por Teresa Castro-Martín y Teresa Martín García.

“La baja fecundidad no es coyuntural; se va a quedar así”, explica Castro, investigadora del CSIC que añade que España es de los países donde las mujeres tienen el primer hijo más tarde. Esta edad ha ido subiendo desde los años 70 y con la llegada de inmigrantes se estabilizó. Pero luego llegó la crisis y las extranjeras también esperaron para tener a su primer hijo.

La falta de estabilidad laboral es el gran problema, piensa Castro. “La clave es que en España se empiece a cotizar antes. Mientras en otros europeos jóvenes tienen hijos, aquí encadenan becas mal pagadas. Defiende también “

políticas de igualdad muy fuertes”, entre otras escuelas infantiles asequibles, permisos de paternidad iguales e intransferibles, racionalización de horarios y ayudas para dependientes.

Carmen González Enríquez, investigadora del Real Instituto Elcano piensa que la baja natalidad es un problema grave, pero “hasta ahora, ningún Gobierno se lo ha planteado en serio, porque los frutos son a largo plazo. Cree que el Gobierno debe plantearse cómo atraer mano de obra extranjera, pero que sin un cambio en la estructura productiva será insuficiente. “La inmigración del boom no bastó para alimentar el sistema de pensiones porque los salarios eran muy bajos”.

Propone visados de ida y vuelt y permisos de residencia para quienes acaben sus carreras en España.

Estats Units (eleccions 2016)