Author Archives: mtorra14

Revetlla

Tot i haver-ne sortit feia ja una hora, encara recordava aquella musiqueta. Encara podia observar una fina capa de núvols a través de la penombra. Somorta i abatuda, caminava cap a casa. Anava amb un pas ràpid. Veia com les sabates començaven a causar ferides als peus, però eren tan maques… Negres com la nit, no eren gens barroques més aviat senzilles, però precioses. No sé perquè però l’escena semblava la d’una pel·lícula policíaca, no sabia què podria passar després.

Patrícia Ortin

L’expressió de la felicitat

L’expressió de la felicitat

Amb prou feines podia distingir entre tota aquella gent el seu cabell abundant, només el serrell entremaliat es divisava a la llunyania de les Rambles. Va fer un pas ràpid i forçat com si anés a caure i va donar un cop a una senyora gran, que amb cara de pocs amics el va amenaçar. Educadament i amb el seu subtil encant va dibuixar-li un somriure gens forçat. Els seus llavis molsuts d’un color més aviat lila a causa del fred, van demanar disculpes i així un cop més va ensenyar aquelles dents perfectament alineades i blanques. El seu nas es va deixar veure entre el cap de dos homes molt ben vestits, era un nas gran amb molta personalitat, semblava que no volgués ser menys que la resta de la seva expressió perfecta, com si volgués també formar part d’aquella bellesa. Tot i ser un nas gran jo el trobava especialment maco.

Només llavors, com cada divendres que ens trobàvem, em va mirar sense deixar de somriure. Les llums de Nadal dibuixaven petites ombres i definien el seu perfil fantàstic, cada traç de la seva cara restava harmònic amb l’entorn. Ell no era un més d’aquell carrer, era part de la naturalesa d’aquell racó de Barcelona, acolorit i amb un ambient nadalenc que feia feliç a qualsevol. Sense adonar-me’n ja el tenia agafant-me de la mà i  llavors, com de costum, em vaig veure envoltada per una felicitat inexplicable. Vaig buscar els seus ulls, l’última facció d’ell que em faltava  per mirar, l’última peça del trencaclosques, un conflicte intern per no debilitar-me per allò que més m’estimava del seu físic sublim. Verds i pacífics, em van mirar. Era difícil esbrinar què era el que amagaven, què era el que volien dir; eren incerts, grans i poc expressius. Però res no em feia més contenta que tenir-lo amb mi. Tots dos, envoltats de gent i sense res a dir, res més que mirar i descobrir.

 

Anna Aparicio

Les mans

Els seus ulls negres i profunds estaven clavats en algun indret d’aquella habitació tan clara i extremadament neta. La seva mirada semblava fondre’s en els mil racons que a cada segon recorria amb inquietud. Jo me’l mirava curiosa, alguna cosa en ell m’era properament familiar. Les seves faccions eren suaus, tot i que alguna cosa em deia que no sempre ho havien estat.

El front era recte, llis, baixava alçat fins el començament del seu nas, un nas petit i punxegut que semblava mirar eixerit cap al cel. Vaig fixar-me en la seva pell pàl·lida, era tan fràgil  que fins i tot em costava fer-me la idea d’arribar a acariciar-la. I a poc a poc vaig anar recorrent la seva figura fins arribar a les mans. Les seves mans van captar la meva atenció de forma sublim.  Eren unes mans molt expressives. No sé per què percebia que eren el seu mitjà més pur d’expressió. Les mirava embadalida, hipnotitzada per una espècie d’admiració injustificada i que cobrava estupidesa progressivament. Els seus dits interminables i llargs es retorçaven enllaçant-se entre ells. Les mans em transmetien el seu nerviosisme, les ganes de posar-les en alguna cosa que ocupava el seu cap en aquell moment, algun pensament que perseverava dintre seu. La pell que recobria aquelles delicades mans era encara més blanca i jo podia guaitar el recorregut de les seves venes, que eren primes i sobresortien lleugerament com intentant trencar la capa fina que les separava de l’exterior.

La imatge d’aquelles mans em va continuar perseguint un cop vaig haver sortit a l’exterior. Eren tan perfectes que no podia haver imaginat que poguessin existir. La simetria que presentaven feia que totes les altres coses em semblessin imperfectes, vulgars i simples.

Tot i així no veia cap complexitat especial en aquelles dues extremitats, hi veia bellesa i obsessió. Obsessió per posseir-les, perquè ningú no pogués arrabassar-me el sentiment que em provocaven. Algunes imatges ens queden al cap per sempre més i, encara que intentem desenganxar-nos-en, elles insisteixen a no abandonar els nostres pensaments. Jo ho sabia. Aquelles mans em perseguirien durant molt de temps, i jo, pobre de mi, les continuaria buscant impacient entre la multitud d’aquella ciutat.

 

Irene Miràs G

El tren de les 7.24

El primer dia que la vaig veure era dimarts. I ho sé perquè en els darrers mesos cada dimarts me l’he trobada al mateix vagó del mateix tren, totes les setmanes. Sempre passa el mateix, mai no canvia. I encara que vull que avanci, jo no faig res per variar els fets.

Cada dimarts agafo el tren de les 7:24h amb puntualitat i pujo al vagó número 9 direcció Manresa. M’assec en l’únic seient lliure que trobo, però fins i tot abans de treure’m la jaqueta, miro per veure si la puc trobar on sempre i, com tots els dimarts, és massa lluny de mi. La miro. És asseguda al costat de la finestra, capficada en un llibre que sempre llegeix amb molta atenció. La cosa que més em fascina de tot el seu ésser és la seva cabellera llisa i llarga, que li cau suaument més enllà de les espatlles. Al seu costat un home dorm tranquil, com si no s’hagués ni fixat en ella, com si ni tans sols s’adonés que és assegut al seu costat. Semblo l’únic impressionat per la perfecció de la seva cabellera rossa. No sé quanta estona em passo mirant-la, mentrestant faig veure que miro un diari que un jove m’ha donat a la porta de l’estació. I llavors, en sortir del túnel, el sol omple el vagó tímidament i fa que els seus cabells es tornin més clars i brillin com petits diamants que podrien cegar a qualsevol que els mirés. De vegades, com nerviosa, s’agafa un floc de cabells i se l’enrosca amb els dits, coqueta, com si no sabés tota la bellesa que desprèn amb aquell gest. Mai no li veig la cara però això no fa que deixi d’estimar-la. Arribo a la meva parada. M’aixeco i vaig cap a la porta, sense deixar de mirar-la ni un segon, esperant que ella tanqui el llibre i em dediqui una sola mirada. Però això no passa mai. Ja fora del tren, continuo mirant-la fins que les portes es tanquen. I des del moment que el tren es perd de la meva vista, desitjo que arribi el dimarts següent.

Vull saber qui és, com es diu, per què agafa sempre el tren a aquella hora o, simplement, on va. I així cada setmana. Un altre cop, demà serà dimarts i -qui ho sap?-, potser m’atreveixo a parlar-li, demà.

 

 

 

Núria Lite Muñoz

Mensaje en una botella (sin eses)

Querido océano:

La verdad, no tengo mucho que contar. En un trozo de tierra rodeado de mar, no puedo divertirme. Me encantaría averiguar quién leerá la carta por primera vez. A mi alrededor puedo ver comida (ya caducada), un botiquín que llevaba encima para curar alguna herida, un marco en el que todavía puedo apreciar la cara de mi hija y mi mujer y una barca totalmente dañada, que trato de arreglar para poder abandonar el lugar donde me encuentro. El objetivo del viaje era llegar a California para ver a mi familia, ya que hace un año que no la veo. Pero al parecer nada ha ocurrido como había planeado. Ahora me doy cuenta y extraño la felicidad del momento en el que hubiera entrado por la puerta y me hubiera encontrado aquello que yo realmente me llevaría a cualquier parte del mundo, mi familia.


Sandra Rojas Bricio, 4t B


Seis historias a “cuatro manos”

1.

Era una mañana soleada, y nada más abrir los ojos decidí salir a la calle. Inesperadamente me choqué con la ambulancia que venía a buscar a la niña pequeña del ático. Aquella preciosa niña graciosa y cariñosa que sufría leucemia. El choque me provocó un dolor agudo en la pierna izquierda, pero en mi cabeza sólo se reflejaba el rostro pálido de la niña mientras la subían a la ambulancia. Aquella niña no se merecía padecer una enfermedad tan grave, era demasiado joven para abandonar el mundo o para mal vivir en él rodeada constantemente de tratamientos y hombres con bata blanca.

A veces pienso que la vida es como un soplo de aire, se puede esfumar en un simple suspiro; da igual la edad que tengas o los momentos que hayas vivido, el final siempre es el mismo: el vacío.

Empezada y terminada por Carla Torner, 4t C

2.

Un pequeño de talle puede llegar a estropear los grandes momentos. Una simple palabra fuera de contexto o algo tan perfecto como una sonrisa cuando no conviene puede hacer que el corazón te dé un vuelco. Sí, aquella respuesta que me dio cabizbajo y con un hilo de voz me hizo comprender que durante todo aquel tiempo me había mentido y yo, como una ingenua, había creído todos sus engaños. Algunas personas me lo habían dicho, que él no era nada sincero, que a la mínima me aprovechaba y me usaba a su favor. Pero nunca me importaron las palabras de la gente, era algo que sólo nos incumbía a nosotros dos y cuando me miraba con esos ojos… No podía ni imaginar que me estuviera utilizando. Tendría que haber hecho caso a la gente y no me hubiera sentido tan estúpida. Pero ahora ya es tarde para arrepentirme, lo mejor será quitarse las lágrimas del rostro y sonreír de nuevo.

Empezada y terminada por Mireia Merideño, 4t C

3.

Sentada en la arena observaba el ir y venir de las olas, el sol brillando en el horizonte y los niños jugando con la pelota. Sabía que se acercaba el final de este maravilloso verano, y tendría que volver a la rutina de siempre, a esa horrible rutina que absorbía mi tiempo por completo y me privaba de vida social fuera del trabajo. Así es la vida… unos minutos en aquella playa y sólo quedaron en el recuerdo junto a muchos más momentos como éste. Recuerdos de un verano que para muchos caería en el olvido pero no para mí.

Empezada y terminada por Júlia Rivas, 4t C

4.

Estaba tumbada en la cama, pensando en aquella llamada que había terminado hace 10 minutos. Pensando en su voz al otro lado del teléfono, mientras la mía se quebraba y me impedía decirle aquellas palabras que había ensayado durante meses. Esta ocasión puede que no se me vuelva a presentar, pero aún así no me rendiré. Estaba deseando gritarle que le quiero desde el mismo día en el que le conocí, y que aunque siempre hayamos sido amigos siento que algo dentro de mí ha cambiado. Pero ya llegaba el momento adecuado. Ese momento en el que su boca se acerque a la mía y nos podamos besar intensamente. No sé si él siente lo mismo que yo, pero lo que sí sé es lo que de verdad yo siento.

Empezada y terminada por Carla López, 4t C

5.

Me encontraba encerrada en una habitación apacible, rodeada de oscuridad, pero no era capaz de conciliar el sueño. Entonces me puse a pensar sobre lo que haría mañana, en que tal vez lo que me había quitado el sueño no merecía la pena. Cada vez que intentaba dormir y cerraba los ojos, me venía a la mente aquella imagen. La imagen de él y ella, traicionándome, dejando de lado mis sentimientos. Abandonándome a mi suerte sin ningún recurso para salir de aquel sufrimiento. Al fin y al cabo, aunque fuera la persona a la que más he querido en este mundo, era un chico más. Pero ella… sangre de mi sangre, mi propia hermana! No sé si algún día lo superaré, mientras tanto me adaptaré a lo de siempre.

Me levanté con paso tambaleante, agarré el frasco de pastillas del cajón de la cómoda y otra noche más concilié el sueño a base de tranquilizantes.

Empezada y terminada por Maria Llauradó, 4t C

6.

Últimamente sueño cosas extrañas, no sé si todo esto será realidad o no. Creo que es culpa del estrés al que estoy sometida estos días. Tanto trabajo no puede ser, tanto agobio no puede ser… Así no se puede vivir, esto no es sano. Tendré que pensar en hacer un cambio de vida. Quizás un piso nuevo, en un país nuevo, tal vez Grecia o Turquía; un lugar con aires diferentes a los de aquí. Con costumbres diferentes y gente nueva a la que conocer, y así poder olvidar todo lo que tuve que pasar.

Empezada y terminada por Andrea López, 4t C

Parecía un día más

Por aquel entonces, yo trabajaba en una pequeña sucursal financiera de un barrio céntrico de Barcelona. Una tarde, mientras me encontraba encerrada entre las cuatro paredes de mi despacho con el papeleo rutinario, alcé la vista por encima de mis anteojos y pude ver entrar a un hombre alto, apuesto y bien vestido. Tenía un cierto aire hostil y parecía estar buscando a alguien con la mirada así que decidida me levanté de mi silla y me acerqué a él con mirada severa, contoneándome cual pantera sigilosa, para poder verle de cerca. Parecía que aquel desconocido surgido de la nada tenía clase y llevaba a las vecinas locas, las pude escuchar cuchicheando a cerca de él mientras yo seguía avanzando con paso firme.

En cuato me vio aparecer se puso bastante nervioso y cuando le pregunté qué es lo que deseaba sacó un pañuelo del bolsillo para secarse las gotas de sudor que corrían libremente por su frente desde hacía ya un buen rato. No me supo responder con claridad, se le mezclaban las ideas en los labios y no pudo salir de su enjambre de explicaciones, así que le pedí de buenas maneras que, por favor, fuese tan amable de abandonar la sucursal si no deseaba ninguna ayuda ni información que le pudiéramos ofrecer ahí. No me daba buena espina.

El director del banco se acercó a mí nada más traspasar la puerta de salida aquel misterioso hombre. Nos había estado observando durante toda la conversación. Me invitó a pasar a su despacho y una vez allí me explicó que aquel hombre de buen ver era uno de los tantos nuevos trabajadores de la competencia y que sólo había venido hasta nuestra sucursal para tratar de atrapar clientes. Me felicitó por mi trabajo y mi rápida capacidad de reacción ante la presencia de aquel chico. Me dedicó una sonrisa.

La visita inesperada de la competencia a nuestra humilde sucursal había traído resultados formidables.

Maria Llauradó, 4t C

En comisaría

(Completar el diálogo. En el texto original Tiempo de silencio, de L. Martín Santos sólo aparecen las intervenciones del policía en negrita.)

—¡Buenos días!

¿Por quién pregunta?

—Por Antonio, mi Toño. Yo soy Sole, su novia. ¡Ay, Dios mío, la de veces que le habré dicho que no robe! ¿Me dejaría usted pasar un momentito?

No. No se puede.

—Sería solo un minuto.

¿Usted qué es de él?

—Se lo acabo decir señor…, me llamo Soledad Jiménez. Soy su pareja. Mire, usted déjeme pasar un momentito de nada, yo entro, le dejo este bocadillo de jamón, el paquete tabaco y me voy por donde he venido. Seguro que ahí dentro no dan ni las migas de pan, ¿sabría usted qué ha comido hoy mi Toño?

No. No puedo decirla nada.

—Pero regístreme, si ya ve usted, que solo llevo e tupper y unos ahorrillos.

¿Usted qué es de él?

—¿Pero usted no me escucha o qué? ¡Soy Solé! ¡La novia! ¿Cuánto tiempo va a estar ahí metido? ¿Lo van a sacar ya? ¡Dígame algo ya, por favor!

No se apure señorita. Todo acaba siempre arreglándose… Se lo digo yo que las he visto de todos los colores.

—Pues mira, ya esta, solucionado. Le dejo a usted, que es un buen hombre, el bocata, el tabaco y ya se lo dará usted a él ahora. Ah y otra cosa, dígale si puede, que a su madre le ha ido muy bien la operación de varices, que ya está en casa y que la mujer no da para más disgustos.

No puedo pasarle ningún recado.

—Vale, pues nada hombre. Pero dígame, ¿qué van hacer con él? No se lo llevaran a Alcalá Meco, que tal y como están las cosas…

No, no es grave.

—¿Cuándo saldrá?

Todos están incomunicados las setenta y dos horas.

—¿¿¿¡¡¡Tantas, 72???!!!

Sí, setenta y dos horas.

—¡Pobrecito mío, llevará todo el día sin comer, me lo vais a devolver en los huesos! Vaya noche más mala habrá pasado ahí dentro.

Lleva sólo tres horas.

—Mentira, lleva desde las 11 de la noche pasada.

¿Quién se lo ha dicho?

—Pues… una señora del barrio, que lo vio todo anoche. Bien lo sabe usted.

No, yo no lo puedo saber.

—Señor… —Sole mira la placa—, señor Fernández, no se imagina cómo lo estoy pasando.

Ya le he dicho que no puedo ayudarle. Lo siento.

—¡Ay Dios mío! Me va a dar algo.

Usted no se preocupe.

—¿Cómo que no me preocupe? ¡Claro, como no le pasa a usted!

Usted váyase tranquila y a dormir.

—¿Y qué haré esta noche yo sin él? ¡A saber si ahí dentro le van a torturar o algo!

Usted no debe llorar con esos ojos.

—¿Y si le enganchan otra vez a la droga? Que ya tuvimos muchos problemas, y ahí dentro hay de lo malo!

No se lo tome tan a pecho.

—Seguro que le pegan, como tiene esa cara de angelico.

Ya le digo yo que es imposible. Si no fuera imposible…

—Mire, yo… esto que quede entre nosotros. Le invito aquí, al bar de mi cuñao y luego usted le pasa el tupper a mi Toño.

¡No faltaba más!

—Pero ¿por qué no? Si será un momento, el bar está en esta esquina.

Absolutamente imposible.

—Bueno, pues nada, muchas gracias por toooda su ayuda…Ya volveré mañana.

Claro que sí. Puede usted volver mañana.

—Pues nada, ya volveré. ¡Acuérdese de mí! Que no me gustaría tener que explicarle todo esto a otro guardia.

¿Cómo dijo que se llamaba usted?

—¡Sole, señor, Soledad Jiménez!

Cristina Leiva, 3r C


Notas, apuntes… (de registre formal a col·loquial)

La verdad es que estos apuntes míos están re­sultando demasiado desordenados, y hasta se me ocurre que caóticos, tal vez a causa del desarreglo general en que todo se encuentra hoy, del ner­viosismo que padecemos y de la incertidumbre con que se trabaja. Cuando, con más sosiego y en condiciones más normales, pueda yo redactar el texto definitivo de mi libro, habré de vigilarme y tener mucho cuidado de presentar los aconte­cimientos, no revueltos, como ahora, sino en su debido orden cronológico, de modo que aparez­can bien inteligibles y ostenten el decoro formal exigido en un relato histórico. Después de todo, no importa: estos papeles no son sino un ejer­cicio, como el de los músicos cuando templan su instrumento, o a lo sumo recolección de materia­les, borrador y anotación de detalles para no olvidarme luego de lo que se me ocurre y debo retener. Por lo demás, solo yo tengo que manejarlos.

Francisco Ayala, Muertes de perro

Sinceramente estos apuntes son un desastre, hasta caóticos. Tal vez sea porque el mundo en el que vivimos está hecho una mierda por la inseguridad con la que trabajamos. Cuando tenga tiempo y esté más tranquilo, escribiré mi libro, tendré que vigilar cómo lo presento, ordenado, para que la historia de lo que pasa tenga sentido. Pero bueno, ¿qué más da? Son sólo apuntes para mí, para tener más recursos cuando no tenga ninguna inspiración.

Adrià Pérez, 4t C