No todo es lo que parece

blau

Las apariencias engañan. Más que nada, porque las personas tendemos a escondernos detrás de una máscara, que tan sólo nos quitamos en contadas ocasiones. ¿Por qué? Quizás sea por el miedo. Miedo a lo que puedan pensar los demás. Miedo a su indiferencia. Miedo al éxito. Miedo al fracaso. Qué más da; todos tenemos miedo por igual.

Entonces, ¿por qué criticamos a los demás por la máscara con la que se cubren? Nosotros también llevamos una. Quizás todo venga a raíz del miedo, e intentamos hacer creer a los demás que guardar las apariencias es de covardes, para que no descubran que nosotros es o que hacemos.

Igual que el blanco a veces parece negro, igual que el rojo a veces parece azul; las personas a veces parecen lo que no son.

Júlia Rivas, 4t C

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *