Redacciones AO, curso 2016-2017

8) Texto narrativo en primera persona: Anécdota cómica en un tren

Abril Valenzuela:

Se dice que esperando el tren puede pasar cualquier cosa…

Era el día de nochebuena. Ya habían pasado dos semanas desde que Emily y yo estábamos en Palermo de vacaciones.

Era hora de irnos, nos despertamos bien temprano para tomar el tren a primera hora. Llegamos a la estación de tren, Emily fue a comprar los boletos de tren, yo me fui a sentar a uno de los bancos que se encontraban frente al andén. Aún no llegaba el nuestro, le faltaban 2 horas y 30 minutos para llegar.

2 horas y 30 minutos en los que podía pasar cualquier cosa…

En efecto, sí que pasaron cosas, de hecho muy bonitas. Una mujer con vestido blanco, con flores azules, esperaba a alguien, a alguien especial al parecer. Llegó un tren del cual bajó un hombre con traje y una docena de rosas en la mano, ese hombre era el que esperaba la mujer de vestido blanco. Corrieron uno hacia el otro, se abrazaron… Todo parecía sacado de una telenovela de aquellas que te roban el corazón. Todo era tan bonito… De pronto el hombre se arrodilla y adivinen qué paso, algo que todos se esperaban al ver a esa hermosa pareja… ¡Él le pidió matrimonio!

La pareja se fue feliz, y era de esperarse, ¿quién no estaría feliz con algo así el día de nochebuena?

Después de tanto rato, el tren llegó, nuestros padres nos esperaban en casa, con toda la familia para poder celebrar la Navidad juntos.

Fue increíble ver a toda la familia reunida en un mismo sitio, en un día tan especial. Nunca había pasado algo así. Era la primera vez en la que estábamos todos juntos. Después de aquella escena de enamorados creo que nada podría faltar.


Paula Barrachina:

Mientras estábamos en la estación de tren de Japón, me entraron ganas de ir al baño, cuando fui a tirar de la cadena: HORROR!!! Aquello, parecía un panel de la nasa y todo estaba escrito en japonés. Solución: Pensé para mí, aquí hay mogollón de botoncitos escritos en un idioma que no entiendo, entonces vi un botón gordo resaltado de color rojo y, en inglés ‘’PUSH’’ así que esto debe de ser para algo importante. Ni corta ni perezosa y pensando que había escogido bien le doy al botoncito rojo, de  repente empieza una sirena: ninoninonino… ¡Madre mía! La que he liado.

Com ya no tenía mucho que perder  empecé a tocar todos los botones escritos en japonés y allí empezó a saltar agua,  a sonar pajarillos.. así que salí fuera y todas las japonesas que estaban maquillándose se me quedaron  mirando, yo me dije: sal de aquí antes de tener un problema gordo y le dije a mi amiga: ¡corre! Ella me pregunta: ¿has sido tú la de la alarma? No necesitó una respuesta. Los policías salían como champiñones de todos  lados.

Más tarde,  un japonés me dijo que seguramente había apretado la alarma antivioladores… ¡TIERRA TRAGAME!


7) Microrrelato 

Premi literari Sant Jordi 2017

Abril Valenzuela:

Miedo

Aquella sensación fue inquietante cuando sentí que algo recorría mi cuerpo y no vi nada a mi alrededor. Quizá era algo desconocido o algo que las personas evitamos por no sentirnos vulnerables hacia aquello que nos rodea, a aquello que tememos enfrentar, a aquello que pocos logran aceptar.

Aquello que evitamos es el miedo, el miedo  lo que no existe, a lo que nuestra mente imagina, el miedo a algo que no está o probablemente nunca esté, o quizá también a aquello que algún día nos sucedió y nuestra mente intenta olvidar.


Alex Ferré:

Esa sensacion fue de insatisfacción…

Quiero gritar a todos que soy feliz. Soy feliz cuando río y cuando lloro. Soy feliz cuando me levanto cada día y abro las ventanas. Cuando respiro fuerte y el viento llega a mi cara. Cuando no me siento solo porque estoy contigo. Lo peor es cuando me despierto de este maravilloso sueño.


Paula Barrachina:

Aquella sensación fue aterradora e increíble. Estaba yendo hacia mi casa cuando oí una voz masculina. El hombre bajó del coche y me siguió, yo con miedo eché a correr. Miré hacia atrás para ver si aún venía… cuando de repente choqué con algo. Levanté la mirada y lo vi. Me vio con miedo y me abrazó. De repente se oyó la voz del hombre.

-¿Dónde estás preciosa?, vamos que no te haré nada.

-¿Pasa algo? Está conmigo

El hombre sopló y se fue, con lágrimas en los ojos le abracé dándole las gracias y él me correspondió.


6) Sí puedo

A partir de la lectura del relato de Jorge Bucay, “El elefante encadeno”, escribe una historia en la que se demuestre que si uno quiere conseguir algo, aunque existan miles de miedos u obstáculos, puede.

Paula Barrachina:

Llegó es día. Mi amiga no se atrevería a dejar a su novia ya que llevaban mucho tiempo juntos.

– No puedo- me dijo.

– Claro que sí, solo que no te atreves, debes enfrentarte a tus miedos y enfrentarte a él- le dije.

Mi amiga tenía mucho miedo, no quería separarse de su primer amor, ya que han vivido muchos momentos juntos. Pero también lo ha pasado mal.

– ¡No puedo! ¿Qué es lo que no entiendes?

– Vamos, sí que puedes, yo no puedo obligarte a cortar con él, es tu decisión, sea cual sea yo te apoyaré.

– Tengo miedo, ¿y si lo pierdo para siempre?

– Claro que no, y si lo hace él pierdo a alguien especial.

Ella se lo preguntaba una y otra vez, estaba tan enamorada de él que no ve lo que él le hacía, todos sus amigos e incluso su familia le decían que se alejara de él, que no era bueno. Ella creía que él le hacía bien y que no era una buena influencia para ella.

Luego de pensárselo mucho y de tener siempre los mismas discusiones, se alejó de él por un tiempo, selo quería pensar y así lo hizo.

– Amiga, lo he hecho, me he alejado de él, no sé cómo pero lo he hecho y no podía estar siempre llorando y estar mal por él.

– ¿Ves como sí puedes?, solo te hacía falta que abrieras los ojos.

Pasaron los días y los meses, ellos ya no se hablaban, a ella le hablaban de él y a él de ella, pero luego cuando se cruzaban, ni se miraban.

Nunca digas que no puedes hacer una cosa y comerte la cabeza de si pasará esto o lo otro. Todos podemos con todo, lo que pasa es que necesitamos a alguien que nos dé ese empujón que necesitamos para poder ver las cosas que ocurren a nuestro alrededor.


5) Mi fiesta de cumpleaños ideal

¿Has pensado alguna vez cómo sería tu fiesta de cumpleaños ideal? ¿Quién asisitiría? ¿Qué habría de menú? ¿Dónde se celebraría? Estas son algunas cuestiones que te pueden ayudar a la hora de escribir sobre la mejor fiesta de cumpleaños. Tanto si ya has tenido una fantástica fiesta en tu honor como no, escribe detalladamente sobre este tema.

Inma Ureña:

Mi fiesta de cumpleaños ideal se celebraría en mi chalet de Riumar, con piscina, muchísimos globos, música, regalos especiales solamente para mí, con mi comida  preferida y mi postre favorito.

En mi cumpleaños invitaría a mis mejores amigos, mis familiares y sobretodo mis mascotas, ya que ellos son los que me han apoyado, aconsejado, querido y ayudado en mis mejores y malos momentos y por eso se merecen estar ahí conmigo.

Para comer habría mi comida preferida que son los  macarrones con atún, beicon, queso, bechamel y echo al horno, de postre pastel de limón con chocolate.

Al acabar la comida y todo, me encantaría hacer una excursión con todos ellos por la playa, irnos todos a bañarnos y sobretodo reírnos un montón.


Paula Barrachina:

Mi mejor fiesta de cumpleaños fue cuando tenía 8 años.

Yo tenía que pasar todo el mes de agosto con mi padre, yo no me esperaba nada de nada. El 31 de agosto mi padre tenía que llevarme a casa.

Mi madre me dijo que teníamos que ir a casa de mis abuelos, cuando llegamos me encontré con lo mejor. Al principio todo era normal pero luego cuando entré, mis amigos salieron y me dieron una gran sorpresa.

Mi madre me había organizado mi fiesta de cumpleaños, realmente yo no me lo esperaba y me sorprendió mucho, me lancé encima de ella agradeciéndole por aquella sorpresa, porque nunca me habían organizado una fiesta de cumpleaños tan grande.

Celebramos mi cumpleaños y yo veía que se hacía tarde y aún no había llegado ningún padre para recogerlos.  Cuando estábamos por la tarta me dieron mi última sorpresa, diciéndome que se quedaban a dormir.

Cuando llegó la mañana siguiente, aún tenía otra sorpresa y era que se quedaban a almorzar y a comer. Mi casa estaba llena de gritos por la emoción, cuando menos me lo pensaba es cuando me sucedía, y así pasamos todo un fin de semana en mi casa.

4) Un final sorprendente

Escribe una historia, tomando como inspiración el relato de Max Aub leído en clase,  cuyo final sea totalmente sorprendente e imprevisible.

Paula Barrachina:

Desperté y tardé un instante largo en reconocer dónde me encontraba. Al parecer me había quedado dormido en el bus, de camino al trabajo. Era una especie de paraíso. En el interior todo estaba forrado en lana amarilla y en el espacio para el conductor y su ayudante, había un gran trono en el cual resaltaba el divino niño.

Confundido, me froté los ojos y los dejé un instante cerrados, mientras me preguntaba dónde demonios estaba. Los volví a abrir y estaba en un autobús normal, estaba en el 166 que tomaba todos los días para ir a trabajar. Para mí mismo pensé: “Ayer si no recuerdo mal, salí de trabajar y fui al bar, sé que estuve tomando unos tragos y entonces apareció esa que sólo hablaba de cuantas ganas tenía de tener un niño.

Creo que incluso se me insinuó. Recuerdo que me dijo que le gustaba mi pelo rojizo y que quería un niño igual, sin duda se me insinuó. Fue un error irme al baño, al volver me ofreció una cerveza y seguro que le echó algo la maldita loca. No sé ni donde he dormido. Un momento… ¿qué hago con esta ropa. ¿Dónde está mi traje?

Definitivamente, algo pasó ayer. Me levanté y me vi reflejado en los cristales del bus. Llevaba unas bermudas y una camiseta sin mangas. En la siguiente parada bajé, de repente vomite. Sin duda tenía que estar alucinando.

Llegue a mi casa. Lo que no sabía era que lo que me habían dado, no era una droga cualquiera sino que hacía que por algunos momentos me metiera en el cuerpo de alguien más y el alma de ese alguien más era el mío, por unos momentos. Lo que había visto no era una alucinación, era el trayecto en bus de alguna persona, en un lugar de la tierra.


Abril Valenzuela:

El 13 de diciembre de 2003 estaban dos hombres sentados en un banco de la plaza hablando sobre sus familias, uno de los hombres, Juan de repente le propuso a Miguel ir a jugar una partida de billar, él aceptó la propuesta. Dicho esto fueron a jugar, allí se encontraron a unos señores, “Los señores fuego” se hacían llamar.

Estos retaron a una partida amistosa a Juan y a Miguel. Los señores fuego les dijeron a Juan y Miguel que deberían tener un nombre en conjunto, así que decidieron llamarse “BillGust” por los nombres de sus padres; el padre de Juan se llamaba Bill y el de Miguel se llamaba Gustavo.

Dieron comienzo a la partida de billar, iban ganando los BilGust, a los treinta minutos se tomaron un descanso los dos grupos y se pidieron una cerveza para cada uno, dejaron sus botellas a medio terminar y continuaron la partida. Uno de los hombres de los señores fuego, Carlos estaba borracho después de tres cervezas.

La partida la ganaron los BilGust. Al acabar las últimas gotas de cerveza de sus botellas, salieron todos juntos para irse a casa. Carlos que estaba borracho rompió la botella que tenía en la mano y se acercó por detrás a Manuel, su compañero de juego y se la clavó por la espalda atravesándolo.


Àlex Casanova:

En una ciudad muy habitada, vivía una señora viuda, su nombre era Conchita, pero todo el mundo la llamaba Conchi. Su aspecto era de una de esas ancianitas dulces y amables, ella vivía siempre rodeada de gatos.

Conchi invitaba a sus vecinos a tomar el té, siempre acompañado de galletitas caseras; un día el hijo de la vecina fue invitado a tomar el té a casa de Conchi, pero lamentablemte al niño se le cayó una de las figuritas de porcelana al suelo, rompiéndose en mil pedazos, Conchi en un arrevato de ira sacó un cuchillo de debajo del cogín y se lo clabo en la tripa, así rajandole le hizo caer las tripas y los intestinos del niño. Conchi limpió la sangre, y con el cuerpecito sin vida del niño hizo mas galletas que fue repartiendo entre todo el bloque de pisos. La madre del niño, preocupada por su hijo, fue a casa de la anciana. Conchi la invitó a tomar el té, en un momento de la conversación Conchi se va al baño, la vecina aprovecha y va a la cocina y abre el congelador para coger hielo, pero se encontró un montón de miembros amputados de personas y cuerpos de gatos sin vida.

La vecina, asustada, da un grito silencioso, de repente mira al suelo y ve un rastro de sangre, lo sigue hacia la lavandería donde ve la ropa de su hijo, llena de sangre, cuando se da la vuelta es sorprendida por Conchi que en esta ocasión lleva una sartén en la mano, empieza a golpear la cabeza de la vezina gritando “No tendrias que haber visto nada”. La caveza se había reducido a un charco de sangre y sesos con los que por supuesto hizo una sopa que dio de comer a los vagabundos. La gente pensaba que era un acto de humildad, pero Conchi solo se quería deshacer de las pruebas, así una vez mas Conchi se salió con la suya.

Más tarde, el mismo día Conchi fue a recoger un gato que se encontró en la calle, el gato salto a su cara arañándosela toda, Conchi retrocedió unos pasos hacia artrás y afortunadamente un camión pasaba por ahí. El Karma se ha vengado, la anciana se quedó espachurrada en la carretera y los gatos se pusieron las botas devorando el cuerpo de Conchi.


3) Un relato fantástico

Escribe un relato en el que aparezc un ser, que será el protagonista, de otro planeta. Se valorará la originalidad

Abril Valenzuela:

En un mundo diferente vivía un ser viscoso, de estatura normal y de un color verdoso, sus ojos eran grandes y su boca pequeña. Aquel ser se llamaba Habock.

En el mundo de Habock, existían otras formas de vida que amenazaban el planeta constantemente, él tenía que defender a su mujer e hija de esos seres. Habock y otros de su misma especie eran parte de un ejército en el cual él era el general, defendían el pueblo de quien lo atacaba.

Un día muy lluvioso aparecieron las mutarachas las cuales atacaron el pueblo donde vivía Habock, el ejército se puso en marcha para defender a su gente, en medio de la lucha aparecieron las ratatopo, los militares no daban a basto, los habitantes del pueblo, jóvenes y ancianos agarraron armas y se unieron a la lucha, uno de los jóvenes había heredado el poder de su abuelo (el de invocar a los rayos). Entre destellos y luces en el cielo, gritos y espeluznantes rayos en la oscuridad de la noche terminó la terrible guerra con aquellos seres tan extraños. Ganaron esta vez, pero perdieron a mucha gente, de 58.000 habitantes que eran tan solo quedaron 34.000.

Al día siguiente repusieron la munición perdida por el ataque y limpiaron lo que el día anterior había sido el campo de batalla. A los cinco días Habock se había enterado de que su mujer estaba embarazada, ella no era como él, las mujeres eran de una estatura menor a la de los hombres y tenían solo un ojo.

Al recibir la noticia de su mujer, convocó a todo el pueblo para festejar con él que su esposa le iba a dar su segundo hijo.


Àlex Casanova:

Todo empezó cuando en el planeta Madre se produjo la revolución contra los siete sabios del cosmos. Estos solo querián extraer todos los recursos de los planetas que iban conquistando.

Un grupo rebelde que estaba en contra de que destruyesen los planetas, ellos querían transmitir armonía y paz. Los rebeldes encendieron las naves y activaron la velocidad luz para llegar lo antes posible al próximo sistema que querían invadir, el “Sistema Solar”.

Los rebeldes llegaron a su destino y se pusieron en contacto con todos los governantes de la Tierra. Empezaron a hablar sobre la amenaza terrible que acechaba el Sistema Solar, los gobernantes la ver su tecnología futurista en las naves, advirtieron a todos los ejércitos.

Los rebeldes podían transmitir su información ,ilenatia a los terrícolas, gracias a eso sabían lo qué tenían que hacer.Ahora todo está en manos de los rebeldes y la Tierra para evitar su extinción.

La guerra y el sufrimiento está por llegar.


Paula Barrachina:

Los de la NASA quieren hacer un viaje a Marte, piensan que puede haber agua. Mucha gente habla, diciendo que podría haber alguien que no es humano. Los de la NASA como quieren ser los primeros en todo se han propuesto en ir a ver con qué cosa se encuentran.

Cuando están a punto de aterrizar ven algo que no se lo esperaban, vieron una especie rara ahí, un grupo de marcianos, cuando ellos vieron la nave, la miraban con asombro, cuando bajaron de la nave, todos los marcianos se miraron y fueron hacia ellos, los tres hombres que bajaban se asustaron y querían pegarles con un palo, había una cosa que los hombres no sabían, era que los marcianos eran muy curiosos y que solo querían oler, cuando vieron que los marcianos no hacían nada, solo se miraban i hablaban entre ellos como niños pequeños cuando se enfadan,  no se entendían pero les hizo gracia y se pusieron a reír.

Los tres hombres estuvieron ahí un año y se hicieron amigos de los marcianos, al fin se entendieron, al principio con signos pero luego hablaron el mismo idioma, los marcianos quieren vivir ahí ya que fueron a la Tierra y vieron como la tratamos, ellos se ofrecieron a ayudar pero de una cierta distancia.

Entre los hombres y los marcianos, decidieron no decir nada a nadie porque así no irían a investigarlos ya que si lo superan los cogerían y los matarían para ganar dinero. Cuando llego el día en que los 3 hombres tenían que marchar, se despidieron. Cuando llegaron a la Tierra, dijeron que no encontraron nada, incluso lo juraron, y decidieron ir a la tumba con ese secreto. Los otros no se lo creían pero no dijeron nada, solo murmuraban.


2) El viaje de mi vida

En primera persona escribe sobre cuál sería el viaje perfecto para ti. Si es necesario, busca algo de información del lugar que desearías conocer para reforzar tus argumentos.

Abril Valenzuela:

El viaje de de mi vida consistiría en ir a las Islas Baleares, que se encuentran en el mar Mediterráneo.

Dentro de las Islas Baleares visitaría el Parque Natural de Mondragó que se encuentra al sudeste de la isla, en el municipio de Santanyí. Quisiera ver todos aquellos paisajes con barrancos, playas, zonas dunares, torrentes y bosques de encimas de la Islas. Este Parque Natural se concidera como Zona de Especial Protección para las Aves. El Parque contiene 785 hectáreas de las cuales podría visitar algunas. Alberga 60 especies de aves y pájaros. Aún se pueden encontrar restos de actividad de contrabando de la primera mitad de siglo XX. Se necesitan entre 25min y 40min para realizar cada ruta de turista.

Quiero ir a este sitio porque todo es natural y nunca he estado en un sitio así.


Sergi Nos:

Hace años fui a las isla de Mallorca con mis padres y mi hermano. Fuimos en barco y así pudimos coger nuestro coche con todos las maletas y cacharos que necesitábamos para pasar una semana.

Fue un viaje especial porque era la primera vez que íbamos todos en barco, una semana en un hotel grande con piscina, sala de juegos, baile gimnasio, etc… Es una isla donde hay unas playas muy chulas y parques de atracciones. Me gustó la playa de “sa calabra” y el aquaparc al que fuimos.

Ahora en el crucero de 4º ESO volveré a Mallorca, espero recordar cosas como la catedral y los sitios que veamos, porque las fotos que tengo en casa me gusta verlas para recordar. Lo que más recuerdo es el agua cristalina que había allí y que cuando nos bañábamos se veían los peces pasando por nuestro lado.


Àlex Casanova:

Algún día de mi vida me gustaría ir de viaje al continente asiático donde se encuentran el Himalaya y el Tíbet, donde poder ver monasterios budistas.

Me gustaría mucho ir al Himalaya porque sé que es una experiencia muy enriquecedora y porque desde pequeño sado la religión budista y sus monasterios situados en lugares inhóspitos donde viven una vida respetuosa con la naturaleza, pacífica y tranquila.

Los budistas creen en el Karma y en la reencarnación y son respetuosos con cada ser vivo de la Tierra.


Paula Barrachina:

El viaje de mi vida fue cuando me fui a Madagascar.

Cuando fui, creía que no sería así, que era distinto al lugar que imaginaba, sinceramente me dejó impresionada ya que a mí me gustan mucho los animales y la vegetación.

Madagascar está situada en el océano Índico y es la isla más grande más grande de África y la cuarta más grande del mundo.

Cuando llegué casi no entendía su idioma ya que los que son de allí hablan malache, francés e inglés. Ahí hay dos estaciones, la estación seca que va de abril a octubre y la estación de lluvia que va de noviembre a marzo.

Yo recomiendo ir en cualquier momento del año excepto en la estación de lluvias (enero a marzo). Cuando hay más turismo es en las vacaciones europeas y americanas (julio y agosto) y durante las Navidades y la Semana Santa.

Sinceramente, volvería a ir muchas veces ya que estuvo bien.


Inmaculada Ureña:

Me gustaría visitar Egipto porque desde pequeña que sus esculturas y pirámides, que llevo tiempo deseando ver. Egipto es uno de los países más turísticos del continente africano. Este país está geográficamente limitado por la parte sureste con el mar Rojo.

Quiero ir especialmente para conocer mejor su historia, el por qué se hicieron las tres pirámides, sus diferentes creencias, ver alguna momia y aprender el significado de los jeroglíficos inscritos en las paredes.

Espero poder ir algún día.


1) Una anécdota veraniega

Después del verano ¿quién no tiene mil y una anécdotas que contar? Elige una y descríbela en primera persona. 

Inmaculada Ureña:

El verano pasado algo extraño sucedió, estábamos mis amigos y yo en un campamento de verano en medio del monte. La primera noche encendimos una hoguera, mis amigos empezaron a hablar, mi amiga y yo a tocar la guitarra y cantar. De repente, oímos unos ruidos misteriosos en unos arbustos, mi amiga vio una figura terrorífica que empezaba a rugir, entonces todos dejamos de hacer lo que hacíamos y fuimos a investigar qué era. Nos dividimos en busca de él y no lo encontramos todos estábamos asustados y perdidos en medio del monte, se estaban haciendo las cuatro de la mañana y nosotros seguíamos perdidos. No parábamos de andar y andar, no encontrábamos ni el campamento ni a nuestra amiga. Al cabo de unas horas dimos con un monitor que nos estaba buscando, y pudimos llegar al campamento. Nuestro amigo todavía seguía desaparecido, todos seguíamos preocupados.

Al día siguiente nos despertamos de madrugada para ver si quedaba algún rastro de cualquier cosa que nos llevase a él, pero sin esperanzas, todo el trabajo fue en vano, seguían pasando las horas y nada de nada, el pobre chaval no aparecía y no había forma de dar con él.


Paula Barrachina:

Todo empezó un día soleado cuando yo tenía que coger el tren para ir a Barcelona a pasar unos días.

Cuando estaba dentro del tren, entraron unos chicos que no dejaban cerrar las puertas y me entró miedo porque mi madre me dijo que tuviera cuidado porque hay muchos atracos, muchos terroristas y me entró miedo. Pero empecé a olvidarme de todo hasta que llegué a Barcelona donde me estaban esperando unos amigos. Cuando llegué todos mis amigos querían explicarme cosas que les habían sucedido, todos, con muchos alegría, nos fuimos a tomar un helado hasta que amaneció y nos fuimos a cenar.

Cuando llegué a Amposta, me fui a dormir a casa de una amiga con su hijo y allí pasé la noche. Nos fuimos al pantano de la Sènia pero nos aburrimos y nos fuimos a una piscina, allí estuvimos durante unas horas hasta que nos fuimos a casa para escuchar música y a la ducha.

La verdad, durante el verano ha habido días malos y días buenos. Los días buenos me han encantado y no los cambiaría por nada del mundo.


Àlex Casanova:

Este verano ha sido muy divertido, pero lo mejor fue cuando fuimos a la garriga de mi tía. Su casa está alejado de la ciudad en una montaña donde hay muy buenas vistas. Al lado de la montaña hay un bosque de pinos muy frondoso donde paseamos siempre que podemos.La casa tiene dos plantas y es muy grande, los terrenos están rodeados por vallas de metal por la seguridad de la familia. Cuando fuimos a comer, preparamos fideua, muy buena les quedó.

Más tarde jugamos con mis primos Izan y Abril, Izan es de la misma edad, pero Abril tiene 8 años y quiere jugar con muñecas con nosotros y muchas veces le decimos que sí porque si no se enfada. Definitivamente, me lo pasé estupendamente bien.


 Abril Valenzuela:

Un día de verano fui con mis padres a la playa, ellos estaban en el agua, yo me aburría, mientras daba una vuelta me topé con un chico llamado Bryan, nos hicimos amigos.

Yo me tenía que ir a la cabaña que habíamos alquilado, Bryan me dijo que vendría a buscarme más tarde para enseñarme parte de la ciudad de San Carlos.

Bryan, tal como dijo, me pasó a buscar, pero con su moto de color azul cielo, lo saludé y me subí, nos fuimos a un parque, era media noche, se veían las estrellas, aquellos pequeños seres que iluminaban nuestro cielo y lo hacían tan bello. Sin darme cuenta él estaba a mi lado, pegado a mi cuerpo, en un instante nos miramos y de repente sin pensarlo me besó, fue algo tan hermoso como aquella noche estrellada. Llegó la hora de irme a la cabaña, me acompañó y me despidió, al despedirse me dijo que mañana también me pasaría a buscar.

Al día siguiente desperté contenta sabiendo que vería a Bryan, vi a mis padres rehaciendo las maletas, eso significaba que volvíamos a casa, rápidamente hice mi maleta. A los cinco minutos llego Bryan, a pesar de que me costaba respirar por hacer las maletas tan rápido logré decirle que ya me marchaba, me dijo que no me preocupara, que él vendría a visitarme.

Dicho esto, yo me marché y nunca más volví a saber de aquel chico.


Santi Reina:

Para volver a casa, y éramos un grupillo de seis, decidimos coger un taxi de estos piratillas que te llevan en una furgoneta con los cristales tintados al estilo Jack Bauer de 24. El caso es que durante el camino la mujer del conductor nos empieza a sacar calcetines y “gallumbos” de una bolsa de basura diciendo que los vendía muy baratos. Así que ni cortos ni perezosos y como somos muy consumistas allá que cargamos con un arsenal de ropa interior. Acto seguido, nos fuimos a cenar al restaurante Juliana. Cuando llega la cuenta, pagamos y nos marchamos y detrás nuestro, una de las camareras persiguiéndonos, gritando en chino cosas que no lográbamos descifrar, parecía la niña del exorcista.

El caso es que la furgoneta pirata nos había endiñado billetes falsos y nosotros, pardillos todavía en la moneda del país, no nos habíamos dado cuenta y se lo dimos a la camarera para pagar la cena.

Aquest article ha estat publicat en PASADO. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *