Actividades lecturas, AO, 2016- 2017

La noche más oscura, de Ana Alcolea

1) Actividad en gran grupo, después de haber leído en clase la novela de Ana Alcolea, La noche más oscura. Cada uno de los integrantes del Aula Oberta ha aportado su granito de arena y… este es el resultado:


Una bala perdida, de Fernando Lalana

1) Narración sobre el incidente que protagonizaron Landon y Macallan. Se convirtieron en novelistas de westerns y estos son los resultados:

Paula Barrachina:

Mucho tiempo después, Landon y Macallan volvieron a cruzarse. Era una noche muy fría. Landon vio salir a Macallan de un bar y él se escondió. Macallan iba muy borracho. Landon se puso delante de él para dispararle, no se dio cuenta de que su pistola se enganchó, Macallan se fijó en eso u lo miró con mala cara. ‘’Si las miradas mataran, yo ya estaría muerto’’ pensó Landon.

Luego de que Landon pusiera cara de susto y miedo, Macallan sonrió con malicia. Landon empezó a correr y Macallan iba corriendo detrás de él y gritando ‘’no corras y no seas marica, si eres hombre ven y enfréntate a alguien que es mejor que tú’’. Entonces Landon tropezó con una piedra y cayó, Macallan incluso borracho se echó a reír, pero luego de ver que él no se levantaba, fue hacia él y el otro hombre se giró para golpearle. Macallan, incluso borracho, le disparó, un solo tiro. Un tiro en la frente, que cruzó su cabeza.


Àlex Casanova:

Mucho tiemp después, Landon y Macallan volvieron a cruzarse en medio de la ciudad de Scotfield, Landon se dirije muy bordemente hacia Macallan y le da un golpe con el hombro, Macallan y le devuelve el golpe y empiezan a discutir. Todo la ciudad se quedó contemplando lo que sucediá en ese mismo instante, los dos acordaron un duelo cara a cara, a las 12 en punto en la plaza de la ciudad. Macallan se marchó primero con mucha chulería y London le amenazó que si no estaba allí a la hora exacta le faltaría desierto para correr. Macallan lo contempló de arriba a bajo y le dirigió una mirada amenazadora.

Ya eran la doce en punto, los dos cowboys acudieron a la hora exacta como acordadon horas antes. Se pusieron espalda contra espalda y andaron dieciséis pasos, al llegar al último paso se quedaron el uno al otro mirándose desafiadoramente, a Macallan le cayó una gota de sudor al suelo y en ese momento Landon fue a sacar su revólver, pero Macallan fue más rápido, le hizo un agujero perfecto en la frente de Landon. Macallan salió victorioso.


Santi Reina:

Mucho tiempo después, Landon y Macallan volvieron a cruzarse las miradas perdidas en sus rostros. Macallan había salido del Saloon Ross borracho después de haber bebido cerveza. Landon desenfundaba su arma para disparar a Macallan que estaba perdido. Macallan desenfundó más rápido que él pero cuando disparó falló el disparo.

Macallan, sin balas y riéndose delante del rostro de Landon, terminó muerto en el suelo por el disparo de Wild. Landon se marchó cabalgando rápidamente para huir de otros asesinos. Macallan despertó. El truco de la pistola de fogueo había funcionado. Y es así como Macallan se volvió a liberar de Landon. Otra vez gracias a la ayuda de su mejor amigo Wild.


Inmaculada Ureña:

Macallan tenía su revólver preparado para la acción.

Macallan no se esperaba que Landon y él fueron a verse. Landon sacó su preciosa pistola porque no se fiaba de Macallan.

Los dos comenzaron a discutir hasta que Macallan le disparó en el pie, fue entonces cuando comenzó el tiroteo.

Macallan, como no, con su precioso revólver y su mano izquierda ganó a Landon.


La hija de la noche, de Laura Gallego

1) Resumen del argumento. Trabajo en grupo:

2) Presentación sobre la autora, la temática y los personajes. Trabajo en grupo:


Donde aprenden a volar las gaviotas, de Ana Alcolea

1) Los alumnos, en grupos de cuatro, han resumido el contendio de los diarios de Elsa (capítulo 26) y han buscado imágenes para ir ilustrando sus creaciones, unas presentaciones en formato PowerPoint. En ellas han plasmado una parte importante de la vida de Elsa, su juventud durante y después de la Segunda Guerra Mundial en Noruega.


2) Arturo, el protagonista de la novela, suele explicar algunos de sus sueños y lo hace describiendo todas y cada una de las interferencias, absurdidades e incoherencias tan propias de lo que sucede en nuestro inconsciente mientras soñamos. Estos son algunos sueños descritos por los alumnos:

Àlex Casanova:

Una noche de verano soñé que estaba en un bosque de árboles muertos. El cielo estaba inundado de relucientes estrellas, era extraño, empezaba amanecer y el cielo estaba anaranjado. Yo estaba encima de una roca en posición de meditación. Me sentía extraño, como si estuviese debajo del agua, pero podía respirar y sentía el aire en mi cara. Con mis ojos veía el baile de las ramas y el aire, cuando de repente empezaron a salir ballenas que estaban nadando esquivando los árboles. Oía el canto relajante de las ballenas. En un momento determinado del sueño cerré mis párpados y cuando los abrí estaba en el espacio contemplando el infinito cosmos y lo insignificante que es el ser humano. Luego de este relajante sueño me desperté y noté una sensación de vacío en mi interior, que con el desayuno  volví a llenar.


Paula Barrachina:

Esta noche he soñado que iba con mi amiga de compras. Cogimos el tren y nos fuimos hacia Castellón. Recuerdo que ella tenía miedo, también recuerdo que un hombre nos miraba mucho y empezó a seguirnos. De repente estábamos en un lugar a oscuras sin nada conocido, nos sentimos aterradas.

Cuando creí que no nos iba a suceder nada, de lejos vimos a un hombre que se acercaba a nosotras con algo en la mano, cierro los ojos y cuando los abrí vi que estaba en la calle, que alguien gritaba.

Es una mujer que recuerdo haber visto en otro lugar pero no sé cómo sabe mi nombre porque empieza a gritar mi nombre. Está en otro lado de la carretera, cuando voy a cruzar un coche me viene de cara, cuando vuelvo a abrir los ojos veo que no estoy en el mismo lugar, era distinto.

La chica que había visto, me había atado, como pude me desaté, cuando ella se había marchado, empecé a correr y no pude, no podía correr, algo me detenía, sabía… Sabía que no podía por algo pero no sabía por qué. Me faltaba aire por qué no podía respirar por mis llantos.

Mi madre me despertó, tenía toda la cara mojada, había llorado. Por suerte, todo aquello era un simple sueño, nada era real.


Àlex Ferré:

Estaba yo andando hacia mi casa de repente me encontre a Marc y a Toni fumando, primero me extrañó mucho y le pregunté a Marc por qué fumaban y me contestó que lo hacían porque todo el mundo fumaba. Entonces le pregunté a Toni lo mismo y este me respondió que porque Marc lo hacía. De repente  se pusieron a gritar, se asustaron y se escondían, me dijeron que tenía un monstruo a mi lado, me giré y vi a Pau. No sabía por qué se asustaban, se lo expliqué y lo entendió, les dijo hola y se pusieron a correr por toda Amposta y yo me puse a perseguir a Marc, a Pau y a Toni. Cuando encontré a Marc, se relajó y, además, le estaba pasando el efecto, pero a Toni no le pasó eso, y cuando lo encontró Pau se asustó más y corrió todo lo que pudo.


Toni Duran:

Una noche tuve un sueño horrible. Soñé que estaba tranquilamente con mis amigos paseando por la calle, cerca del canal de Amposta. Cuando ya estábamos allí de repente apareció un “tío” con gafas negras y camiseta negra que me miraba mucho. El hombre fue a por mí, tenía un cuchillo en la mano, yo claramente me puse a correr. Mientras estaba corriendo me encontré con más hombres vestidos de negro, había unos siete más. Estaba corriendo por el canal, no había agua, tropecé con una piedra y me caí. Cuando estaba a punto de caer al suelo me levanté, estaba todo sudado, un poco más tarde me volví a dormir.


 Santi Reina:

Me he despertado en clase de historia, mi amigo Ramón me estaba llamando desde fuera del aula. Al salir de clase, poniendo una excusa en el pasillo, me encontré con unos zombis. Esas personas que podía reconocer eran parte de mi familia.

Desde lejos mi amigo me lanzó un cargador de flechas, me dijo que me lo pusiera en la mano. Mi mano disparaba flechas al pronunciar “Flecha láser”. Era doloroso matar a mi familia, pero aunque ya estaban muertos vivientes siempre se puede encontrar una cura.

Entramos en la fábrica donde un ascensor nos llevaría a un escáner, y desde allí  a un lugar llamado Lyoko, un mundo virtual. Al entrar en Lyoko, se escuchaba a mi madre llamándome, ya era hora de ir a trabajar.


 Inma Ureña:

No hace mucho tuve un sueño muy inquietante. Estaba en una ciudad abandonada, parecía una ciudad de vaqueros. De repente cambió el sueño y estaba al borde de un barranco cuyo fondo era negro, me iba acercando hasta que caí y desperté en otro sueño en el que no podía despertar. Las cosas que pasaban parecían reales, en uno soñé que hablaba con mi madre y pensé que era real, en otro que me veía a mí durmiendo y me pellizcaba y seguía ahí hablando con ella. Mientras soñaba despierta iban pasando cosas muy raras, caía por un precipicio, soñaba con globos, con gente desconocida hasta que conseguí despertarme de ese sueño extraño.

3) El final de la novela queda abierto, es decir, somos los lectores los que tenemos que dar forma o concluir algunos episodios que Ana Alcolea deja en puntos suspensivos. A continuación, uno de epílogos que ha escrito un alumno del Aula Oberta.

Àlex Casanova:

Ya han pasado cinco años desde que Arturo se marchó de Noruega. Desde entonces, Arturo se fue de viaje a venecia, donde fue invitado a la casa de Ángela donde charlaron sovre el nuevo libro que sacó hacía poco y que trataba más o menos de tres chicos, un misterio y una caja secreta. Todo relacionado con lo que pasó en Noruega.

Arturo siguió el contacto con Erik y con Karin, ellos habían decidido tener una relación, pero todo salió mal cuando la abuela de Erik, Elsa, fallecio tranquila en su cama mientras dormia. Erik no lo soportaba y no saliá de casa para nada, Karin viendo el comportamiento egoísta e inmaduro de Erik decidió dejarlo.

Ahora ha llegado la hora de que Arturo lo solucione todo, viajó a Noruega donde quedo con Erik y hablaron durante horas. A la mañana siguiente Arturo engañó a Erik y Karinpara que se reuniesen y hablasen de tema.

Más tarde el mismo día, Erik comprendió que Karin también se sentia triste por la muerte de Elsa, hicieron las paces y quedaron como amigos otra vez, a lo mejor algún día surja de nuevo la llama del amor.


Paula Barrachina:

Cuando Arturo y Erik dejaros sola a la abuela porque ya era tarde, ella decidió llamar a Henrik con el número que Karin había dejado.

Ella llamó 1…2…3…4… y saltaba el contestador.  Volvió a llamar 1… 2… y contestó.

– ¿Sí?

– ¿Eres Henrik? (Ella estaba nerviosa y a penas podía hablar)

– ¿Me puedes decir quién eres?

– Soy Elsa. Nos conocimos de jóvenes cuando deportabais  a los judíos.

– Ho Hola Elsa no esperaba tu llamada

Se quedaros un buen rato explicándose como estaban y que fue de ellos.

Al día siguiente, Erik, Arturo y Karin se vieron, comentaron todo lo que creía haber sucedido, impacientes fueron a casa de Elsa. Por el camino una voz femenina llamaba a Arturo. Cuando se giraron los tres vieron que era Brigita.

Cuando los dos se vieron corrieron para encontrarse y cuando se tuvieron cerca ella se lanzó encima de él, se hicieron un abrazo y acto seguido se besaron apasionadamente.

Erik y Karin se quedaron con la boca haciendo O, acto seguido se miraron, se empezaron a reír y sin que se dieran cuenta se empezaron a besar.

Cuando los cuatro se separaron, se saludaron y se fueron a casa de Elsa, todos ellos se quedaron asombrados al ver un hombre allí a casa que no conocían. Luego de tantos besos y presentaciones, Elsa les dijo que era Henrik, con mucho gusto se saludaron, como tenían hambre Elsa preparó chocolate con ayuda de Briguita y Karin, cuando ya estaba listo fueron al comedor y empezaron todos a charlar y reír.

Aquest article ha estat publicat en PASADO. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *