Tecleando

calendos

Nunca creí que conocería al chico perfecto a través de la pantalla de mi ordenador y escribiendo con el teclado.

Cuando me conecté en el descanso para comer y lo vi conectado no dudé en saludarlo. Quería escribir tan rápido que me dio la impresión de que las teclas saldrían disparadas. Al principio no me creía que tuviésemos tantas cosas en común: hobbies, gustos…

Queríamos contarnos experiencias vividas, anécdotas… pero no teníamos tanto tiempo, ya que yo tuve que volver al trabajo, así que quedé con Rubén en hablar por la noche.

Cuando llegué a casa y encendí el ordenador, él ya estaba esperándome. Hablamos durante toda la noche.

Ahora, de todo eso hace dos años y Rubén se ha convertido en una de las personas más importantes de mi vida.

Carla López, 4t C



Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *