Judit

La cabina

¿Qué ha pasado? No puedo abrir la puerta ¿Por qué no se abre? Ayudadme por favor. ¿Alguien me oye? ¿Por qué estas cosas me pasan a mí? Oiga señor, ayúdeme. ¿¿¿Adónde me llevan???? ¡Oigan! ¿Adónde me llevan? ¿Qué sitio es éste? Una especie de fábrica o algo así, me estoy empezando a asustar, cada vez más… ¿Y esa gente, encerrada en cabinas y muerta? Gente que se ha suicidado con el cable del teléfono. ¿Qué hara mi familia sin mí? Mi hijo… mi esposa… Aquí me quedo… Éste es mi fin… 

La patrona

Después de tomarme el té me encontraba muy mal y noté que me mareaba. Pienso que la patrona había puesto algo en el té para que me desmayara y aprovechara para robarme el dinero que tenía dentro de la cartera. Cuando me levanté estaba en una habitación tumbado en una cama atado. Empezó a pegarme. ¿Por qué? Pues no lo sé. Según me dijo ella, es porque le robé dinero de la caja fuerte. Luego vino su marido y también empezó a pegarme, porque según él me había acostado con su mujer. Y… bueno, esto es verdad porque yo me había enamorado de la patrona. Seguro que ella se lo había dicho a su marido. Bueno, me desató y lo hablamos los tres. La cosa quedó en que yo ya no iría más a su casa.

El pantano

Una noche de niebla fui a pasear a mi perra Nina. No se veía mucho. Fuimos hacia el pantano, como cada noche, hacía mucho frío, estabamos tiritando. Detrás de un árbol vi que había alguien. De repente el árbol se cayó solo. Mi perra y yo nos fuimos corriendo para casa, me caí y me hice daño en el pie izquierdo. Alguien se acercó por detrás, me di la vuelta y vi a un chico alto con ojos grises y pelo castaño. Tenía un color de piel muy blanco. Me dijo que llevaba días espiándome por el pantano, me dijo que yo era especial, que no podia leerme el pensamiento, cosa que sí que podía hacer a la otra gente. Me dio una pulsera que me dijo que era para leerle el pensamiento. Me dijo que se había enamorado de mí y por eso cada noche me espiaba. Y como le era imposible leerme el pensamiento que era especial, que me quería, me besó, la piel le brillaba. De repente me mordió el cuello, era un vampiro. Me dijo que no tuviera miedo, que no me haría daño. Me marché y le dije que volvería al día siguiente. No me creía lo que me estaba pasando, y así cada noche nos fuimos viendo.

One thought on “Judit

  1. carlota

    anda… mira a qien acabo de encontrar por aqi… jajaja
    mu bn las historias Juditiña! asi q un vampiro te mordió el cuello y te dió una pulsera no? jaja 😛

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *