Gerard

La cabina

Me cago en el niño, ahora se le ha colado la pelota… una pérdida de tiempo más… (espero un rato hasta que se sube al autobús y me meto en la cabina para llamar a mi jefe, para decirle que llegaré tarde). Meto la moneda… a ver, el número, ¿cuál era? ¡Ah sí! ¡Huy, no funciona, a ver, vuelvo a intentarlo… (se oye el ruido de la puerta) ahora se cierra la puerta, vaya… (probando un par de veces más), ¡qué asco de teléfono, Dios mío!!! A ver, tendré que llamar a mi jefe desde otro sit… (la puerta no se abre) ¿¿Pero?? ¡Ahora la maldita puerta no se abre!!! ¡Será posible… que no se abre! (paso un buen rato y la plaza se llena de gente). ¡Anda, mientras tanto el tío ese está comiéndose los bollos de la panadera y yo aquí muriéndome de hambre! Mira, ahora viene un chulo musculitos… ¡¡¡Venga, listo, deja de fardar y abre la maldita puerta!!! (se suelta el pomo de la puerta). Pero de qué esta hecha esta puerta…  (varios más lo intentan pero todos fracasan. Al final llegan los bomberos llamados por los policías). ¡Venga, venga, vengaaaaa! ¡¡¡¡¡Pero usa el hacha!!!!!! Al fin… vengaaaaa, métele un hachazo y sáqueme de aquí. ¡Ay, los cristales… voy a taparme (se oye una sirena de una furgoneta y unos hombres suben la cabina en la parte trasera de la furgoneta, conmigo dentro) ¡¡¡¡¡¡¡No!!!!!! Continuará…o no. 

El ladrón de los chinos

Todo comenzó el día en que apareció un dragón multicolor que escupía lacasitos. Yo estaba en un bazar chino robando un reloj cuando el dragón multicolor empezó a escupir lacasitos a los viajantes. Mientras yo salía de los chinos, el dragón acababa con sus víctimas, sapultándolas debajo de los lacasitos. El dragón mató a los chinos debajo de los lacasitos ,yo salí por patas y no volví nunca más… Han pasado 59 años desde aquel entonces, yo tenía 10 años. Ahora vivo debajo de un puente con muchos yonkis y sin techo. Soy extremadamente feliz… Es mentira, por eso los maté de sobredosis un viernes por la noche. Un mes después encontré un trabajo de basurero en un pueblo habitado por 30 personas aproximadamente de 80 a 90 años. Uno de ellos era un ex general del ejercito y le cogí las armas para venderlas en el mercado negro. Las vendí a un individuo con capa negra, capucha negra y buf azul que se marchó tan feliz a montar su parada un par de calles más abajo, duplicando el precio de las armas y forrándose. Al ver que no tenía futuro volví al pueblo que tenía bajo control el dragón multicolor para que se me comiera… no lo hizo y me dejó tirado en un campo de descomposición de excrementos y allí morí. 

La patrona

Un rato después de haberme tomado el té me sentí mareado y algo dormido, la vieja insistía en que me fuera a dormir y le hice caso. Una vez en la habitación me empezó a entrar más sueño, me tumbé en la cama y cerré los ojos…Cuando desperté estaba atado de pies y manos, la vieja no estaba en la habitación, sólo veía un plato con herramientas para operar bastante gastados. Un rato después volvió la vieja con grandes cantidades de papel higiénico, a partir de ese momento ya empecé a temerme lo peor. Cogió un bisturí del plato y apuntando a mi barriga empezó a reír. En ese momento sonó el timbre de la puerta. La vieja, algo trastornada, soltó el bisturí descuidadamente en el plato y fue a abrir la puerta. El bisturí estaba al lado de mi mano, lo pude agarrar y cortar la cinta aislante, y esperé a que la vieja psicópata volviera a acabar su ‘’trabajo’’. Yo tenía un jarrón agarrado, cuando abrió la puerta no se había fijado en la litera y al mirar de nuevo hacia arriba dio un grito. Aproveché el momento para tirarle el jarrón a la cabeza, ni me fijé si la había matado, pero supuse que sí, porque muchos trozos del jarrón quedaron clavados en su cabeza. Le cogí la llave del bolsillo y salí de la casa tan rápido como pude. 

Carta a Dulcinea

Hola Dulcinea, hay una persona que se está sacrificando por ti. Está mal de la cabeza, pero este hombre te ama con locura. Ha derribado infinitos enemigos por ti. Ahora está en Sierra Morena en pelotas, sin comer, pasando frío y vive en las cuevas, pero está haciendo todo esto por ti (es masoquista). Él espera que tú sepas apreciar lo que hace y que al final lo aceptes como tu amado. Este hombre tan sacrificado se llama don Quijote de la Mancha. 

La historia de Dios, Jesús y María.

Había una vez en un lugar que no quiero recordar un chico muy friki que se llamaba Dios Jesús y María. Era más conocido por DJ María (aunque no era DJ), trabajaba de granjero con su hermano, que se llamaba Manuel Jesús y María, y ambos tenían 28 años.

La historia empieza cuando la novia de DJ María le trajo un regalo: un ordenador con router para conectarse a Internet. Él lo aceptó y se pasó la noche sin dormir intentando leer las instrucciones del ordenador.

A la mañana siguiente su hermano Manuel le había instalado el ordenador y el router. DJ María se puso muy contento al ver que estaba montado y se lo agradeció a su hermano y a su novia por teléfono. Cuando acabó de desayunar empezó a bajarse juegos (muy frikis) y estuvo feliz jugando y conociendo gente que también jugaban online. Durante muchos días DJ María hizo el mismo horario:

1- Dar comida a los animales de la granja
2- Limpiar la mierda de los animales
3- Comer
4- Pasarse el resto del día enganchado al ordenador (no dormía)

Hasta que un día se acabó de volver loco, creía que su hermano era una cría de cebra en celo… pero pasó de largo y se fue al pueblo con un palo. Aporreó a todos los turistas que pasaban por allí pensándose que eran terroristas de ETA. Al llegar al pueblo empezó a aporrear a los coches pensándose que eran leones. Al llegar a la plaza continuó apaleando a la gente hasta que llegó la policía y lo detuvieron.

Ahora DJ María está en la cárcel cumpliendo cadena perpetua. Si vas a la cárcel no lleves ni móvil ni consolas o DJ María se te lanzará encima para quitártelo… y quizás te mate.

2 thoughts on “Gerard

  1. david

    eiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii hola que tal
    ma agradat molt la historia

    molt be
    ets un crac!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    nom: viñas el crac de la NBA

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *