Bryan

La cabina

Voy a probar la cabina nueva, ya que es nueva aprovechar,  me voy. ¿Por qué razón no se abre la puerta? ¿Se abrirá al revés? A ver… tampoco. Bueno, esperaré que venga alguien y la abra, ¡mira, ahora viene alguien! ¡Ábrame, señor, por favor, que no se abre esta puerta, no se puede abrir, tampoco llamar a los bomberos por favor… ¡Ahora vienen los bomberos! Tampoco podéis abrirla, seréis inservibles… mi mujer qué pensara de mí, seguro que se piensa que estoy con otra mujer, me va a matar, no puede ser. Dios mío, por qué me ha tenido que pasar esto a mí, no puede ser… Ahora vienen los de las cabinas, a ver si ellos me abren, ¿qué hacen estos, por qué se me llevan? Bueno, será para abrirme… Ya ha pasado un buen rato y estos hombres no han hecho nada, esto debe ser algún secuestro, ayuuuuuuudaaaaaa!!!

Carta a Dulcinea

Hola, querida Dulcinea. Yo soy un amigo de don Quijote y te escribo esta carta para explicarte cómo es don Quijote. Y te lo quiero explicar porque no le haces mucho caso, porque piensas que está loco y en verdad es un señor que todas la locuras, aventuras que está haciendo es para conseguir tu amor. Este señor también pasa horas y horas hablando de ti y otra cosa que olvidaba decirte es que las locuras que hace, aventuras y victorias de las aventuras te las dedica a ti. En lo de que está loco, tienes toda la razón, pero loco por tu AMOR, por tu AMOR, estimada Dulcinea. Oye, de esto que no se entere don Quijote: que si no lo aceptas a él, me podrías enviar una carta y nos podemos conocer y quedar. Adioooooooos. ¡Ah! y por cierto, me llamo Marconco. Muchos abrazos y a ver si te decides por la segunda opción. Adiós, querida Dulcinea. 

El niño wuey

En la lejana ciudad de Sevilla,
existía un pequeño “héroe” de pacotilla,
que siempre en sus imaginaciones
tenía que salvar a la ciudad de Sevilla.
Le encantaba leer cómics de superhéroes,
como esos que tienen que salvar la ciudad,
también le encantaba el rap,
grupos como SFDK.

Estaba raro por culpa de una enfermedad,
que le hacía la imaginación disparar,
estaba loco, decía que era un héroe inmortal,
A su familia la tenía loca y por eso lo tuvieron que echar,
con 4.200 euros el tío se fue a comprar
una bandera de Bob Marley que como capa llevaba en la solapa.

Un buen día se levantó con ganas de trabajar,
un robo en medio de la ciudad, él quería salvar,
pero la policía no lo dejaba entrar,
el insistía y insistía, le rogó hasta a la CIA,
al final consiguió entrar sin que nadie se enterara.

Se coló por debajo de las cloacas, entró,
se subió a un bacón interior, desde ahí se tiró,
a ningún ladrón atrapó, cayó y la palmó.
Lástima que esta historia no sucedió
porque el tío llevaba un colocón,
que estaba apalancado en el colchón de su habitación,
haciendo disparar a su imaginación,
así que esta historia así se acabó.

3 thoughts on “Bryan

  1. Zaira

    eeee jeje, ta tope de currao tio XD
    las echo asta rimando,flipas jeje
    weno pos eso que no me la havia leio pero ta tope de wapa 🙂
    pos eso XD
    k te e comentao xk como nadie lo ace pos mira ma picao XD jeje DW

  2. karen

    eeeeiiii
    mane k son super macas las istorias
    k molan muxo i k cuesta inventar i tu te lo as currao
    jejejej XD

    tekero loko

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *