EDITORIAL PLANETA

 

El Premi Planeta 2018

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=AgzCRl4xjdo[/youtube]

El premi Planeta sempre és una festa per als guanyadors. Recordava el pare en les rodes de premsa anteriors al lliurament del Premi Planeta que el premi era un regal que ell feia a la seva dona Teresa. Per això el premi sempre es dóna la nit de Santa Teresa. A més de recordar el fet que José Manuel Lara pare sempre tenia notícies d’una nova compra, una nova adquisició pel grup d’empreses editorials i alguna notícia sorneguera de l’Espanyol, equip del futbol del qual era gran aficionat. El pare va morir, el fill Fernando que semblava que era el lider de futur també va morir en accident de cotxe, es va fer càrrec José Manuel Lara fill, i ara el grup editorial ja no té el to dels Lara, aquesta gran família amant dels llibres i del negoci de l’editorial que li donaven salsa a les xafarderies del dia anterior al lliurament del premi. Ara tot és més formal i seriós.

Són pocs els premis literaris que permeten que la teva vida canviï de rumb. És una cosa així com que et toqui la loteria en la vida d’un escriptor. És clar no cal comprar el dècim, sinó escriure una bona novel·la i estar en el moment just en el lloc exacte, com passa en tots els àmbits de la vida.

Aquest any el premi Planeta ha recaigut en un especialista en novel·la històrica Santiago Posteguillo (València, 1967). Un novel·lista especialista en el període romà. Es va donar a conèixer amb una sèrie de novel·les històriques dedicades a l’Imperi Romà, notable és la seva trilogia sobre Trajà.

La novel·la s’apropa a la figura de Julia Domna (170-217) l’emperadriu més poderosa de Roma, la dona de Septimi Sever. Jo, Julia. Va obtenir el 67è premi Planeta dotat amb 601.000 euros. La història d’una dona que ascendeix socialment des de la seva condició humil.

La novel·la finalista és la investigació sobre la nissaga familiar de l’autora per buscar-se a si mateixa. Ayanta Barilli, filla de Sánchez Dragó, un animal televisiu que tant ha fet per la difusió de la literatura en programes i tertúlies. Ell també va ser guardonat amb el Premi Planeta l’any 92, encara que l’escriptor va ser el guanyador. Ayanta Barilli fa una anàlisi de les dones de la seva família en Un mar violeta fosc. El pare En els dos casos el focus del Premi Planeta està posat en la dona les principals lectores de novel·la, així mateix l’editorial sempre ha mimat la premsa especialitzada en els llibres a la qual té cura any rere anys des de la creació del premi i per descomptat dels llibreters sense els quals no tindria sentit la indústria editorial que ha canviat moltíssim des dels anys de postguerra fins ara. Els clàssics venedors d’enciclopèdies que anaven pis per pis venent l’enciclopèdia i col·locant el Premi Planeta han estat substituïts per Internet i aquesta cosa tan freda però eficaç de comprar en línia un llibre i rebre’l per missatgeria o llegir-lo en format digital directament amb una descàrrega sempre legal. La pirateria editorial trenca les regles de joc de l’economia de mercat i fa que els escriptors quedin amb el cul a l’aire. Els editors agafen el pols al món del llibre a la Fira del llibre de Frankfurt, on el llibre imprès segueix sent el producte estrella, el lector que pot triar qualsevol format encara tria de manera majoritària el llibre imprès.

Sens dubte, premis com el Planeta fomenten la lectura a nivell general i contribueixen a elevar el nivell de lectura. Sens dubte una societat que llegeix és una societat que dialoga i reflexiona des del coneixement. Cada any unes sis-centes novel·les es presenten a un premi i tots es pregunten de què està fet el Premi Planeta? La resposta no podia ser una altra que del material amb què es fan els somnis.

  1. A. Aguado

Del dolç al salat

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=gQs6WFcu0rw[/youtube]

Miquel Antoja, 101 receptes per a triomfar, Llibres cúpula, Editorial Planeta, Barcelona, ​​2018, 222 pàgines, 20 €.

 

Sempre és una difícil decisió aquesta de triar un camí a la vida, però quan ho decideixes has de posar tota la carn a la graella. La cuina és un dels camins professionals què més acceptació està tenint entre els joves i en aquest sentit les escoles ofereixen cada vegada millor formació. Un exemple és el del llibre de cuina que presentem avui: Miquel Antoja (Badalona, ​​1984) és un fanàtic dels fogons, un d’aquests talents emergents, i ho fa des de la cuina i des dels llibres. Avui presentem 101 receptes per triomfar Llibres Cúpula, d’aquesta manera se suma a la llarga llista de xefs que es dediquen a la didàctica de la cuina.

El llibre conté les receptes preferideds del cuiner que es va formar a l’Escola Universitària d’Hostaleria de Sant Pol de Mar. Es considera hereu de Josep Maria Freixa en el restaurant del qual va treballar dur, ​​va passar per la cuina del resturant Sant Pau de Sant Pol de mar de la xef Carme Ruscalleda. S’ha convertit en un cuiner mediàtic que té el seu canal de youtube, instagram i altres xarxes socials. Una de les virtuts que ha après dels seus mestres és la constància i les ganes de millorar per això una de les seves facetes és la d’assessor de restaurants.

El llibre mostra dues cares de la mateixa moneda: la cara a (pastisser) i la cara b (cuiner), dolç i salat formen les dues cares d’un mateix professional de la cuina. El llibre està estructurat en nou blocs entre d’altres: bases de cuina, salses, peixos, carns, postres i galetes… Entre les receptes destaca el brou de gamba, la samfaina, la crema acipicant vegetal, lemon peu i el Dònut. Cada recepta té els ingredients amb les quantitats exactes, els passos a seguir, fotografia i consell del tipus: “Es pot utilitzar per postres, per refrigeris, per aperitius. De vegades algunes notes a peu de pàgina tipus: “aquesta cocció és ideal per si comprem els llamàntols, però no volem menjar-los el mateix dia. Si els fem aquesta cocció i els congelem, conservarem la seva frescor per al dia que els vulguem consumir “o del tipus” Si se’ns queda sec el guisat a meitat de la cocció, es pot afegir una mica més d’aigua bullint. En el cas de les mongetes l’aigua ha de ser freda “. El llibre conté receptes tan útils com la massa de pizza, la pasta fresca, una bona beixamel, salses o caldos com la vichyssoise, ens ha cridat l’atenció la forma de fer les croquetes de pernil o l’steak tàrtar, … el llibre es tanca amb la recepta d’ speculoos, aquestes galetes són típiques de Bèlgica i Holanda i ens recorden els sabors dolços de tota la vida. D’alguna manera aquest és el sentit d’aquest receptari, el de gaudir dels sabors dolços i salats de tota la vida amb l’ajuda inestimable d’algú que entén la cuina com l’art dels sentits.

  1. A. Aguado

 

L’assassí de la brúixola

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=mS60CMh1zPs[/youtube]

Blue Jeans, La chica invisible, Planeta, Barcelona, ​​2017, 542 pàgines, 19 €.

 

En una novel·la les dues primeres pàgines són fonamentals perquè enganxi al lector i no deixi de llegir com succeeix a La chica invisible que quan comences no pots parar, això passa poques vegades. La novel·la que publica Planeta explica la història d’Aurora, la història d’un institut d’ensenyament mitjà on tots tenen secrets a amagar, per descomptat com en les millors novel·les angleses del gènere negre. Hi ha un crim per resoldre on tots podrien ser culpables, tots són sospitosos. Qui ha matat la noia invisible?

L’autor Francesc de Paula escriu sota el pseudònim de Blue Jeans. El novel·lista es troba còmode en la novel·la de misteri sobre el tema de fons, les trames juvenils sobre les quals porta diversos anys treballant. L’adolescència i les seves contradiccions, la seva innocència, la seva lluita per la justícia i la seva energia gairebé inesgotable. La novel·la està plena de WhatsApps d’aquests que ens penedim l’endemà d’haver-los enviat, d’aquests impulsius que donen pistes sobre un estat emocional. Adolescents d’un institut aclaparats pel fet d’estudiar, o de viure. Adolescents fràgils com bombolles de sabó. Joves enganxats a una pantalla, ja sigui de mòbil o d’ordinador. Entre aquest mar d’adolescents la típica noia o noi que no es relaciona amb ningú, aquests que passen desapercebuts, els invisibles per als altres, fins i tot pel Twitter o l’Instagram. El cos de la jove apareix sense vida, es diu Aurora i ja tenim cas per investigar, pistes falses i pistes veritables.

El món dels professors i dels alumnes apareix en un repertori de situacions quotidianes. Pares i mares d’alumnes i vida acadèmica. El fantasma d’Agatha Christie sobrevola sobre aquestes cinc-centes pàgines que es devoren ràpid, en les mans d’un lector que li surt la vena periodística i vol saber d’aquesta noia que la marxa del seu pare va començar a desconnectar-la de la vida. No era una nena, tenia disset anys i es deia Aurora Rius filla de Vera i Bernat. Com sempre les primeres sospites recauen sobre els familiars més propers. Després la trama agafa camins que el lector lliurat a les novel·les de suspens amb crim anirà descobrint. Emocions, sentiments i reflexions sobre els adolescents dels instituts d’ensenyament mitjà sembren La chica invisible. Una molt bona lectura d’estiu, passat l’aclaparament dels exàmens, sota l’ombra del para-sol i el so del mar a la llunyania mentre passem les pàgines amb els dits plens de crema solar.

  1. A. Aguado

La chica del tren

 

Paula Hawkins, “La Chica del tren”, Editorial Planeta, Barcelona, 2016, 493 páginas, 20€.

 

Tres mujeres, dos hombres, dos bebé, muchas dosis de intriga, sorpresa, suspense, pensamientos focalizados en el punto de vista femenino y ,por supuesto, un cadáver: todo esto es “La chica del tren”. Un thriller psicológico que nos atrapa desde el inicio: “Una por la pena, dos por la alegría, tres por una chica. Tres por una chica. Me he quedado atascada en el tres, soy incapaz de seguir. Tengo la cabeza llena de ruidos y la boca llena de sangre”.

La epopeya de una perdedora, una desempleada alcohólica capaz de reinventarse, esa es la clave del éxito de esta prodigiosa novela: “Mi madre solía decirme que tenía una imagianación hiperactiva”.

La industria del cine no ha perdido el tiempo y la Universal Pictures ha adaptado la novela a guión cinematográfico, pero entre la novela y la película, nosotros siempre nos quedaremos con el original. Aunque establecer este tipo de compraciones siempre es perder el tiempo, porque hay público para los dos sectores. Nada más gratificante para nuestra vida de lectores que dar rostro a cada personaje y al cadáver de Megan Hipwell: “llevo tres más en la bolsa de plástico que descansa a mis pies. Es viernes, asíq eue tengo paor qué sentirme culpable”.

Paula Hawkins es una periodista económica, como su padre, que dejó la actualidad de la bolsa para centrearse en la literatura, ahora escribe historias que atrapan a sus lectores como la miel a las moscas. Paula Hawhins como Jane Austen aporta a la literatura la menera tan especial de ver el mundo de una mujer comprometida con la imaginación como Mary Shelley y la inteligencia y la sensualidad de Marguerite Duras: “El tren frena. Estamos casi delante de la casa de Jess y Jason, pero no puedo ver nada por la ventana porque hay demasiada gente en medio. Me pregunto si estarán en casa y si él ya se ha enterado y se ha marchado, o si todavía está viviendo una vida que es una menteira”.

Una de las grandes virtudes de la novela es su agilidad a la hora de ser leída, es una novela guepardo, nada que ver con esos mamotretos lentos como ferrocarriles de carga: “Por el amor de Dios. Rachel, ¡qué coño pasa contigo? Ya he tenido bastante, ¿lo entiendes? Me acabo de pasar una hora en el coche buscándote… Ella pensaba que ibas a…Pensaba que… Ya no sé qué puedo hacer para que no llame a la policía. Déjanos en paz. Deja de llamarme, deja de venir a casa, déjanos en paz de una vez. No quiero contigo, no quiero verte, no quiero que te acerques a mi familia”.

No sabemos si existe una literatura femenina o masculina, lo que sí sabemos es que sí existe la buena liteatura y como Miguel de Cervantes predicaba hay que buscar la naturalidad y las ganas decontar para que el lector entre en la novela como un personaje más. Leer novelas como “La chica del tren” nos devuelven a la literatura que nos hace disfrutar por la historia que se cuenta. ¿Cuántas obras de literatura hemos leído que no cuentan nada, sólo es un ejercicio lingüístico del autor, muy bueno, pero vacío como un pozo sin agua, no deja de ser un pozo, pero no sirve para nada porque no tiene agua. Ya Lope de Vega definió la buena literatura como aquella que le gusta al público consumidor, pues lo paga el vulgo démosle gusto. No me importaría volver a leer “La chica del tren”, una de esas tardes en las que el sol todavía ilumina mi butaca de lectura.

  1. A. Aguado

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=AvOcTThP2ls[/youtube]

La noia del tren

 

Paula Hawkins, “La Noia del tren”, Editorial Planeta, Barcelona, 2016, 493 pàgines, 20 €.

 

Tres dones, dos homes, dos nadons, moltes dosis d’intriga, sorpresa, suspens, pensaments focalitzats en el punt de vista femení i, per descomptat, un cadàver: tot això és “La noia del tren”. Un thriller psicològic que ens atrapa des de l’inici.

L’epopeia d’una perdedora, una desocupada alcohòlica capaç de reinventar-se, aquesta és la clau de l’èxit d’aquesta prodigiosa novel·la.

La indústria del cinema no ha perdut el temps i la Universal Pictures ha adaptat la novel·la a guió cinematogràfic, però entre la novel·la i la pel·lícula, nosaltres sempre ens quedarem amb l’original. Encara que establir aquest tipus de comparacions sempre és perdre el temps, perquè hi ha públic per als dos sectors. Res més gratificant per a la nostra vida de lectors de donar rostre a cada personatge i al cadàver de Megan Hipwell.

Paula Hawkins és una periodista econòmica, com el seu pare, que va deixar l’actualitat de la borsa per centrar-se en la literatura, ara escriu històries que atrapen als seus lectors com la mel a les mosques. Paula Hawhins com Jane Austen aporten a la literatura la manera tan especial de veure el món d’una dona compromesa amb la imaginació com Mary Shelley i la intel·ligència i la sensualitat de Marguerite Dures. No sabem si hi ha una literatura femenina o masculina, el que sí sabem és que sí que hi ha la bona liteatura i com Miguel de Cervantes predicava cal buscar la naturalitat i les ganes decontar perquè el lector entri en la novel·la com un personatge més. Llegir novel·les com “La noia del tren” ens tornen a la literatura que ens fa gaudir per la història que s’explica. Quantes obres de literatura hem llegit que no compten res, només és un exercici lingüístic de l’autor, molt bo, però buit com un pou sense aigua, no deixa de ser un pou, però no serveix per a res perquè no té aigua. Ja Lope de Vega va definir la bona literatura com aquella que li agrada al públic consumidor, ja que ho paga la plebs donem-li gust. No em faria res tornar a llegir “La noia del tren”, una d’aquelles tardes en què el sol encara il·lumina la meva butaca de lectura.

  1. A. Aguado

 

¡Levad anclas, largad amarras!

 

 

 

Zoé Valdés, “Lobas de mar”, Premio de Novela Fernando Lara, 2003, Planeta, Barcelona, 2003, 242 páginas,

 

 

Zoé Valdés (La Habana, 1959) ha logrado, novela tras novela, incorporarse a la nómina de escritores cuyas obras se siguen con interés. La escritora es cubana exilada y muy comprometida con los problemas políticos que vive la isla de Cuba. Ante una nueva novela de Zoé Valdés existe siempre una gran expectación y sobre todo si viene abalada por un galardón literario. El año 1996 fue muy importante en su carrera porque con “Te di la vida entera” alcanzó gran popularidad gracias a quedar finalista del Premio Planeta.Zoé Valdés escribió la novela de forma clandestina y guardando un absoluto secreto sobre su proyecto. Logró sacar el manuscrito de la isla con la intervención de unos periodistas amigos seis meses antes de trasladarse a París.

Ahora, la novelista se ha olvidado en esta nueva novela de la denuncia del régimen castrista y de su peripecia personal para pasárselo de lo lindo dando rienda suelta a su sentido aventurero con una obra de género. “Lobas de mar” es una novela histórica centrada en las correrías de dos mujeres, Ann Bonny y Mary Read, a finales del siglo XVII. El tema de la piratería parecía un asunto acotado por los varones, pero Zoé Valdés da una vuelta de tuerca y convierte a dos mujeres en las heroínas de un mundo dominado por lo masculino. Todos hemos compartido aventuras en sueños con John Silver “El Largo”, quién no ha fantaseado con los trajes, los mapas, los tesoros y la bandera pirata. Fue el Romanticismo quien los elevó a la categoría de mito, en su búsqueda de la libertad máxima. Los piratas más famosos vivieron en sus barcos durante los siglos XVI, XVII y XVIII. Paladines de la aventura, aguerridos y temerarios, los piratas se convirtieron durante muchos años en los dueños de los mares, actuando casi siempre al margen de la ley, fueron los auténticos protagonistas de un buen número de episodios históricos. Pronto, el cine y la literatura consagraron su figura en todo un mito, capaz de soportar estoicamente los envites del mar, realizar las más increíbles hazañas y obtener por fin los botines más valiosos.

“Lobas de mar” utiliza el recurso clásico de la falsa identidad, hacerse pasar por quien uno no es. Por un lado Ann se hace pasar por un hombre para que la tripulación no descubra que es una mujer. Por otro lado, también Mary se hace pasar por varón y se une a un ejército y más tarde se ve obligada a enrolarse en un barco, bajo ese disfraz masculino. Ann y Mary se convertirán en una pareja de piratas que surcarán los mares del Caribe: “Ann Bonny y Mary Read, enlazadas en una añorada caricia, sus finos y tersos hombros –en comparación con la piel bronceada de los brazos- vibrando bajo el manto del crepúsculo alquitranado, convencidas de que deberían guardar astutamente el secreto, prometieron no traicionarse”.

Pero que nadie se lleve a engaño, “Lobas de mar” no es la típica novela de piratas, sino que tras la corteza temática se encuentra el fino análisis de los sentimientos de estas dos valientes en un mundo de hombres como la famosa monja alférez. Zoé Valdés ha escrito una novela que supera las narraciones para adolescentes en su sutil tratamiento de las pasiones del corazón. La forma que tiene la escritora cubana de narrar nos recuerda las mejores ficciones históricas, porque desde el inicio de la narración consigue sumergirnos en su mundo.

J. A. Aguado

HOMENAJE A MANUEL VÁZQUEZ MONTALBÁN

 

Los que cubrimos la información cultural nos metemos como intrusos en un territorio de observación de la conducta de los profesionales de la pluma, y un servidor de ustedes lleva más de veinte años en esto de la crítica literaria. Por dicha razón de oficio somos testigos de vidas ejemplares, como la de Manuel Vázquez Montalbán (Barcelona, 1939-2003), que pasan ante nuestros ojos con su acreditada personalidad, construidas por con el esfuerzo de su pluma tanto en el periódico como en el mundo editorial. El autor de “A la sombra de las muchachas sin flor” siempre fue rojillo y escribía sus artículos para El País y publicaba sus libros en el grupo Planeta. Estoy seguro de que en el futuro siempre se tendrá en cuenta lo que escribió y muy pocas veces qué pensó o qué defendió.

El primer libro que leí de Manuel Vázquez Montalbán fue “Yo maté a Kennedy”, recuerdo que se lo compré al señor Grau junto con un gran fardo que extraje de una de las habitaciones de la librería. Durante unos años me dediqué a buscar los sábados por la mañana aquellos libros sepultados en la habitación que hay junto a patio de luces de la librería del señor Grau, allí fue donde descubrí joyas que me han acompañado siempre. A pesar de la lluvia que ha caído desde entonces no he dejado de leer cada una de las obras del poeta, ensayista, novelista y articulista.

Muchos premios adornan la carrera de Manuel Vázquez Montalbán -desde el Planeta, hasta el Raymond Chandler, el Prix de literatura policíaca francés, el Ennio Flaiano, etc.- debidos, en su mayoría, a su trabajo como narrador, y, en concreto, como padre de Pepe Carvalho, ese detective que, desde “Tatuaje”, es un privilegiado espectador de la transición española entre el franquismo y el final del milenio. Carvalho era el alter ego de un novelista que diseccionaba la realidad con el bisturí del pensamiento, todo un ejemplo para quienes hoy analizan la realidad desde el brillo de sus cuentas bancarias.

Frente a la clásica denuncia de Hobbes de que el hombre es un lobo para el hombre, Manuel Vázquez Montalbán nos vino a decir que el hombre se había convertido en un loco para el hombre. Todo el que tiene memoria, memoria crítica, lo sabe o puede llegar a intuirlo. La principal característica, lo que dio unidad a la vasta y variada obra de Vázquez Montalbán, fue su vocación por crear un gran fresco acerca de la época que el autor vivió intensamente. Podemos decir que la capacidad de este autor para la reproducción novelada de la realidad hizo que el escritor contara con más lectores que los clásicos americanos durante el “boom” -provocado en una buena medida por el éxito de las primeras narraciones protagonizadas por el detective gallego- que éstos vivieron entre los jóvenes españoles a comienzos de los años 1980. No hay que olvidar que en este reflejo de la realidad se encuentra una buena parte de la grandeza de este género literario, que ya desde sus albores vino a denunciar las corrupciones del sistema.

Me resisto a hablar de Manuel Vázquez Montalbán como algo crepuscular y acabado. Ahora lo recuerdo sentado con un vaso de whisky en la mano mientras repasaba las notas de la presentación de “Erec y Enide” (Editorial Areté), título tomado de la primera novela artúrica de Chrétien de Troyes, en la que se habla de la soledad y del amor en tiempo crepuscular. Del infatigable escritor guardo una memoria viva de presentaciones de libros y de mis lecturas, que son las lecturas de toda una generación.

Recuerdo, también, a Manuel Vázquez Montalbán presentando “El estrangulador”, novela publicada por Mondadori y Premio de la Crítica, una ácida crítica del mundo contemporáneo, donde el protagonista, el mismísimo estrangulador de Boston, ayuda al escritor a descuartizar una sociedad donde el cultivo de la soledad y la incomunicación conducen a la locura y a la violencia solapada; la obra fue saludada desde un primer momento por la crítica como un libro “difícil” y “sorprendente” en la trayectoria del escritor y como su entrega más “ambiciosa”. En aquella ocasión le hice un par de preguntas sobre “El pianista”, publicada por Seix Barral, una de las novelas que me han fascinado y a cuyo estudio dediqué largas horas.

En ocasiones fue un incomprendido por sus posturas políticas, ahora recuerdo una vez en Barcelona, cuando presentaba Manuel Vázquez Montalbán –categórico y brillante- su libro sobre Dolores Ibárruri (“La Pasionaria y los siete enanitos”), cómo los presentadores del acto mostraban su asombro ante la reivindicación que hacía el creador de Carvalho del mítico personaje político.

A raíz de una conversación mantenida con su editor en Italia, Manuel Vázquez Montalbán se decidió a escribir un libro que fuera un análisis sobre la situación política en Europa. El resultado final ha sido un ensayo que mantuvo la esencia del “Manifiesto subnormal” (1970). La obra, publicada por Crítica, se presentó con el título de “Panfleto desde el planeta de los simios”. Esta reflexión estaba dirigida, principalmente, hacia la izquierda, “porque tradicionalmente siempre ha sido la que ha creado debate, aunque no sirva de nada”. Palabra de Montalbán.

Un día se enfrascó en presentarnos a Jesús Galíndez, agente doble, hasta triple, que había sido decidido antifranquista que sirvió al PNV en el exilio, pero que colaboró con la CIA y el FBI en asuntos oscuros. Un héroe turbio, lo definía Manuel Vázquez Montalbán en la presentación de la novela, que resucitó una historia desconocida en una de sus novelas que más fortuna cinematográfica ha tenido.

También recuerdo cuando Ediciones B lanzó una colección sobre la cocina de Manuel Vázquez Montalbán; diez años se tardó en completar la colección de los diez libros de “Carvalho Gastronómico”. Lo del escritor con la cocina era un auténtico delirio y lo demostró en un libro de encargo, “La gula”, donde se aunaban pintura, literatura y crítica de arte, libro compuesto por un relato de Vázquez Montalbán, ilustrado por dieciocho cuadros comentados y reproducidos al detalle, de los siglos XVI al XX, que muestran el gusto por la comida, por la gula, a través de los tiempos.

Al menos una vez al año veía a Manuel Vázquez Montalbán, y esa ocasión fija era el Premio Planeta, en la que el escritor acudía, como miembro del jurado, a la rueda de prensa-almuerzo con los periodistas y al día siguiente a la cena. En medio de todo el espectáculo mediático yo lo veía como un poeta. De hecho, él se definió a sí mismo, ante todo, como poeta. En el ámbito de su vasta producción, éste fue su rincón más íntimo, quizá el menos divulgado y conocido por el gran público e, incomprensiblemente, a menudo poco considerado por la crítica. Quiero ahora aquí traer a colación unos versos suyos: “…siempre bajo aquel toldo/ tornasol sobre el que las lilas/ dejaron la huella de su huida/ nocturna/ perfume de canción con vocalista/ sobre tarimas repintadas/ agónicos músicos calvos/ tuberculosis/ de saxofón muy mal alimentado/ grosella granadina menta naranjada/ verano brisa burbujas en los labios/… te arreglaste las medias/ de marrón rayón tan racionado/ entre bostezos/ que perseguían nuestros regresos a las camas/ húmedos de relente porteños/ muchacha azul/ desafiante princesa cubierta de caramelo”.

A Manuel Vázquez Montalbán ya no lo vimos este año en el Premio Planeta porque estaba de gira por Australia, desgraciadamente su corazón de cornalina no resistió. Al menos nos queda el consuelo de su lectura, la lectura de un escritor que escribía con sentido del humor, tenía instinto periodístico y calidad narrativa, era un barcelonés polifacético que inventaba novelas, componía poesías, cultivaba el comentario de actualidad, votaba comunista, escribía en “El País” no siendo polanquista ni antipolanquista, y sabía preguntar y, sobre todo, escuchar. Descanse en paz.

J. A. Aguado

 

 

Un bestseller de calidad

 

 

Matilde Asensi, “El origen perdido”, Planeta, Barcelona, 2003, 558 páginas, 19 €.

 

La alicantina Matilde Asensi se dio a conocer en 1999 con su primera novela “El salón ámbar”, después vino “Iacobus” (2000) y “El último catón” (2001). Ahora se adentra en el mundo de la selva boliviana de la mano de tres expertos en las redes telemáticas con “El origen perdido”, un besteseller con la tensión de la novela de aventuras, emocionante y poderosa, que plantea cuestiones del pasado muy incómodas con medios del futuro.

Esta mujer que estudió periodismo en la Universidad Autónoma de Barcelona y trabajó durante tres años en los informativos de Radio Alicante-Ser ha escrito una novela cuya lectura no puede dejarse, engancha de tal forma que no se desea que acabe. Podemos bautizar a la periodista como “la Umberto Eco femenina”. La fórmula de la narración se reduce a un cóctel de intriga y de historia sabiamente mezclado. “El origen perdido” es, sin duda, una novela histórica, pero lo que importa en ella no son los escenarios, las épocas, el tinglado decorativo. Lo que importa es el modo en que la escritora nos transmite su saber del amor, del odio, de la muerte, de la amistad y del miedo. De todo eso y de todo lo demás: los mimbres del cesto de la vida.

Hay un dato en esta novela que la aleja de la novela histórica estrictamente en beneficio de la novela de aventuras, se trata del hecho de incorporar el mundo de Internet a la narración a través de su protagonista, un hacker, un individuo sin estudios que vio con anticipación el negocio que suponían las nuevas tecnologías gracias a las cuales puede hablar de todo: de Harry Potter a las claves de los sistemas operativos, pasando por las cosas que le cuenta su abuela: “En aquel momento, la vida, para un hacker como yo, sólo era un complejo sistema de algoritmos escritos en un lenguaje de programación para el cual no existían manuales… La vida era lo que era y, además, muy corta, así que la mía consistía en mantenerme permanentemente ocupado, sin pensar en nada que no tuviera que ver con lo que llevaba a cabo en cada momento, sobre todo si, como entonces, lo que estaba haciendo era, entre otras cosas, un delito penado por la ley”.

A la par que los analistas se debaten en preguntas acerca de si internet es un basurero electrónico o una maravilla de la tecnología, la red enfrenta a los que enarbolan la libertad de expresión y a los añejos defensores de la moral. Ajenos al debate, los hackers disfrutan como si fuesen jugadores en una partida de ajedrez. Este espíritu de aventura, de reto, es el que Matilde Asensi recoge para moldear un personaje que arriesga la vida por salvar a su hermano de una rara enfermedad, relacionada con una maldición. “Tu hermano no se movía, no hablaba, tenía la mirada vacía como si de verdad estuviera muerto”.

Arnau Queralt es un genio informático, un empresario poco convencional que desarrolla una actividad paralela como hacker junto a sus amigos y empleados, Lola y Marc. La mente analítica e inquisitiva de Arnau descubre que en el momento en que comenzó la extraña enfermedad de su hermano, éste se encontraba realizando una traducción de un idioma hablado por los aymaras, antecesores de los incas. A partir de aquí, los tres protagonistas viven la aventura más fascinante de sus vidas. Al grupo se añade otro personaje importante que sirve como contrapunto, Marta Torrent, catedrática en la materia y fuente de disputas con el protagonista con el que se lleva como el perro y el gato. La historia en ningún momento es aburrida porque en ella encontramos muchas de las claves de la conquista de América, que nos sirven para entender mucho mejor nuestro presente: “Los lingüistas opinan que las cinco mil lenguas que existen hoy sobre el planeta probablemente tuvieron un origen común, una especie de protolenguaje original del que derivaron todos los demás”.

El proceso de documentación no sólo incluye la bibliografía clásica, sino también Internet; no en vano Asensi se confiesa una internauta veterana: “Internet me permite visitar ciudades en las que nunca he estado para ambientar los escenarios en los que discurre la acción”.

Es importante no perder de vista el nombre de Matilde Asensi, que con tres novelas se ha convertido en la principal escritora española de novela histórica. Según ella misma cuenta, su próximo libro tratará de una historia en la que Noam Chomsky y las lenguas jugarán un papel determinante en este nuevo rumbo que ha tomado su carrera. Sin duda “El origen perdido” es una creación sobresaliente. Una aventura tan verosímil como la historia: incluso tal vez más, porque es más coherente y vívida de lo que podría ser una crónica histórica.

J. A. Aguado

 

 

Los fantasmas de un escritor

 

Francisco Umbral, “Los metales nocturnos”, Planeta, Barcelona, 2003, 200 páginas, 18 €.

 

 

 

Francisco Umbral (Madrid, 1935), siempre heterodoxo respecto de los géneros literarios, vuelve a la novela, después de una grave enfermedad, con una obra experimental. Una obra narrativa, en fin, llena de heterodoxia y sabiduría, que supone toda una relectura y una reescritura en estas páginas que vierte el saber literario del creador de “Mortal y rosa”, quien, en esta ocasión vuelve a tomar Madrid como alimento literario y escribe un extraño corazón de las tinieblas con el peregrinaje de Jonás, su protagonista, un periodista y escritor que en una noche de agosto sale a la calle en busca de sí mismo. Será una salida que se verá envuelta en putas, viejas y jóvenes; con camellos, narcos, muertos, juego, sexo, droga y traiciones, todo ello con Madrid como telón de fondo, y con una sociedad asfixiante, de perseguidores y perseguidos por medio.

Vuelve el novelista de siempre lleno de metáforas salvajes, anotando en forma de apuntes sus pasiones literarias. Tras la cometa de estas estrellas, la carrera literaria del gacetillero madrileño ha ido forjándose con la materia con la que se construyen las grandes obras, a saber: Voltaire, Baudelaire, Stendhal, Flaubert, André Gide, Oscar Wilde, Rilke, Lou Andreas-Salomé, Breton, Dora Maar, Magritte, Virginia Woolf, Ezra Pound, Joyce, Sartre, Graham Greene, Saramago, entre otros. Todos ellos son los creadores con los que Umbral convive y a los que va retratando como si fueran sus santos de cabecera. La peripecia literaria de Umbral es quizá la aventura más compleja de este siglo, incluido algo tan incuestionable como la fronda valleinclanesca, la filigrana de cenefa y greguería de Ramón Gómez de la Serna o la hermosa y contundente plasticidad de Camilo José Cela. Para muestra un botón: “Quiero decir que hago literatura mental con Enésima, porque la literatura está en la cabeza y no en la tinta ni en la máquina ni en el whisky. Y mucho menos en el pico, que te hace saltar la cabeza en astillas (la cárcel veo que me está volviendo moralista)”.

Una novela cuajada de violencia, acción y descripción intensa de la noche como escenario. En el fondo de esta marea intelectual está el gusto por vivir la literatura desde la propia literatura. Mundos marginales sirven de escenario a esta apoteosis del gamberrismo intelectual. Sólo la prosa riquísima y renovadora de Umbral ha podido mantener en pie tan gran ejército de monstruos literarios. Entre la ficción y la crónica, con humor, ternura y tremendismo, Umbral pinta, con su estilo de cronista periodístico, un retablo agitado de un mundo que contempla desde lo emocional: “Berta, mujer de periódicos y embajadas, guapa oficial, bollacón o quién sabe, solitaria, independiente, buena y falsa, mala y amiga. Estamos en un alto y antiguo piso de la Plaza de Oriente, nos hemos besado en el ascensor”.

Umbral es vanguardia, como vanguardia es rebeldía y como rebeldía nos deja su herencia. Novela-crónica-intelectual de un gamberro, acta literaria de un eterno adolescente que tira a las piscinas a los periodistas chinchosos. Francisco Umbral hace novela pero, a la vez, saborea dichoso el placer del oficio de periodista, la imagen inusual, el adjetivo que deslumbra, el neologismo agudo y preciso, trata el castellano con fervor, con pasión, con unción, con trabajo, porque la inspiración viene del mucho laborar con las palabras y Umbral ha sido un trabajador incansable; como Sísifo tenía una roca, Francisco Umbral tiene una montaña de libros. Con toda la intensidad y verdad de una crónica, con toda la intimidad de un poema, el lector pasea de la mano del novelista por unos escenarios canallas, que el propio autor ha mamado. Vidas, historias, recuerdos, frustraciones, sueños, poetas, amigos, la trama íntima y minuciosa del corazón de lector que palpita en estas páginas con vigor narrativo y gran belleza de pensamiento e idioma, porque Francisco Umbral nos enseña que la magia de leer supone la mayor libertad intelectual e imaginativa que se puede dar al cerebro.

J. A. Aguado

 

El mundo de la moda visto por los ojos de Carmen Posadas

 

Carmen Posadas, “El buen sirviente”, Planeta, Barcelona, 2003, 338 páginas, 22 €.

 

Cinco años llevaba Carmen Posadas (Montevideo, 1953) en el dique seco, desde que ganara el premio Planeta en 1998 con “Pequeñas infamias”. La escritora es hija de diplomático, y a partir de los doce años su vida transcurre entre Madrid, Moscú, Buenos Aires y Londres. Una apátrida que ha desarrollado un gran poder de observación. Se inició en esto de la literatura con libros infantiles y se dirigió al público adulto a través de relatos cortos, hasta que apareció su novela “Cinco moscas azules” publicada por Alfaguara en 1996. “Cinco moscas azules” era una novela en donde la reflexión y la observación estaban al servicio de una buena literatura.

Carmen Posadas esuna escritora mezcla de Ágata Christie y Pedro Almodóvar. Esta mujer ha demostrado en su vida que es capaz de cualquier cosa, entre ellas la de vender su alma al diablo por escribir una gran novela. Pero no ha hecho falta ningún pacto, porque esa gran novela está aquí y lleva por título “El buen sirviente”. La cronista de las clases altas madrileñas hace un homenaje a la novela de misterio anglosajona y nos presenta a una fotógrafa de cuarenta y cinco años que realiza fotos a mujeres para revistas de moda y, mientras las va colocando en las posiciones requeridas, medita sobre su vida, sobre su amor frustrado con un hombre mayor y famoso que sólo la utiliza para el sexo, sobre su madre, de sesenta y tres años, siempre relacionada con jovencitos, y sobre un misterio sucedido en la vida de ella misma, cuando tenía trece años, y que en cierto modo ha condicionado su vida sentimental: “La vida no es bella ni siquiera cuando uno es el hombre más guapo del mundo, ni siquiera cuando se ha encontrado el amor y se ha ido uno a vivir con ella, ni siquiera -y esto es lo más asombroso- cuando desde niño uno siempre ha creído que todo es para bien en el mejor de los mundos”.

Inés Ruano, una fotógrafa de éxito, es la protagonista, a la que unos misteriosos hombres de negro le pedirán que pague con su alma la buena suerte que disfruta. Descubrirá que son unos enviados de su malvada madre, su rival incluso en el amor. Ésta utilizará a un modelo que, pese a su belleza, bordea el desamparo económico, y a quien, de repente, una empresa bastante extraña le ofrece el papel de su vida: hacer de hermoso y tentador Lucifer para un supuesto programa trampa de televisión, donde, tras emborrachar primero a algún famoso, luego se aparece en su casa y se le dice que durante aquel trance etílico firmó un pacto con el diablo, y éste viene a cobrar.

Los personajes de “El buen sirviente” están dispuestos a vender su alma al diablo a cambio de éxito y belleza: “Cómo se van a emitir, quién se los va a comparar -interviene el cámara (barrita de oligoelementos con bífugus es su elección para la pausa)- si los personajes que eligen no los conoce ni Dios. Famosos, ¿pero qué coño famosos?”.

Esta es una novela sobre amores inconvenientes y desastrosos, sobre la rivalidad entre madres e hijas, sobre el miedo que produce el éxito y sobre quienes están dispuestos a cualquier cosa para conseguirlo. Lucifer nunca podrá llevar del todo la contraria a Dios, sino en todo caso servirle “torcidamente”. Carmen Posadas ha tomado para el desarrollo de la narración una frase de Víctor Hugo –“en la cumbre hace mucho frío”- y un epitafio según el cual “el diablo prefiere para su asuntos un buen sirviente antes que uno malvado”.

Todos los personajes de la novela están marcados por ese frío helado de la soledad de unos tiempos en que los amigos, en lugar de estar en la puerta del al lado, pueden estar en Nueva Zelanda y contactar con nosotros a través de internet: “Las llamadas de Montevideo se habían vuelto tan escasas en los últimos tiempos y prácticamente inexistentes desde la última debacle económica, que la de Flo sólo podía deberse a una mala noticia”.

Una reflexión nace de la lectura de “El buen sirviente” y ésta no es otra que la de considerar la belleza como un arma eficaz, que si se sabe utilizar, puede ser tan eficiente como el poder o el dinero. Como todas las armas hay que saber utilizarla. No basta con ser guapo o guapa. Tras la demoledora verdad de “El buen sirviente”, Carmen Posadas confirma su espléndida madurez como escritora en esta historia de humor aristocrático y fuerte contundencia, a veces hiriente, que van directos al corazón del lector.

J. A. Aguado

Una fábula metropolitana sobre el optimismo

 

Gabriele Picco, “Lo que te cae de los ojos”, Planeta, Barcelona, 2011, 267 páginas.

 

Todos tenemos unos recuerdos que nos hacen llorar. Todos tenemos unos momentos de nuestra vida emocional que nos conducen a las lágrimas o una realidad sentimental que nos hace llorar. En ocasiones las lágrimas son de tristeza, pero en no pocas veces son de alegría. Este es el punto de partida de esta novela, no tanta las emociones o sentimientos concretos sino las propias lágrimas como si se tratase de un disco duro que guardase y almacenase esa emoción. El protagonista de esta novela fotografía cada lágrima intentando congelar la emoción que la provocó.

“Lo que te cae de los ojos” publicada, en castellano por Seix Barral y por Columna en catalán, en esta poética historia del novelista italiano Gabriele Picco nacido en Brescia en 1974 y licenciado en Letras Modernas por la Universidad de Milán, expone sus obras en diferentes salas y colecciones públicas y privadas de todo el mundo, como el MOMA de Nueva York. La anécdota de la novela, como la manzana de Newton, nace de una escultura propia, que construyó con vidrio de Murano, en forma de dos grandes lágrimas con sendos acuarios en su interior. El argumento de la historia retrata a un personaje, Ennio, atraído por las lágrimas, unas gotas de agua salada que contienen muchos mundos, y que tiene instalado dentro de su estómago a un pequeño hombrecito que en los momentos más inoportunos le provoca unas vergonzosas flatulencias. El protagonista esconde un secreto que hace que no pueda llorar, el lector irá de la mano de una investigación en busca de la propietaria de esa libreta especial, llena de poesía y de dibujos, por el camino hará yoga afgano, fotografiará lágrimas y almacenará recueros imborrables: “Coge la cámara digital de Ennio y se fotografía una mejilla. Si se despierta, se alegrará de ver aumentada su colección de lágrimas. En los últimos tiempos hay muchas. Podría llenar una piscina con ellas. En una de esas gotas un dia le pareció ver precisamente a Ennio”.

“Lo que te cae de los ojos” está narrada en tercera persona la novela nos presenta a un emigrante italiano en Nueva York y toda una serie de personajes que giran a su alrededor: “Pocos minutos después la página del New York Times” parece una ciudad devastada vista desde arriba. Una Hiroshima de papel, cubierta por una nube de cenizas. Josh la observa complacido. Vuela sobre este cementerio de titulares, cabeceras, subtítulos, fotografías… todo negro”.

Ennio se obsesiona con conocer a Kazuko y devolverle el cuaderno. Durante el periplo, su historia se entrelaza con las de otros personajes: Arwin, que lo filma todo con una cámara que esconde entre su pelo, o Josh, que perdió a su mujer en el atentado a las Torres Gemelas y ahora colecciona polvo: “Le recuerda a una de las cientos de fotografías que ha hecho a las lágrimas de la gente. Empezó de pequeño, con su Polaroid, y ahora retratar esas pequeñas gotas saldas con la cámara digital se ha convertido para él en una especie de obsesión. Está convencido de que en las lágrimas de las personas se puede leer su pasado .Incluso los recuerdos más lejanos”.

En la novela encontramos personajes como Josh LaFonte es un hombre que perdió a su mujer en el derrumbamiento de las Torres Gemelas y que desde entonces se dedica a coleccionar polvo en frascos con la ilusión de poder embotellar la esencia de ella. Esta idea surgió de una situación que experimentó el novelista en Nueva York cuando vivía en la planta número 23 de un edificio, al igual que el personaje. Realidad y ficción se mezclan en una historia sentimental que une Italia con la Gran Manzana, el amor con Japón y los padres con los hijos, todo cabe o tiene cabida en esta cotidianidad de unos personajes usados muchas veces como metáfora de otra cosa: “Ennio brinca por la acera, todavía exultante por el despido recién evitado. Alcanza un ensanche que parece una plaza. En realidad, es un agujero. Un agujero gigantesco. Zona Cero.” Nada está puesto por casualidad en el relato de los acontecimientos, no es una casualidad que protagonista sea agente inmobiliario. Esta es una novela poética y sutil sobre la naturaleza de los sentimientos, por la maestría de su arte narrativo a la hora de ir presentando poco a poco esta realidad múltiple y la agudeza de su mirada sobre la vida la novela se lee con la misma hambre que se devora un buen helado del verano. Kazuko es el otro personaje que da a la novela ese material narrativo que la hace una sabia construcción que mezcla romanticismo, intriga, poesía, melancolía, tristeza y misterio.

J. A. Aguado

 

 

 

Lo que debe saber todo aficionado 

Luis Monreal y Tejada, “Las orillas del arte”, Editorial Planeta, Barcelona, 2003, 250 páginas, 24 €.

 

Se cuenta en el prólogo que Luis Monreal y Tejada y su hijo Luis Monreal Agustí, allá por los años cincuenta del pasado siglo, visitaban los museos de Barcelona como forma de matar el tiempo. El ocio familiar y no el escolar es el que permitió al joven continuar la trayectoria del padre. El éxito del padre y del hijo nos ha dado libros que nos abren el camino en esto de la didáctica del arte. Saber mucho de arte, tener un fenomenal conocimiento libresco de la historia del arte no es garantía de entender el arte, nos recuerda el prólogo del libro. Muchos autores de libros de arte, profesores universitarios y hasta conservadores de museos son incapaces de enfrentarse a una obra inédita, desconocida, y desentrañar por sí mismos, con capacidad crítica y sagacidad detectivesca, el arcano de su creación. El libro es una colección de pequeños ensayos monográficos que se refieren a disciplinas bastante dispares entre sí. El lector y el aficionado al mundo del arte encontrarán temas tan distintos como el Derecho, la Química, la Heráldica y el Comercio, entre otros. Las materias tratadas en este libro no son arte sino que son como orillas que rodean, delimitan y crean su espacio.

A la falta de pensamiento político, algunos jóvenes opusieron la importancia del estilo; ahora medio siglo después, cuando el pensamiento político entre los jóvenes es tan delgado como una aguja, el arte como forma de imagen personal priva por encima de muchas cosas. A cambio de no poseer compromiso ideológico han exaltado el valor de la actitud. Hasta cierto punto es verdad que los jóvenes están despolitizados colectivamente. Pero más allá de este punto emerge otra verdad: los jóvenes pelean por procurarse una identidad individual y el arte es un camino privilegiado para las neuronas.

El libro es fruto de la experiencia de una larga vida; eso es lo que nos ofrece este volumen, que se conforma como perfecta herramienta para iniciarnos en el apasionante mundo del arte. Además de Estética y de Historia, conviene saber el papel del arte en sí mismo y en el mundo que lo rodea: entender el significado de sus imágenes, conservación, de los temibles engaños y falsificaciones, de sus medios de conservación jurídica y hasta de los factores que inciden en su valoración económica y de sus vías comerciales. El arte es relativamente poco importante en una sociedad ya que hay muchos problemas que la creación no puede concretar sobre los sucesos que esa sociedad genera. La fotografía, por ejemplo, es la representación más fiel que puede tomarse de un individuo o de un hecho pero no cuenta más que eso, imágenes, y no indica sus gustos, sus problemas o sus cualidades personales como ocurre con otras facetas más clásicas del arte.

A la manera cervantina, Luis Monreal y Tejada nos va sazonando sus ensayos con anécdotas personales que hacen de la lectura algo más ameno y verosímil. Las imágenes que el arte pone a disposición del espectador pueden ser engañosas si no se tiene en cuenta que junto a ellas hay una serie de elementos simbólicos que pueden reforzar o amortiguar su significado. El arte da una primera impresión de los hechos; una pintura de personajes ofrece una lectura individual de cada uno de ellos, pero ésa es la parte más superficial del asunto, ya que en la conjunción de todos y en la exposición general del hecho es donde reside el verdadero valor narrativo y, por tanto, el valor documental de la obra. No se trata de contentarse con la primera impresión que se tiene de una obra de arte, sino de indagar y descubrir esos otros significados mucho más documentales.

El primer ensayo “Contemplación de la obra de arte” nos explica cómo mirar, qué ver en una pieza artística. Nos recuerda el autor que no es lo mismo mirar que ver, pues es frecuente mirar y aun más admirar una obra de arte y no verla, no enterarse de sus características y de sus detalles. Rafael no pinta lo que ve en la calle sino que trabaja a partir de alegorías y de sucesos históricos o del pasado en función del pensamiento de su época y la forma de ser de la sociedad de su tiempo. Lo mismo ocurre con Velázquez que, durante la mayor parte de su vida, se dedicó a retratar personajes de la Corte. En la pintura holandesa hay, sin embargo, otras preocupaciones temáticas. Si tomásemos una máquina del tiempo y nos trasladásemos a los siglos XVI o XVII, podríamos comprobar que la realidad de aquel momento estará más próxima en el caso de Holanda que en los de Italia o España, sencillamente porque se acomoda más a los testimonios pintados que han llegado hasta nosotros. Nos lo explicamos por el ejercicio de la libertad creativa, que siempre es mucho mayor donde no existe un régimen autoritario como la monarquía absolutista que determine limitación a los temas o a la información transmitida. El maestro nos aconseja tener una actitud de identificación con la mentalidad del tiempo en que fue producida, a lo que nos ayudará mucho la formación histórica y estética que poseamos.

El segundo capítulo nos habla de la prehistoria y la arqueología, y en los capítulos sucesivos encontramos referencias a la investigación científica, la clasificación y catalogación de las obras artísticas, la restauración, las falsificaciones, la heráldica, el coleccionismo, los museos, el patrimonio y el valor económico de las obras de arte. El libro se cierra con una valoración sobre el mercado del arte y sus movimientos parecidos a los de la Bolsa.

En resumidas cuentas, nos encontramos ante un libro de divulgación sobre todo aquello que deberíamos saber del mundo del arte, sobre cómo obtener los conocimientos básicos. La tarea divulgadora que se propuso en un principio su autor está superada con creces, y estamos seguros de que los neófitos podrán iniciarse en el conocimiento del arte empezando por sus circunstancias externas. Una vez superado el escollo del aprendizaje vendrá por añadidura el problema del gusto, algo que, aunque parezca subjetivo o dictado por cierta crítica, ciertamente está en permanente cambio: lo que actualmente puede resultarnos bonito o interesante, hace cien años no lo habría sido, y quién sabe si dentro de cien años puede serlo. No hay por tanto objetividad en lo que respecta al gusto. Algunos críticos de arte están obsesionados por la defensa de la perdurabilidad de ciertas obras de arte y eso impide que en muchas ocasiones no sean valientes en el planteamiento de sus críticas.

J. A. Aguado

 

 

 

La cantante Madonna se lanza al mundo de la literatura infantil

 

 

 

Madonna, “Las rosas inglesas”, Ediciones Destino, Barcelona, 2003, 48 páginas, 20 €.

 

 

Madonna Louise Verónica Ciccone Ritchie nació en Bay City, Michigan. Es una de los ocho hijos de una familia numerosa de origen italiano. En 1982 firmó un contrato para Sire Records y empezó una carrera que, a lo largo de dos décadas, la ha convertido en una estrella de la música pop y en un icono cultural de finales del siglo XX. Madonna ha sido etiquetada como la reina del sexo y sacerdotisa de la transgresión, una mujer rica, arrogante, egoísta, superficial, caprichosa, depravada, desequilibrada y estúpida. Lo cierto es que nadie como esta estrella del pop tiene el sentido del impacto mediático, y el último ejemplo lo tenemos en los premios MTV,donde la artista, que cumplió 45 años en agosto, demostró que aún tiene la capacidad de impactar cuando se dio un beso en la boca con Britney Spears y Christina Aguilera.

La cantante no lo hace para hacerse rica, tampoco escribe para hacerse famosa, tal vez busque la “eternidad literaria”.La provocadora “chica materialista”, vendedora compulsiva de sí misma, ha cumplido su más íntima ambición con la publicación de una serie de cinco cuentos infantiles. Destino se ha lanzado a publicar la serie de cinco libros que la cantante Madonna ha escrito para el público juvenil y que ha sido vendida en más de 100 países y traducida a 30 idiomas.Madonna destinará los ingresos percibidos con estos libros a obras benéficas para niños.

Madonna, convertida ya en madre de dos niños, nos ofrece otro rostro: la diva ha bajado el tono a su imagen desde el nacimiento de su hija Lourdes y su matrimonio con el cineasta Guy Ritchie, padre de su hijo Rocco, ha cambiado sus sostenes cónicos y los espectáculos con escenarios glamorosos por chaquetas de lana y viajes de cacería en la campiña inglesa.

Este es el primer libro de una serie de cinco en los que la ambición rubia se centra en sus hijos. Cuentos para niños pensados por una madre para sus dos hijos. El argumento nos habla de cuatro niñas que son amigas inseparables: Nicole, Amy, Charlotte y Grace. Pero las cuatro tienen envidia de otra niña que vive cerca y se llama Binah. A estas cuatro amigas lo que más les gusta en el mundo es merendar al aire libre en varano y patinar sobre hielo en invierno, pero nunca invitan a Binah porque la creen superior a ellas. Pero una noche aparece ante ellas un hada madrina, bajita y regordeta, que les propone a las cuatro cambiar su forma de vida por la forma de vida de Binah. Las cuatro se llevarán una gran sorpresa porque Binah es una especie de cenicienta. La moraleja parece clara: no envidiarás al vecino.

Madonna pretende aconsejar y enseñar a sus lectores, a sus discípulos, el saber teórico y, primordialmente, práctico que necesita un joven, un joven con valores morales. “Las rosas inglesas” se inscribe en una larga tradición didáctica que arranca de los cuentos orientales, pasa por los ejemplos medievales y termina con el relato breve que ahora llamamos cuentos o similares, y que de alguna manera ha pervivido en el ciudadano medio en forma de máximas, sentencias o proverbios. Parece ser que Madonna pretende ahora ofrecer su lado más grato y ameno, y poder llegar al público infantil y juvenil con un libro cuya cuidada edición lo hace del todo recomendable.

J. A. Aguado

PALABRA DE STONE

Mick Jagger, Keith Richards, Charlie Watts y Ronnie Word, “According to The Rolling Stones”, Planeta, Barcelona, 360 páginas, 60 €.

 

 

Planeta lanza en España la autobiografía oficial del cuarenta aniversario de la mítica banda. Por primera vez, escrita por ellos mismos, la verdadera autobiografía de los Rolling Stones. En primera persona, los miembros de la banda de rock más famosa del mundo nos cuentan la historia del grupo precisamente ahora que celebran los cuarenta años de éxitos ininterrumpidos. El libro, con prólogo de Jordi Tardà, cubre cuarenta años de música, al reflejar la vida y el trabajo: “Una de las cosas que nos han mantenido en el candelero –aparte de que somos un espectáculo muy visual – es que nos hemos tomado esas pausas, de manera que las giras se convierten en auténticos acontecimientos”.

Los Stones, además, han abierto el archivo gráfico de la banda y los archivos privados de cada uno de ellos para incluir en este libro abundante material inédito. Por primera vez nos hablan de sus orígenes, de los problemas con las drogas, de los momentos en que la banda estuvo a punto de romperse y nos cuentan los motivos por los que los Stones han conseguido perdurar para convertirse en un icono mundial. Poco sabían los propios Rolling Stones que su nombre -inspirado por el título de una canción de Muddy Waters, “Rollin Stone Blues”- resultaría tan adecuado. Formados en 1962, continúan hasta hoy como el grupo musical en actividad con mayor vida en la historia del rock. A través de más de cuatro décadas en la música, los Stones han seguido rodando, adaptando su sonido, pero sin alejarse mucho de sus orígenes como banda amante del blues y las guitarras: “La mayor parte del trabajo de grabación lo hicimos como le gusta a Keith, tocando el material veinte veces, dejándolo reposar y después volviéndolo a tocar otras veinte, más o menos como en el jazz. Keith es un músico de jazz en muchos sentidos”.

Una de las características que ha permitido al grupo sobrevivir a su propio deseo de destrucción es el hecho de ser el circo rockero de más envergadura, lo que hace que existan muchos intereses a su alrededor. El de los Stones es un show de ciencia ficción digno de Spielberg, con unos cuantos millones de watios más en materia de luz, proyecciones de vídeo a go-gó y material visual de todas las texturas. Quien ha asistido a un concierto de la banda lo recuerda toda su vida.

Desde las muchas veces que se les ha dado por muertos y aunque sea a golpe de resurrección, los Stones siguen en pie de guerra. ¿Vendieron como Fausto su alma al diablo, a cambio de la eterna juventud? Desde luego, Jagger demuestra en cada concierto sobre todo excelente forma física, cuando en cualquier concierto interpretan, aún brincando, “Brown Sugar”, esa vieja loa de los Stones al pinchazo de heroína: “Canadá fue la hora de la verdad. Estalló la mierda como nunca antes. Me enfrentaba a la posibilidad de una condena de siete años en la cárcel”.

No es una historia adornada con las buenas intenciones del que pretende olvidar episodios duros como los relacionados con las drogas y con la compleja relación entre morritos calientes Mick Jagger y Keith Richards. Desde luego el libro no se corta un pelo y pasa revista desde el conocimiento directo en carne viva: “¡Después de todo, lo único que hizo Hill al irse fue tener tres niños y poner una tienda de fish and chips!”.

Para diferenciarse de otros artistas que viven de la nostalgia, los Stones siempre lanzan un disco con canciones nuevas antes de ponerse en marcha: es su forma de demostrar que siguen en activo y un ingrediente necesario para evitar que se oxide el repertorio en directo.Aunque su turbulento estilo de vida parecía condenarlos a una extinción prematura, el grupo británico que mejor encarna los vicios y las virtudes del rock ha sabido convertirse en una institución respetada por todos, incluyendo a aquella sociedad bienpensante que intentó destruirlos. Está claro que este es un mundo de resistentes cuando todavía se animan a montar nuevas giras. Después de cuarenta años la clave está en la voluntad de seguir creciendo.

J. A. Aguado

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *