ANAYA

Ocio digital

 

 

Nicolás Boullosa Guerrero, “Ocio digital”, Anaya Multimedia, (incluye CD), 444 páginas, 12,50 €.

 

 

El mercado doméstico cada día demanda más equipos, más programas…. Esta tendencia ha llevado a dedicar bastante bibliografía a las últimas novedades dirigidas al aficionado a la informática como herramienta de ocio o educativa. Un programa orientado al hogar tiene que ser, ante todo, fácil de manejar. Que sin leer voluminosos manuales, el usuario sea capaz de utilizarlo en pocos minutos. Intuitivo y muy gráfico. Es decir, un programa que incluya todo lo que la tecnología multimedia puede ofrecer: información perfectamente estructurada, acompañada de ilustraciones y sonido gracias a las tarjetas, los altavoces, los micrófonos, etc.

Un niño, cuando ya no es tan niño, atiende con mayor presteza a la pantalla siempre que allí se muestre un producto seductor. Los productos de consumo son de muy diversa índole, pero casi todos ellos tienen como finalidad divulgar y entretener. Algunos atienden más a la primera premisa (enciclopedias, atlas, diccionarios, cursos…), pero en la mayoría sólo prima la segunda (los juegos). En una tercera categoría se combinan ambos elementos (los programas educativos dirigidos a los niños). La oferta es tan amplia en este mercado, que el usuario se encuentra muchas veces confundido sobre qué adquirir. Todos parecen buenos y la diferencia de precio entre un título y otro de similares características no varía mucho.

Tenemos más herramientas que cualquier otra generación en la historia para cultivar nuestras inquietudes y dar rienda suelta a lo que uno tiene de lo que se ha llamado “creatividad”. El ordenador personal se ha convertido en centro de ocio. Ya es posible grabar películas y editarlas al tiempo real, con unos medios por los que George Lucas habría matado para realizar el montaje de las tres primeras entregas de “La Guerra de las Galaxias”. Este libro es una guía práctica que nos acerca a una realidad que tenemos a nuestro alcance por primera vez en la historia: la posibilidad de trabajar con unas herramientas que hasta ahora sólo estaban en manos de unos pocos.

Ahora todo está al alcance de cualquiera, podemos convertir el ordenador en una vasta discoteca, capaz de almacenar convenientemente nuestra música con unos criterios de orden y rigurosidad técnica que hasta ahora no habíamos visto. Ocurre lo mismo con la fotografía digital: quién no se acuerda de los estudios de revelado fotográfico en blanco y negro, que cualquiera podía construirse en su casa. Los ingredientes estaban, y siguen estando, al alcance de muchos de nosotros: una habitación que pudiéramos convertir en cuarto oscuro, una ampliadora, una guillotina, tres o cuatro tipos de líquido, un puñado de cubetas y papel de revelado. Era lo más parecido a lo que ahora tenemos: un estudio de revelado digital en toda regla. ¿Cuánto ocupa? Depende del tamaño de nuestro ordenador y nuestra impresora en color.

El vídeo digital, la fotografía por ordenador, la música, Internet y los videojuegos… Estas posibilidades constituyen sólo una pequeña parte de lo que podemos aprehender con un ordenador, nuestro nuevo centro de entretenimiento doméstico.

J. A. Aguado

La educación on-line

 

 

Francisco Zarandieta, “La educación por Internet”, Anaya Multimedia, Madrid, 2002, 352 páginas, 9 €.

 

 

Internet es un estupendo medio para difundir conocimientos y adquirirlos. En pocos años la educación a distancia y, en concreto, a través de Internet ha pasado a ser valorada por la mayoría de los docentes como un buen método de difusión y una excelente herramienta de documentación.

Uno de los problemas que tiene la red es la poca cultura que existe hoy en día sobre el uso de Internet con fines formativos: todavía encontramos personas que no han usado un ordenador en su vida. Este problema sumado al de la lentitud en la red son los dos escollos que poco a poco irá superando nuestra sociedad. Esta guía práctica de “La educación por Internet” se repasan los conceptos básicos para principiantes, y al final del libro nos adentra en una parcela muy interesante: la de la autoformación en la Red.

Debido a la cantidad de información que hallamos en Internet, es fácil que encontremos cursos, ejercicios de formación. Puede que estemos en la antesala del futuro de la educación. Ya existen muchas universidades en todo el mundo, y también en España, que ofrecen la posibilidad de estudiar una carrera universitaria a través de Internet, como por ejemplo: http://www.uoc.es.

El mayor porcentaje de la formación on-line se da en aspectos relacionados con la informática, resultando bastante complicado acceder a formación de temas, como ciencias sociales, matemáticas, etc. El problema fundamental es dónde buscar. La respuesta está en los portales educativos o los buscadores educativos que nos propone el libro. Veamos algunos ejemplos:http://www.educared.net/asp/global/portada.asp o http://www.pntic.mec.es.

Pero no sólo de páginas culturales y buscadores vive el alumno, también puede encontrar en la red apuntes, libros y trabajos. El truco como tal no existe, lo que ocurre es que Internet se sustenta en el principio de compartir. Por este motivo encontramos muchas páginas en las que existen trabajos, apuntes, libros, publicaciones, revistas, guías, etc; en definitiva, todo lo que podríamos encontrar en un campus universitario. Toda esta formación se encuentra de forma gratuita, sólo es cuestión de tener las direcciones a mano y libros como éste ayudan a encontrar guías de navegación en los procelosos mares de Internet.

J. A. Aguado

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *