Made in China. Autora: Andrea Rodríguez; 1r btx HS

 

No puedes ser de estatura baja, tienes que ser alta, pero no demasiado. No puedes ser gorda, tienes que ser delgada con un cuerpo atlético, pero no en exceso. No puedes tener los pies grandes, ni muy pequeños, porqué se reirán de ellos. No puedes mostrarte al natural, tienes que esconder quien realmente eres bajo el maquillaje, no vayan a verte bien y no les guste lo que vean. No puedes ser tonta, tienes que ser una chica inteligente y con recursos, pero con cierto límite, no vaya a ser que comprendas que el funcionamiento de esta sociedad roza lo absurdo. No puedes ser nada que ellos no quieren que seas, ya que podrías ser diferente a los demás.

Parecemos muñecos recién salidos de una fábrica: todos iguales y algunos, víctimas de algún fallo mecánico, defectuosos. Si vivimos supuestamente en un país libre, no entiendo por qué todos tenemos que seguir las mismas modas ni nos tiene que gustar la misma música. Todavía me asombra escuchar burlarse a alguien por la música que escucha, por la ropa que lleva o por sus notas en los estudios.

En primer lugar, cada persona tiene unos gustos determinados que, unas veces coincidirán con los de otras personas y otras veces no. No entiendo porque hay que reírse de alguien por llevar puesto o escuchar la música que le gusta. En segundo lugar, la inteligencia no se mide necesariamente con las notas del instituto, de la misma manera que la belleza no se mide por la cantidad de maquillaje que te pongas, por lo delgada que estés o por el escote que lleves. Puedes ser una persona inteligente a la que le cuesta estudiar o le da pereza, o simplemente, una persona a la que no le interesa estudiar pero se le dan bien otras cosas. Puedes ser también una mujer preciosa a la que no le gusta maquillarse, es más, todas y cada una de nosotras somos mujeres con una esencia propia que nos hace atractivas según los ojos que nos miren. A unos les pareceremos atractivas y a otros no, pero siempre habrá a alguien a quien le parezcamos atractivas.

Vivimos en una sociedad en la que los avances tecnológicos son más importantes que el crecimiento moral de las personas, lo que me parece horrible. No debería ser motivo de burla nuestra apariencia física o nuestros gustos, debería de ser más importante ser personas cultas e inteligentes capaces de salir a ganarse la vida, honradas, y sobre todo, diferentes al resto.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *