ERNESTO

Ernesto es el niño “pijo” de la clase y todo lo tiene es de marca hasta el boli , pero lo que más le gusta es el lápiz de minas. Un día salió sólo del colegio porque no tenía amigos; mientras apuntaba cosas con su lápiz pasó una chica muy bonita que a él le gustó mucho y cuando la vió se quedó con la boca abierta.

Él no sabía qué hacer cuando de pronto sin querer se le cayó el lápiz de minas por la alcantarilla. Él, desesperado  empezó a llorar por el lápiz de minas, como que era el niño “pijo” todo el mundo se hizo el despistado y nadie lo ayudó.

Él volviendo hacia su casa se le ocurrió dejar de ser “pijo” e intentar recuperar el lápiz de minas. Al día siguiente, al  ir a clase se comportó diferente y el tipo de la clase que siempre hacía gracias a la gente le robó su boli, pero él que había cambiado, no se puso a llorar.

Al día siguiente que era sábado se metió en las cloacas y empezó su aventura para encontrar su lapiz de minas de marca, a la vez que caminaba empezó a llover y las cloacas se empezaron a llenar. Él no sabía que hacer  y continuó caminando hacia delante. De repente paró de llover y él seguía con su  aventura por recuperar a su lápiz de minas.

Al cabo de un rato empezó  a no ver nada, estaba oscuro; entonces notó como cosas que le pasaban por las piernas. Él pensó que era la basura acumulada por la lluvia y vio un rayo de luz. Entonces se dio cuenta  que los tenía llenos de pequeñas arañitas rojas y se asustó saltando y gritando hasta que se le acabó el aire.Después de tanta angustia las arañas se retiraron como si tuvieran miedo a algo.

Él miró el agua tan sucia que pasaba y se quedó mirando un rato. De repente vio un pez que se movía y saltó y se dio cuenta  que era una piraña; él muy asustado se puso a correr hasta llegar al lugar donde se cayó el lapiz de minas.

Cuando lo vio notó algo que  respiraba en su  oreja, eran ratas de cloaca que estaban esperando algo para comer.De repente una rata se le tiró encima y él sin miedo empezó a darle puñetazos hasta que la mató, mientras las otras se asustaron y huyeron.

Más tarde cogió el lapiz y volvió corriendo, pero se cayó porque algo le había hecho caer, era una serpiente pero no sabía de que espécie y entonces se dió cuento que era un víbora pero él pasó  totalmente.

Rápidamente llegó a la salida y salió aliviado.

Al día siguiente lo contó en clase y todos se lo creyeron, y muchos niños le preguntaron si podíam ser sus amigos y él,  muy satisfecho, decía que sí a todo el mundo.

fin

Arnau Sans Boldú                                                           2n C

 

 

3 thoughts on “ERNESTO

  1. aina286ch

    Arnau és super xulo!!! Lo que reimos en clase! jejejje esta muy bien y aun que sea un poco incoherente és muy original y divertido!!!

    Reply

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *