LA ESTUDIANTE…

¿Porque no me podía pasar nada peor? No me esperaba todo eso que me paso…

Era Lunes, a las 7:00 de la mañana me sonó el despertador, y a los cinco minutos me llamó mi padre  diciéndome si ya me había levantado, una vez levantada desayuné, me lave la cara, los dientes, me peine, me vestí, me hice la cama y fui a buscar a Jenny y a Lisbeth con las que siempre voy al instituto.

Íbamos hablando, explicándonos las cosas que hicimos el fin de semana cuando de repente nos aparece una caja enorme delante nuestro, la abrimos ¿a que no sabéis que había dentro? Dentro había un hombre durmiendo, nos llevamos un susto de cuidado y en ese mismo momento nos fuimos corriendo para el instituto.

Llegamos muy cansadas y ese mismo día yo tenía dos exámenes uno de inglés y uno de sociales, y a segunda hora de la mañana dos horas de educación física.

Yo con lo estudiante que soy no me podía creer que llegara la hora, no podía ser, tocó el timbre del instituto y me quedé en blanco, no me puede estar pasando esto a mí, cuando me dieron el examen me quedé completamente en blanco, no sabía que escribir, todo me sonaba a una lengua que yo no conocía, pero intenté concentrarme y ahora tocaba esperar la nota.

Después me tocó dos horas seguidas de educación física, cuando íbamos  para  allí  me volví a encontrar la misma caja y Javi le dijo a Yussef, “vamos a abrir esto, a ver que es yo les advertí que no abrieran la caja si no se querían paralizar, pero ellos no me hicieron caso, abrieron la caja, y de pronto se fueron corriendo, Javi llevaba dos euros que necesitábamos para pagar una cosa del instituto, tropezó y se le cayeron en una alcantarilla. Los intentamos coger pero eso era imposible.

Nos fuimos a hacer la clase de educación física que nos costó un poco, porque estábamos exhaustos pero nos esforzamos al máximo.

Llego la hora del patio y en lugar de disfrutar hablamos sobre el pobre hombre que estaba en la caja, después tuvimos el examen de sociales que fue muy difícil pero se supero y finalmente acabemos  de pasar la hora que quedaba para irnos para casa, al subir Javi me dijo Andrea vamos tu y yo juntos haber si esta el chico ese y hablamos con el.

Cuando lleguemos el chico no estaba, desapareció por completo, nos fuimos cada uno para su casa y hicimos los deberes.

Al fin y al cabo no sabemos porque sufrir tanto si el chico ese era un vagabundo que ese día se puso a dormir en esa caja tan grande ,pero claro , nosotros no lo sabíamos, los exámenes salieron bien , los dos los aprobé.

Desde ese día, me he dado cuenta que no nos tenemos que fijar en las cosas de fuera, nosotros nos tenemos que preocuparnos por nuestras cosas.

 

 

 

Andrea Ramos Fuentes 2n E.S.O-C

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *