Monthly Archives: març 2012

Algunos dias no me acuerdo de ese día o intento no acordarme.

Algunos días no me acuerdo de ese día o intento no acordarme. Ese día de primavera, con un sol radiante y con esa alegría que nos embarga a todos fue cuando pasó todo.

Iba a comprar el pan porque mi madre me lo había pedido y fue justo entonces, en ese mismo momento cuando tropecé con una chica muy rara con unas pintas horrorosas. Aunque no hubiera ocurrido nada hubiera reparado en ella puesto que su aspecto llamaba la atención de todos.

Llevaba el pelo negro e iba muy pintada. También llevaba un collar extraño de aspecto un poco siniestro en forma de ojo. Daba miedo. Toda ella vestía de negro. Bueno, toda no. Llevaba una especie de bata  muy gastada. Quizás era azul oscuro. No me acuerdo muy bien.

Iba calzada con unas botas negras horrorosas de esas que parecen ortopédicas. Eran altas y negras.

A pesar de su aspecto un tanto siniestro lo que realmente me dio miedo fueron sus ojos de una azul muy claro perfilados con lápiz de ojos negro. Se veían unos ojos sin vida, fieros, … sin piedad. Más tarde pude comprobar que así era. No tenía piedad.

Fuí acelerando el paso, por miedo. Cuando entré en la panadería para comprar el pan ella también entró. Sin mediar palabra sacó  una pistola y nos dijo a todos que no nos moviéramos. Dentro de la panadería había cinco personas contando con la panadera. Rápidamente ésta le dijo que no tenía dinero pero que cogiera lo que había en la caja. La muchacha le dijo que no quería dinero que sólo quería matar a uno de los que allí estábamos.  Todos nos quedamos parados pero supimos de inmediato que no bromeaba. Pensé que allí acababa mi vida.  Cuando se dirigía hacia la panadera uno de los hombres que allí se encontraban dijo que era policía, sacó su arma y le disparó a la cabeza. La muchacha cayó en el acto. Lo sorprendente es que sus ojos seguían abiertos… sus intrigantes ojos azules.

Desde ese día intento no pensar pero cuando a veces me encuentro con ojos azules… Mi corazón da un vuelco.

 

 

Judit González González