Alzheimer

Algunos días no me acuerdo de aquel día. Otros días lo recuerdo perfectamente. Aún así, cada vez lo recuerdo menos. A veces ni recuerdo que no lo recuerdo; hasta he llegado a no recordar porque no recuerdo aquel día. La razón por la cual me pasa esto y mi memoria falla a menudo es mi enfermedad, una enfermedad que ahora mismo no se como se llama, pero dejaré un hueco en este escrito para poder escribir mi problema en un futuro: __Alzheimer__. Esta enfermedad se me diagnosticó hace tal vez 2 o 3 años (o quizás eran 4), en uno de los momentos en que mi capacidad de recordar se colapsaba completamente. Recuerdo que había oído hablar a la gente sobre este tema, pero no sabía muy bien en que consistía. Así pues, me puse a buscar información de esta enfermedad. No me acuerdo lo que ni donde busqué, pero si recuerdo que lo que vi me asustó mucho; me desesperé, di la vida por perdida, no veía esperanzas de recuperarme, ya que me acuerdo haber leído: “El Alzheimer no tiene cura”. ¡¡¡Ahora me acuerdo de la enfermedad, el Alzheimer!!! Lo escribiré en el hueco de arriba. Bueno, a lo que iba. Me rendí ante la enfermedad. Seguí buscando información, o pregunté por ella, no estoy seguro, con el fin de encontrar algo que me diera ánimos. El resultado fue lo contrario del que yo esperaba: decía que la gente se moría de eso, que poco a poco los afectados iban perdiendo capacidades mentales, como el habla o la memoria, el movimiento, la visión, el habla, el tacto, he dicho el habla, entre otros… creo.

 

Escribo este texto porque la gente recomienda dejar por escrito todo lo posible para después poder consultarlo. Por cierto, el momento inolvidable era, era, era… por dios, ahora no me acuerdo! Pues bueno, que hacer, el nacimiento de mi nieto olvidado para siempre. El naci… ¡Esto! ¡¡¡El nacimiento de mi nieto!!! ¡Como se me ha podido olvidar tal cosa! La enfermedad debe estar más avanzada de lo que creo.

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *