RELATO: serpiente y cacerol

Era un sábado por la mañana. Estaba con un amigo en su casa jugando al ordenador,llevábamos tanto tiempo jugando a ese juego que al final nos aburrimos de él. No sabíamos qué hacer, pero al cabo de un tiempo pensando sobre que poder hacer decidimos ir a dar una vuelta por la calle. Pasando sin pensar por dónde íbamos, llegamos a un lugar dónde había campo.

Entramos en el campo, había flores de diferentes colores y muchos campos para cosechar y para cultivarlos. La flora estaba muy seca, de ese color marrón claro o amarillo. También había una gran cantidad de insectos: mosquitos, avispas, tábanos, moscas grandes  y alguna que otra libélula.

Más que nada lo que más molestaba era que el suelo estaba mojado del día anterior porqué había llovido. Nos quedaron los zapatos llenos de fango.

Nos sentamos en una roca enorme por hacer una pause y encontramos debajo de la piedra una larga serpiente que dormía. Sin querer la despertamos y empezó a raptar pero al poco de verlo la fusilamos a piedras hasta dejarla muerta. Nos la llevamos con una bolsa que traía mi amigo y la tapamos con otra bolsa por si acaso.

Por el camino nos íbamos encontrando mucha gente que preguntaba por lo que llevábamos dentro de la misteriosa bolsa, ya que pesaba mucho.

Les decíamos que no había nada pero creo que levantamos sospechas porque la bolsa olía un poco a rata muerta. Seguramente alguna que se habría comido la serpiente antes de haberla cazado.

Al llegar a casa la pusimos en la cacerola y pusimos los fogones a 100 grados. Al cabo de 10 minutos la carne de la serpiente estaba bien cocida y le servimos la carne al perro en uno de sus platos.

 

 

Arnau Calafell        2ESO-B

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *