Monthly Archives: maig 2012

Era de noche, llovía mucho y yo tenía mucho miedo y me fui a dormir con mis padres.

Por la mañana mi padre, mi madre y yo nos fuimos a desayunar fuera y luego nos fuimos a comer a casa de unos amigos de mis padres, que nos invitaron.

Cuando llegamos allí, un amigo de mi madre me dio una piruleta, yo no la cogí y me fui corriendo hacia mi madre. Ella me abrazó y me dijo que fuera a jugar con el hijo de sus amigos.

El chico estaba jugando a coches, y yo me encontré un libro en su habitación, lo cogí y lo empecé a leer. Me ha gustado mucho, es una libro de ” La caperucita roja”. Cuando quería coger otro libro para leerlo, mi mama me grito y me dijo que venga a comer.

Después de comer nos fuimos a casa , y yo me he ido a dormir temprano, porqué mañana nos íbamos de viaje a  París. Tengo unas ganas que sea mañana y volar asta llegar a París.

LA ESTUDIANTE…

¿Porque no me podía pasar nada peor? No me esperaba todo eso que me paso…

Era Lunes, a las 7:00 de la mañana me sonó el despertador, y a los cinco minutos me llamó mi padre  diciéndome si ya me había levantado, una vez levantada desayuné, me lave la cara, los dientes, me peine, me vestí, me hice la cama y fui a buscar a Jenny y a Lisbeth con las que siempre voy al instituto.

Íbamos hablando, explicándonos las cosas que hicimos el fin de semana cuando de repente nos aparece una caja enorme delante nuestro, la abrimos ¿a que no sabéis que había dentro? Dentro había un hombre durmiendo, nos llevamos un susto de cuidado y en ese mismo momento nos fuimos corriendo para el instituto.

Llegamos muy cansadas y ese mismo día yo tenía dos exámenes uno de inglés y uno de sociales, y a segunda hora de la mañana dos horas de educación física.

Yo con lo estudiante que soy no me podía creer que llegara la hora, no podía ser, tocó el timbre del instituto y me quedé en blanco, no me puede estar pasando esto a mí, cuando me dieron el examen me quedé completamente en blanco, no sabía que escribir, todo me sonaba a una lengua que yo no conocía, pero intenté concentrarme y ahora tocaba esperar la nota.

Después me tocó dos horas seguidas de educación física, cuando íbamos  para  allí  me volví a encontrar la misma caja y Javi le dijo a Yussef, “vamos a abrir esto, a ver que es yo les advertí que no abrieran la caja si no se querían paralizar, pero ellos no me hicieron caso, abrieron la caja, y de pronto se fueron corriendo, Javi llevaba dos euros que necesitábamos para pagar una cosa del instituto, tropezó y se le cayeron en una alcantarilla. Los intentamos coger pero eso era imposible.

Nos fuimos a hacer la clase de educación física que nos costó un poco, porque estábamos exhaustos pero nos esforzamos al máximo.

Llego la hora del patio y en lugar de disfrutar hablamos sobre el pobre hombre que estaba en la caja, después tuvimos el examen de sociales que fue muy difícil pero se supero y finalmente acabemos  de pasar la hora que quedaba para irnos para casa, al subir Javi me dijo Andrea vamos tu y yo juntos haber si esta el chico ese y hablamos con el.

Cuando lleguemos el chico no estaba, desapareció por completo, nos fuimos cada uno para su casa y hicimos los deberes.

Al fin y al cabo no sabemos porque sufrir tanto si el chico ese era un vagabundo que ese día se puso a dormir en esa caja tan grande ,pero claro , nosotros no lo sabíamos, los exámenes salieron bien , los dos los aprobé.

Desde ese día, me he dado cuenta que no nos tenemos que fijar en las cosas de fuera, nosotros nos tenemos que preocuparnos por nuestras cosas.

 

 

 

Andrea Ramos Fuentes 2n E.S.O-C

 

RELATO: serpiente y cacerol

Era un sábado por la mañana. Estaba con un amigo en su casa jugando al ordenador,llevábamos tanto tiempo jugando a ese juego que al final nos aburrimos de él. No sabíamos qué hacer, pero al cabo de un tiempo pensando sobre que poder hacer decidimos ir a dar una vuelta por la calle. Pasando sin pensar por dónde íbamos, llegamos a un lugar dónde había campo.

Entramos en el campo, había flores de diferentes colores y muchos campos para cosechar y para cultivarlos. La flora estaba muy seca, de ese color marrón claro o amarillo. También había una gran cantidad de insectos: mosquitos, avispas, tábanos, moscas grandes  y alguna que otra libélula.

Más que nada lo que más molestaba era que el suelo estaba mojado del día anterior porqué había llovido. Nos quedaron los zapatos llenos de fango.

Nos sentamos en una roca enorme por hacer una pause y encontramos debajo de la piedra una larga serpiente que dormía. Sin querer la despertamos y empezó a raptar pero al poco de verlo la fusilamos a piedras hasta dejarla muerta. Nos la llevamos con una bolsa que traía mi amigo y la tapamos con otra bolsa por si acaso.

Por el camino nos íbamos encontrando mucha gente que preguntaba por lo que llevábamos dentro de la misteriosa bolsa, ya que pesaba mucho.

Les decíamos que no había nada pero creo que levantamos sospechas porque la bolsa olía un poco a rata muerta. Seguramente alguna que se habría comido la serpiente antes de haberla cazado.

Al llegar a casa la pusimos en la cacerola y pusimos los fogones a 100 grados. Al cabo de 10 minutos la carne de la serpiente estaba bien cocida y le servimos la carne al perro en uno de sus platos.

 

 

Arnau Calafell        2ESO-B

Estudiante y alcantarilla

Había una vez un estudiante my encantado y ademàs siempre tenía mala suerte.

Un día de lluvia y que llegaba tarde al instituto cayó por una alcantarilla que estaba abierta porque estaban arreglando unos tubos de agua. Intentó subir pero resbaló y cayó en la sucia y apestosa agua que pasaba por ahí abajo. Cuando logró salir corrió tanto como pudo para intentar no hacer tarde en clase, pero no podría ir con esas pintas al instituto, y volvió a casa.

Cuando regresó a casa su madrele gritò porque no esta en el instituto, y el le explicó lo que le había sucedido. En la segunda hora ka madre lo acompanñó en coche hasta el instituto porque llovía mucho, entró a classe y todos sus compañeros se pusieros a reír como locos, el no entendía nada porque nadie le habia visto como caía en la alcantarilla.

Entonces uno de sus compañeros le enseño el vídeo, él se quería morir del ridículo que había hecho esa mañana, pero aún no entendía de dónde y cómo habían sacado las imágenes.

El vídeo salía en todas partes, en internet, en la web del instituto, hasta por la tele en un programa que la gente enviaba vídeos graciosos.

Esa broma duró un año más, hasta que se cambió de instituto y se terminó todo.

Antes de Sant Jordi, la profesora nos había mandado una historia para presentarla a concurso. A mi me encanta inventar historias. Hacia días que la estaba preparando. Me encantab. Me costo mucho escribirla para entragarla y siempre la llevaba encima.

Aún no estaba acabada, ya que solo tenia una página. Faltavan muchos dias, pero ese dia llegó. Me desperté, me vestí y fui a coger la hoja que estaba a la mesa , pero vi que no estava! La busque por toda la casa y vi que mi perra lo habi adestrozado! Las hojas estaban por todo el jardín! De golpe un fuerte viento se llebo las hojas y se colaron por una alcantarilla. Fui corriendo a buscar los trocitos. Un estudiante me ayudó a cojerlas.

Le agradeci mucho y me hoze amiga suya. Pero no me sirvio de nada reconstruirlas porque me faltaba un trozo. No me pude presentar y me fastidie.

 

Andrea  Aparicio 2n B

Nada dura para siempre!

Un día, mi padre Salvador llegó a casa muy contento del trabajo, yo Dúnia , mi hermano Rafa y mi madre Marisa, no nos explicábamos su felicidad, y él nos explicó que le habían ascendido, pero que había un problema, teníamos que mudarnos a Nueva York, a mí no me gustó la idea, cambiar de costumbres, amigos, y dejar aquí a mi familía.

El día de la mudanza llegó, yo estaba muy triste, pero tenía curiosidad por conocer otro país.

Me despedí de mis amigos y familiares y subí al avión.

Al llegar, nos fuimos a casa, tenía un gran sofá y una gran televisión, la cocina era pequeña, pero bonita, yo subí directamente a mi habitación, era grande, con un ordenador, una cama muy grande y las paredes lilas, me tumbé en la cama a pensar, y de pronto escuché a mi madre gritar: -aaaaaaaaah! Correddd, bajad a ayudarme.

Seguí el ruído y me llevó a la cocina, donde ví que había una serpiente, y mi madre no encontraba nada para matarla, hasta que vi una cazuela, la cogí y la pude matar. Llamamos a mi padre y al cabo de 10 minutos vino. Llamamos a un exterminador para que viniese a ver si había más. Y encontró que había una familia entera de serpientes, porque antes en esa casa vivían ellas. Como no conocían a nadie se tuvieron que quedar un mes en un hotel para que pudieran fumigar la casa de arriba a abajo. Por suerte era verano y aún no había empezado el instituto.

Un día, en el hotel, me fuí a pasear al jardín que había al lado del hotel, allí vi a un chico, más o menos mi su edad, con el pelo castaño y los ojos azules y abiertos.

Al verlo, pensé que era guapísimo, el hombre de mi vida, y me acerqué a conocerlo, con la excusa de que no conocía la zona, y no sabía volver al hotel.

-Hola, ¿puedes ayudarme? No soy de aquí y me he perdido.

-Sí, ¿qué te pasa?

-No encuentro mi hotel, es el hotel Natur World.

-¿Quieres que te acompañe?

-Sí.

Por el camino fuimos hablando del instituto, de mi mudanza y de nuestra vida en general. Cuando más lo conocía, más simpático me parecía, al llegar al hotel, nos despedimos y me dijo: Oye, ¿cómo te llamas?

-Me llamo Dúnia,.¿Y tú?

-Richy, toma mi número de teléfono, y si te aburres, me llamas, ¿de acuerdo?

-Sií, luego te llamo.

Subí a mi habitación muy contenta porque pensaba que esto podía llegar lejos, esperé hasta la noche y le llamé.

-¿Puedes quedar mañana?-Le pregunté.

Él me dijo que sí, y quedamos el día siguiente en el sitio donde nos habíamos conocido, una sonrisa salió de sus encantadores labios.

Fuimos a dar un paseo, hasta que llegó la noche, me acompañó al hotel, y en la misma puerta del hotel, me besó. Me quedé sin palabras. Mi sueño hecho realidad, no podía ser, tenía que ser un sueño… ¡pero no, era realidad!

Y así cada día, íbamos a pasear, íbamos en barca, íbamos al cine cogidos de la mano, nos lo pasabamos muy bien.

Un día, después de ir al cine, quedamos para ir el día siguiente en barca.

Llegó el día siguiente, y él no se presentó, yo me preocupé mucho, y no pude dormir.

Al día siguiente, decidí llamar a su casa, y su madre me cogió el teléfono, y empezó a llorar, entonces me explicó que iban en coche con su padre, cuando cogieron una mala curba , y se despeñaron por un barranco, entonces se cayeron y Richy y su padre…. murieron.

 

Fue el peor día de mi vida, estuve llorando semanas y

semanas.

 

Aprendí que nada dura para siempre.

 

ainara rivero.