El reloj daba las siete

 

El reloj daba las siete
en la oscura tarde fría.
Los niños guardan sus gritos.
La plaza queda vacía.

La nieve pinta algodones
Sobre losetas tranquilas.
La estatua muestra su velo.
Los árboles, sus heridas.

El reloj daba las ocho.
La tarde se diluía.

Antonio Garcia Teijeiro.

Il·lustració Robin Moline 

Font: Volando por las palabras. Ilustraciones, Arcadio Lobato. Edelvives.Col·lecció Ala Delta, 2003

De ola en ola

De ola en ola,
de rama en rama,
el viento silba
cada mañana. 

De sol a sol,
de luna a luna,
la madre mece,
mece la cuna.

Esté en la playa
o esté en el puerto,
la barca mía
la lleva el viento.

Antonio García Teijeiro
Il·lustradora Karla Gerard
Font: Volando por las palabras. Arcadio Lobato Solana (Il·lustrador). Editorial Luis Vives (Edelvives).Col·lecció Ala Delta (Serie Roja), 2003

Tocada por la luna

Tocada por la luna....tocada por la luna3
que ríe,
ríe
y ríe
una vieja cigüeña
en su reflejo
vive.
Se quieren con locura.
Conocen cada estrella.
Se bañan en la lluvia
y pintan cuando nieva.
Asustan a fantasmas
y ven crecer palmeras.
Se esconden
de las hojas
y juegan a la rueda.
Son dos buenas amigas
la luna y la cigüeña.
El cielo es su jardín.
Allí es donde sueñan.

              Antonio García Teijeiro
Il.lustració Pin

Font:Versos con alas.Lynx.2006

Una niña llora y llora

Una niña llora y llora.una niña llora y llora,ga. tejeiro,Cathy Delanssay
Un niña está llorando.
Desde muy alto una estrella
la acaricia con su mano.

Es una mano de seda.
Es una mano de plata.
Es un trocito de vida.
Es un trocito de calma.

Al sentir esa caricia,
la niña mira hacia el cielo .
cada lágrima caída
se ha convertido en sueño.

Sueños verdes,amarillos,
azules,rojos y blancos.
La niña no llora más.
La estrella llevó su llanto.

Antonio García Teijeiro
Il.lustració Cathy Delanssay
Font: volando con las palabras.Ala Delta.2003

En un trozo de papel

En un trozo de papelen un trozo de papel,L Emma
con un simple lapicero
yo tracé una escalerita ,
tachonada de luceros.

Hermosas estrellas de oro.
De plata no había ninguna.
Yo quería una escalera
para subir a la Luna.

Para subir a la Luna
y secarle sus ojitos,
no me valen los luceros,
como humildes peldañitos.

¿será porque son dorados
en un cielo azul añil?
Sólo sé que no me sirven
para llegar hasta allí.

Estrellitas y luceros,
pintados con mucho amor,
¡quiero subir a la Luna
y llenarla de color!

                  Antonio García teijeiro
Il.lustració L.Emma