Comenzaré esta redacción diciendo que he elegido la vista que se sitúa desde mi balcón, ya que la mayoría de ventanas que tengo por mi casa, o solo se ven edificios no muy interesantes o, simplemente, no se aprecia casi nada.

Desde mi balcón se pueden visualizar bastantes lugares y negocios, como peluquerías, restaurantes, bares, etc. Pero sobre todo, lo que más destaca, son edificios casi todos del mismo material y muy iguales. 

Una de las cosas que más extraño antes de que todo esto de la cuarentena pasara,era que normalmente, cuando salía a mi balcón, veía a mucha gente por mi calle. Una de las causas se debía al hecho de que cerca de mi piso se alzan un parque, un instituto y un colegio. 

Otra cosa que me encantaba era ver tanta gente, a los niños riendo, jugando, pasándolo bien, pero ahora está todo como muy muerto.
Hoy, dos meses después diré que ahora al menos se ve gente, y no está todo tan muerto como dije hace dos meses, ahora ya por suerte puedo ver a alguien, y no sentir que todo está tan mal.