Cría cuervos y te sacarán los ojos

A menudo se oyen historias de gente que ha criado jabalíes, perros abandonados, serpientes e incluso monos, pero… ¿lobos? ¿Se ha oído hablar alguna vez de gente que ha criado lobos? Yo personalmente no lo he oído nunca, pero Juan y Pedro sí que criaron uno aunque tuviera consecuencias desagradables.

Juan es un niño de pueblo hijo de granjeros, y a veces hace cosas locas sin darse cuenta. Como ya tiene 12 años, su padre le enseña a hacer labores de campo, y ese día le tocaba sacar a pastar a las ovejas. Mientras paseaba por el campo, se encontró una bolita gris con patas, orejas y rabo, que resultó ser una cría de lobo que se había perdido. Pensó que siendo tan pequeño no tendría instinto asesino e incluso lo podría criar. Lo cogió en brazos y decidió llevárselo a casa. Cuando se lo enseñó a su padre, este se dio un susto de muerte, y le dijo a Juan que no quería ni oír hablar de lobos. Juan, muy enfadado con su padre porque quería cuidarlo, se fue a buscar una solución. Optó por ir a casa de su amigo Pedro, que era huérfano y tenía 20 años. Pensó que como vivía solo no le importaría tener compañía. Pedro y Juan decidieron que se quedaría en el establo, en el que no había animales, y que Juan lo visitaría diariamente.

El lobo creció feliz y sin problemas, ya que lo alimentaban y lo cuidaban bien, pero se le veía muy solo. Como que no lo podían llevar con otros lobos, decidieron que Juan se lo llevaría al campo de vez en cuando. El lobo se lo pasaba muy bien e incluso hacía de perro pastor.

Un día Juan se durmió en el campo y el lobo se alejó un poco. Se encontró con otros lobos y, asustado, volvió con Juan. Los lobos lo siguieron y llegaron a donde estaban las ovejas. Se las fueron comiendo una a una y el lobo, al darse cuenta de que era como ellos, también se las comía. Los lobos se fueron agotados y el lobo de Juan continuó comiéndoselas. Cuando Juan se despertó, se encontró al lobo comiendo, y pensó que únicamente él se las comió. Por suerte no se comió a Juan que, muy asustado, se fue a casa, y el lobo se incorporó a la jauría de lobos.

El refrán de cría cuervos y te sacarán los ojos es ideal para esta historia, ya que Juan y Pedro criaron con todo su amor al lobo y este, junto con otros lobos, se comieron a todas las ovejas.

Victor GArcía García
Guanyador premis Sant Jordi Castellà