En estos días todos estamos viendo afectada nuestra vida social por culpa del confinamiento, pero realmente no es tanto como lo sería hace veinte años. Viendo el lado positivo del asunto, realmente no es tan malo como podría ser, ya que gracias a las nuevas tecnologías podemos chatear con los amigos y los familiares a los que, por desgracia, en la situación actual no podemos ver.

Como ya he dicho, ahora todos nos limitamos a comunicarnos mediante aplicaciones como WhatsApp, Instagram, Twitter, Facebook, etc., cosa que hace que tengamos un mínimo de relaciones sociales con otras personas.

Aunque, la pregunta es: ¿están a la altura de como eran antes? Según mi opinión, la mejor respuesta para esta cuestión es no, no es lo mismo. Es decir, podemos hablar con cincuenta personas a lo largo del día, hacer diez llamadas con tus amigos, compartir vídeos y mensajes de diversión que, sin embargo, nada será igual que como en persona, y creo que en esto todos estamos de acuerdo. 

Personalmente,  me he mantenido igual. Hablo prácticamente con las mismas personas y no abuso del uso del móvil. Lo que sí echo de menos, y creo al cien por ciento la gran mayoría también, es el poder hacer una quedada con amigos para ir a dar una vuelta. Reconozco que, después de tantos días encerrados en casa, hace falta. Realmente, será lo primero que haga cuando pueda salir con normalidad. Y, en caso de que no esté permitido, simplemente daré un paseo, con alguien y sino solo, lo importante es salir.

En conclusión, opino que esta situación se está alargando ya demasiado y realmente me disgusta mucho, pero lo mejor es quedarse en casa para que esto se acabe cuanto antes. Mientras, podemos pasar más tiempo con la familia y hablar por las redes, que algo nos puede entretener.