Adolescentes y cuarentena, de Maria Gómez

En primer lugar, lo que más echo de menos es poder quedar con mis amigos y salir a la calle a dar una vuelta; sin embargo, me siento cómoda en mi casa. En el periodo de confinamiento sigo hablando con mis amigos pero no de manera tan constante como antes porque, siempre que contactaba con alguno de ellos, quedábamos por la tarde.

En segundo lugar, he aprendido a valorar el tiempo de que disponemos para estar con nuestra familia o seres queridos. A diferencia de antes, cuando poníamos cualquier excusa para no quedar porque nos daba pereza y no queríamos verlos. 

Finalmente, cuando acabe todo esto lo primero que haré será ver a las personas que tengo cerca o que no veo desde hace tiempo. También veré a los que tengo cerca, es decir, no dejaré de hacerlo a pesar de que haya la cuarentena. Sinceramente, tengo ganas de salir, aunque de todos modos esta época de nuestras vidas no la llevo nada mal.

← Article previ

Article següent →

1 Comentari

  1. zinebarabi

    Estoy de acuerdo contigo, María. Creo que todos echamos mucho de menos nuestras vidas rutinarias y cotidianas. Sin embargo, esta cuarentena nos ha enseñado a valorar mucho más todo lo que nos rodea, en especial la familia, que es totalmente esencial.

    Estoy segura de que pronto todo volverá a la normalidad.
    ¡Gran reflexión!
    Zineb.

Deixa un comentari