1. Según tu opinión, qué significa la expresión ‘los adolescentes ya estaban allí’ en el texto:
Cuando la descomunal ola del coronavirus empujó a los ciudadanos a las pantallas para
escapar del aislamiento, los adolescentes ya estaban allí
En mi opinión significa que los adolescentes están acostumbrados a hablar por el movil,
entonces no le dan tanta importancia salir al exterior.
2. ¿Por qué la cuarentena va a ser menos traumática para los adolescentes que para otro
segmento de población?
Porque los adultos están acostumbrados a trabajar, a cambio de ello tienen beneficios y los
niños pequeños estan en la edad de conocer a las personas. Los adolescentes no tienen nada
de perder.
3. ¿Estás de acuerdo a que la tecnología y, en especial, el uso de los móviles es ahora un
elemento imprescindible de socialización? ¿Lo es para todos por igual?
Realmente no, solo lo utilizamos por entretenimiento.
4. ¿Qué nuevas responsabilidades están adquiriendo los adolescentes durante esta
cuarentena? ¿Conoces algún caso concreto?
bajar a hacer la compra, cocinar, limpiar la casa, tender la ropa…
5. Después de haber leído el texto, ¿en qué estás de acuerdo y en qué no? ¿Te has sentido
identificado/a con algún aspecto en especial?
No he leído nada que no esté de acuerdo. Me he sentido identificada sobretodo en las
responsabilidades. Aunque sin cuarentena también hacia algo, pero al ver a mis padres todos
los días haciendo cosas me he dado cuenta de que pierden mucho tiempo en hacer cosas por
nosotros.

6. Escribe una pequeña reflexión sobre cómo crees que han cambiado tus relaciones sociales
en el periodo de confinamiento que estamos viviendo, qué es lo que más echas de menos,
qué has aprendido o de qué te has dado cuenta, qué es lo primero que harás cuando acabe
todo esto, etc.
En primer lugar voy a tocar el tema de cómo han cambiado mis relaciones. Antes de empezar
la cuarentena ya tenía unas amigas que estábamos un poco mal. Solamente hablábamos de lo
básico y en persona. Ahora que estamos en cuarentena, vemos mucho Instagram. Y un dia esta
amiga estaba haciendo un directo, es decir, como una videollamada pero solo se ve a la
persona que lo hace. Las restantes pueden escribir en un chat y conversar con ella. Volviendo a
lo anterior, decidí meterme para ver que hacia porque me tenía preocupada, quería saber
como estaba. Me saludó y se calló. Después de treinta segundos aproximadamente, me habló
de un tema. Pero nada interesante. Por otra parte, tengo muchas más amigas que hemos
estado en llamada, videollamada o chateando. Aunque también me han pasado cosas que no
esperaba porque personas que pensaba que no me hablarían lo hicieron. En cambio otras…
Lo que mas echo de menos es el deporte y a mi familia. El deporte para mi es fundamental en
mi vida, el problema es que soy muy vaga. Si no hay una persona que me diga las cosas, un
entrenador, por mi cuenta no hago nada y eso me esta afectando mucho. Con mi familia voy
hablando pero no es lo mismo. A mi hermano mayor es al que más echo de menos y más
preocupada estoy. Él vive en casa de mis abuelos y se preocupa mucho por ellos, ya que el va a
trabajar y tiene miedo de coger el virus y contagiarlos. También echo de menos sus tonterías.
Ha enviado unos cuantos videos haciendo bromas pero en realidad no lo pasa bien.
En esta cuarentena estoy aprendiendo a valorarme y a quererme. Hacía mucho que no estaba
por mi, solo por los demás. Cuando se pueda salir espero ser una Júlia nueva.
Por último cuando acabe todo esto supongo que haré como si nada. Intentaré no acercarme
mucho a mis abuelos por si acaso pero cuando se me quite el miedo estaré con ellos. Incluso
puede que los vaya a visitar mas seguido. En resumen, la cuarentena es un claro ejemplo de
que ‘La vida son dos días’.