Esta es la imagen que se ve desde el comedor de mi casa. Tenemos tres ventanas, una en mi habitación, otra en la de mi madre y esta. He elegido la última para la descripción porque me gustan las vistas desde aquí. Veo bastantes casas y, a lo lejos, el Castillo de San Juan.  Me parecen muy agradables y muy bonitas.

Cuando estoy mal me gusta mirarlas y también me sienta bien que me dé el aire. En el paisaje, se puede ver el cielo azul, cuando tomé la foto hacía un buen día. Además, se ve una cuesta y las casas que rodean San Juan.  En cambio, desde la ventana de mi habitación se aprecia un campo con una casa grandiosa enfrente cuyos vecinos no conozco. Y, desde la de mi madre, una cuesta por la que a veces subo.

Hoy, después de dos meses, se ve más ambiente por las calles. Me alegra que haya más vida por la zona y poco a poco, se va apreciando a la vida de antes.