No todos los caminos llevan a Roma

Aquí el horizonte se confunde entre la bruma. Aquí ya no se distingue qué es imaginario y qué es real. Aquí todo y nada es lo mismo, aquí las agujas del reloj nunca se movieron ni lo harán.

Aquí los bosques andan buscándote para perderte. Aquí los nudos en la garganta no se desenredan. Aquí si no te agarras el viento sopla fuerte. Aquí los lobos huyen de sus presas.

Aquí solo comemos carne cruda. Aquí tienes que ahogarte para saber que respirabas. Aquí ella sale cada noche a tomar la luna. Aquí para sonreír tienes que coger un cuchillo y rajarte las comisuras.

Aquí la luz es negra. Aquí sus cantos son aullidos. Aquí ella es la tormenta, y yo la gota que se rompe al tocar el suelo. Aquí el caos se conoce como el orden, y el pavor como la normalidad.

Aquí, lo que no te mata, te hace desear haber muerto.

–       Pero yo no quería venir hasta aquí…

–       El problema es que aquí no se viene, aquí se llega.

Raül de la Torre Bautista, 4.1

Aquest article ha estat publicat en 4º ESO, General. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Una resposta a No todos los caminos llevan a Roma

  1. Papadopoulos diu:

    Es este el infierno?

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *