Francesco (1989) Deus mihi dixit

S. Francisco acompañado de su amigo y confidente León (en italiano “Leone”) se dirige a las montañas de Auvernia para rezar y encontrar respuestas a sus preguntas. Tal como dice, no ha estudiado “Grammaticam, divinitatem et legem”, pero cree que ha recibido la llamada de Dios (“Deus mihi dixit”) y quiere comprobar que no se trata de una locura o una tentación.

Parece ser que durante su estancia en las montañas de Auvernia aparecieron en las manos y pies de Francisco las heridas de Cristo en la cruz (los “estigmas”),  y esto convenció al santo de que debía continuar en el camino que había iniciado.

En su testamento S. Francisco escribió: “Dominus dedit mihi. Dominus dixit mihi. Deus revelavit mihi. Deus conduxit mihi” (“Dios me ha dado. Dios me ha hablado. Dios me ha revelado. Dios me ha guiado.”), palabras que en esta escena de la película se resumen con el “Deus mihi dixit”.

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *