Los sentimientos

Desde hacía unas semanas, un bonito gato negro de escasamente seis meses vivía acompañado por MIEDO, que era su sombra y no se despegaba de él, también los acompañaba SOLEDAD.  Antes le acompañaba siempre su madre y ALEGRÍA, FELICIDAD, TERNURA y AMOR, pero desde que su madre murió todas estas desaparecieron. Su vida transcurría gris y triste, mientras MIEDO y SOLEDAD se lo pasaban de maravilla junto a él.

El gato iba de pueblo en pueblo, buscando a sus antiguas amigas desaparecidas, que no daban señales de vida. Cuando ya lo daba todo por perdido, al dar la vuelta en una esquina, oyó una voz que lo llamaba. Decidió ir solo, despistando a sus acompañantes. Era ESPERANZA quien lo llamaba. Quería ayudarlo, pero no podía ser descubierta. Esta le aconsejó que entrase en el pueblo, ya que él siempre iba por las afueras, y así era más difícil su búsqueda. Decidió seguir sus consejos, pues ESPERANZA le inspiraba bondad y sabía que cuidaría de él. Y así fue como se le cruzó  una niña que, al principio, se asustó, ya que era muy negro, pero luego, viendo que era pequeño e inofensivo, se lo llevó a su casa. Cuando llegó a la casa se llevó una gran sorpresa. Allí estaban ALEGRÍA, FELICIDAD, TERNURA y AMOR, que le esperaban con los brazos abiertos.

MIEDO y SOLEDAD estaban rabiosos y enfadados porque se habían quedado solos y ahora tenían que buscar a otro gatito para fastidiar.

Ivet González Sánchez  2.2

Aquest article ha estat publicat en 2º ESO. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *