EL ACOSO ESCOLAR

El bullying es el maltrato físico y/o psicológico que recibe un niño o niña por parte de otro u otros compañeros, que se comportan con él o ella de manera cruel con la finalidad de asustarlo. Este problema social implica una repetición contínua de burlas o agresiones las cuales pueden provocar la exclusión social de la persona que lo sufre, la víctima.

Algunas de las características más comunes podrían ser las malas conductas como burlas, agresiones, amenazas, aislamiento, también crea problemas que se van repitiendo y prolongando durante un largo tiempo, además, acostumbra a ser provocado por un alumno, con el apoyo de un grupo, contra una persona indefensa. Mayoritariamente, se mantiene debido a la ignorancia de las personas que rodean a los agresores y a las víctimas sin intervenir. Para finalizar, las características más usuales, la víctima desarrolla una pérdida de confianza en sí mismo y en los demás. Todo esto puede afectar en el rendimiento escolar de la víctima.

Podemos encontrar 4 tipos diferentes de bullying. El primero que podemos hallar y el más usual, es el verbal, que se basa en insultos y motes, menosprecios en público, resaltar defectos físicos, etc. En segundo lugar hay el social, este consiste en aislar a la víctima del resto del grupo o de los compañeros. En tercer posición, predomina el abuso físico, donde la agresión se basa en empujones, patadas, agresiones con objetos, etc. Se da con más frecuencia en primaria que en secundaria. Para terminar hay la agresión psicológica, la cual afecta a la autoestima del individuo y fomentan su sensación de temor.

En conclusión, podríamos decir que es un problema social frecuente entre los más jóvenes y no se le otorga la importancia que realmente tiene. Se debería buscar mejores soluciones para poder reducir al máximo o acabar con estas agresiones que dejan indefensa a la persona que la sufre.

Pau Alsina y Laia Expósito.

RUTA DE L’EXILI

Fa dues setmanes, l’alumnat que cursa segon de batxillerat (social-humanístic), va realitzar part de la ruta de l’exili, la qual anys enrere van fer els mateixos antifeixistes amb l’objectiu de salvar la integritat de la seva vida.

El breu viatge de dos dies (del 7 al 8 de març) va començar amb la breu visita a l’encantador poble pescador anomenat Colliure, on la guia va  portar-los fins la platja d’aquest lloc, la mateixa que va servir els exiliats com a refugi. En el mateix poble van tenir l’oportunitat d’estar en contacte amb la tomba de l’influent escriptor Antonio Machado.

Seguidament, van traslladar-se a Argelès-sur-Mer, on van tenir una estona per dinar. A continuació, van visitar la platja on anys enrere hi havia hagut un camp de concentració pels refugiats.

A la tarda van tenir lloc dues visites més. Primerament van anar al claustre d’Elna, dominat per l’art romànic i gòtic. Aquest claustre destaca per ser el més ben conservat de l’època.

Darrerament, per finalitzar el dia, van traslladar-se a la Maternitat d’Elna. Allà van acostar-se a la realitat de les mares de l’època i van conèixer la història de la seva creadora, Elisabeth Eidenbenz.

Acabades les visites van arribar a l’alberg per sopar i dormir.

El dia següent van arribar a la ciutat de Figueres, on van conèixer l’abstracte art de Dalí.

Finalment,van dinar i van retornar a Vilafranca.

Per Anna Clemens, Pep Aizpitarte i Aitana Sanz

MIEDO POLAR

Estos mamíferos entran cada vez más en contacto con los habitantes, algunos incluso han llegado a atacar  personas y a entrar en edificios residenciales y públicos. La gente tiene miedo. Tienen el temor de dejar sus hogares y sus rutinas diarias. Aún disparando al aire, tocando el cláxon y levantando barreras no se pudo frenar la invasión de estos animales. En consecuencia, el gobierno ha enviado a un equipo de especialistas al archipiélago a evaluar la situación.

La situación actualmente se ha estabilizado, en los últimos días no se han registrado apariciones de osos en el poblado de Belushya Guba. El número de osos ha disminuido notablemente debido a las medidas impuestas para ahuyentarlos de los poblados, siendo innecesaria la recurrencia de inyecciones especiales para adormecerlos y trasladarlos a una zona alejada.

Este suceso es una de las tantas consecuencias del cambio climático, dado que estos últimos años los cascos polares se han ido deteriorando poco a poco dando lugar a una inestabilidad insoportable para los osos. Esto supone un gran problema, ya que dependen del hielo marino para atrapar a su presas. Como resultado, han optado por emigrar a zonas habitadas en busca de comida y refugio.

[youtube]https://youtu.be/1FOjFri1rZ0[/youtube]

Por Anna Albacete i Lídia González