Propuesta de Alejandro M. (B1C)

 

En la fotografía siguiente, podemos ver representado a Quijote, el protagonista de la obra, maquinando sus descabelladas aventuras, concretamente la aventura de los gigantes y los molinos. También encontramos el libro de donde surge don Quijote juntamente con el tintero con el que Cervantes mostraba su destreza al pintar.

Hay muchas fotografías quijotescas por la red y en cualquier sitio, pero, cada una de ellas transmite una cosa diferente; sin embargo, yo me decanté por esta fotografía porque se ve claramente la visión de don Quijote de deformar la realidad y observar cosas que no existen como las batallas de los molinos imaginando que son gigantes. Además también podemos contemplar la parodia que en la novela se hace sobre los libros de caballería, ya que sale don Quijote vestido de forma medieval y también la forma de la escritura de la época de Cervantes. Todo esto hace que el dibujo que he elegido me parezca muy completo y poco común.

Jnj

Acerca de Jnj

Profesor de lengua y literatura castellanas, y amante de la una y la otra.
Esta entrada fue publicada en B1C, General y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una Respuesta a Propuesta de Alejandro M. (B1C)

  1. Jnj jnj dijo:

    Alejandro, me ha llamado la atención que uses maquinar como verbo indicativo de lo que don Quijote hace con sus descabelladas aventuras. Dicho verbo significa ‘tramar algo de forma artificiosa’ y, así las cosas, parece que el personaje, más que obrar como un loco, juegue a serlo. En ese sentido, podría explicarse por qué en la nube de imaginación de don Quijote hay un molino y no un gigante. Gonzalo Torrente Ballester escribió, a este respecto, un interesante libro en el que defendía su teoría de El Quijote como juego.

    Al final del primer párrafo, te traiciona el subconsciente, creo. Hablas del “tintero con el que Cervantes mostraba su destreza al pintar“. Imagino que estar comentando un dibujo te ha llevado a decir pintar en vez de escribir.

    En cuanto a los ropajes del personaje, yo no sé verlos tan medievales; el dibujo no tiene los trazos bien definidos y, por lo que se ve, también podría tratarse de vestimenta propia del XVI. Queda claro, eso sí, que don Quijote no lleva puesta la armadura de sus antepasados; son telas lo que lo cubren y, en la cabeza, luce la famosa bacía de barbero.

    Por último, en lo referente a la forma de escritura, no puede asegurarse nada, pues el dibujo apenas muestra unos garabatos, que, en una de las páginas, ni siquiera esbozan renglones. Es interesante, con todo, apreciar cómo esos pobres trazos representativos de letras simulan estar escritos desde el fondo de la imagen, donde se encuentra el tintero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *